Piñera abre la puerta a reforma constitucional tras nueva jornada de protestas

El mandatario chileno aceptó que se den reformas a la constitución que está desde la dictadura de Augusto Pinochet. En la nueva jornada de protestas hubo saqueos a una iglesia y el incendio de un antiguo edificio de la Universidad Pedro de Valdivia.

Una nueva jornada de protestas se reportó en Chile. AFP

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, se abrió este sábado a reformar la Constitución promulgada en la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), aunque en las manifestaciones que se alargan ya tres semanas crece la demanda de efectuar un proceso constituyente para sustituirla por completo.

"Creo en los cambios a la Constitución, que son legítimos y los vamos a discutir; de hecho, estamos preparando un proyecto de cambios a la Constitución para poder actualizar y tener nuestra propia propuesta", dijo el mandatario en una entrevista difundida este sábado por el diario El Mercurio.

(Puede ver: Disturbios en Chile provocan alzas en los precios al consumidor)

El mandatario aseguró que los cambios "tienen que ser más profundos e intensos de lo que pensaba hace algunos años atrás", y si bien no puso plazos para presentar su proyecto, precisó que sus reformas serán discutidas en el Congreso, la única instancia legal en Chile para modificar la Carta Magna.

La Constitución actual no establece mecanismos para poder reemplazarla, tampoco le entrega al presidente la posibilidad de llamar a un plebiscito, un mecanismo reservado solo para casos cuando haya diferencias graves con el Parlamento.

Entre los cambios que contempla el proyecto de Piñera está "definir mejor los derechos de las personas y establecer cómo se van a respetar", precisar "las obligaciones del Estado" y crear "mejores mecanismos de participación" ciudadana.

(Para más contexto: Por estas razones los chilenos siguen protestando)

Pocos días después de que Piñera asumiera la presidencia el 11 de marzo del año pasado, su gobierno anunció que no permitiría avanzar un proyecto de ley que su predecesora, la socialista Michelle Bachelet (2014-2018), había enviado al Congreso para modificar la Constitución. El proyecto consagraba la inviolabilidad de los derechos humanos, el derecho a la salud y educación, y la igualdad salarial entre hombres y mujeres.

Después de tres semanas de protestas, el mandatario decidió dar un giro y afirmó que su propuesta constitucional debe ser "discutida" junto al proyecto de ley de Bachelet y con otras que puedan surgir.

El mandatario anunció hace dos semanas una nueva agenda social con un paquete de 15 medidas referidas a mejorar el ingreso mínimo, las pensiones, salud, educación y la reducción de las dietas parlamentarias y de los altos sueldos de la administración pública, iniciativas que no lograron contener el estallido social.

(Además: ¿Por qué Sebastián Piñera no logra aplacar la crisis en Chile?)

Una constitución democrática

Mientras tanto, en las calles crece el clamor para realizar un proceso constituyente mediante el cual se reemplace la vigente Constitución promulgada en 1980 por Pinochet, y no sólo reformas como ha planteado Piñera. La demanda es apoyada por los partidos de oposición que la ven como una opción para descomprimir esta crisis que ya se ha cobrado 20 muertos.

"El clamor ciudadano es para una nueva Constitución, no para cambios ni más ni menos profundos. Queremos, en definitiva, una nueva Constitución democrática, no hecha en dictadura", dijo Heraldo Muñoz, excanciller y presidente del opositor Partido Por la Democracia (PPD).

Al igual que en las marchas, convocadas de manera espontánea por redes sociales y sin líderes visibles, la población se ha organizado voluntariamente para realizar cabildos en los que se ha discutido mecanismos para avanzar hacia una nueva Carta Magna.

(Le puede interesar: Las muchas razones del estallido social en Chile)

En tanto, la Asociación Chilena de Municipalidades (ACHM) anunció un plebiscito en 330 de las 345 comunas del país entre el 6 y 7 de diciembre para consultar a la población si desea una nueva Cconstitución y el camino para alcanzar este fin.

Violencia no cesa 

Tras una convulsa jornada de viernes, con una manifestación en plaza Italia –epicentro de las protestas en Santiago- que reunió a unas 75.000 personas, el Ministerio del Interior dio este sábado un balance de la jornada e informó que se detuvo a cerca de 400 personas y más de un centenar –entre civiles y policías- resultaron heridas.

A nivel nacional, se produjeron 15 saqueos en comercios y cinco incendios, el más violento se produjo a pasos de plaza Italia en una antigua casona patronal en el centro de Santiago, sede de una universidad, donde decenas de encapuchados se enfrentaron a policías antimotines. El edificio afectado de la Universidad Pedro de Valdivia tiene poc más de un siglo.

La embajada argentina, que se encuentra cerca del lugar, también fue atacada por vándalos quienes forzaron un portón, ingresaron al patio y rompieron vidrios de la planta baja de las instalaciones y de vehículos. "Las autoridades (chilenas) nos han garantizado la seguridad alrededor del edificio", dijo el embajador argentino, José Bordón, a medios de su país.

(Para más información: Chile arde en primer día sin militares en la calle y tras cambio de gabinete)

También se reportó el saqueo de la Parroquia de la Asunción, de Santiago de Chile. Imágenes religiosas y las bancas de la iglesia fueron sacadas a las calles para ser usadas como barricadas. La Parroquia se encuentra a dos cuadras de la Plaza Italia, uno de los epicentros de las concentraciones.  

En las redes sociales, principal medio de convocatoria de las movilizaciones se llamó a una marcha para esta jornada en el exclusivo barrio de Las Condes.

890405

2019-11-09T18:46:45-05:00

article

2019-11-09T18:46:45-05:00

jlombo_262341

none

- Redacción Internacional con información de AFP

El Mundo

Piñera abre la puerta a reforma constitucional tras nueva jornada de protestas

80

6544

6624