¿Por qué China no va a impedir que los norcoreanos lancen misiles?

EE.UU. y China ven el programa nuclear norcoreano desde perspectivas completamente diferentes.

AFP

Según Yonhap, la agencia de prensa oficial de Corea del Sur, el régimen norcoreano realizó la prueba de un Misil Balístico Internacional en la madrugada de este miércoles.

La última prueba con este tipo de armamento fue hace dos meses, cuando un misil norcoreano sobrevoló el espacio aéreo de Japón antes de caer en aguas del Pacífico.

Los hechos provocaron la furia del gobierno estadounidense que aplicó un nuevo paquete de sanciones económicas y lideró una campaña diplomática para que países como China, el principal socio comercial de Corea del Norte, para que apoyara el cerco económico.

(Lea también: Hay un cura bogotano en Guam, la isla que amenaza Kim Jong-un)

Más recientemente, la administración Trump incluyó al régimen norcoreano en la lista de países que patrocinan el terrorismo.

El disparo se produjo en la provincia de Pyongyan del sur y el artefacto voló en dirección este.

Corea del Sur efectuó a su vez "un disparo de precisión" de un misil como respuesta, informó Yonhap. 

Horas antes el ministro surcoreano de Unificación había informado sobre la detección de una actividad inusual en Corea del Norte.

El Pentágono también informó de un "probable disparo de misil". El presidente Donald Trump, que ha advertido en repetidas ocasiones al régimen norcoreano de que pueden haber represalias por esos ensayos, fue informado mientras el misil seguía en el aire, informó su portavoz, Sarah Sanders. 

(Le puede intersar: EE.UU. habría detectado un lanzamiento de misil desde Corea del Norte)

“Además de amenazar al mundo con la devastación nuclear, Corea del norte ha apoyado en repetidas ocasiones al terrorismo internacional, incluyendo asesinatos en territorio extranjero”, en lo que podría ser una referencia al asesinato de Kim Jong-Nam, medio hermano del líder norcoreano asesinado con un agente tóxico en un aeropuerto de Malasia.

“En China creemos que podemos tolerar que Corea del Norte siga teniendo armamento nuclear en un futuro próximo, mientras ideamos una estrategia de desarme a largo plazo” dijo para The Atlantic el analista Tong Zhao del Centro para la Carnegie-Tsinhua Center for Global Policy. “Sin embargo, los estadounidenses están lejos de aprobar una Corea del Norte armada en el corto plazo”, añadió el experto.

Por su parte, en un artículo publicado por el Instituto Brookings y escrito por el antiguo diplomático chino, Fu Ying, tanto en China como en EE.UU. existen diferencias radicales frente los motivos del programa nuclear norcoreano.

Mientras para EE.UU. está claro que las armas de destrucción masiva de Corea del Norte tienen como último fin realizar una ofensiva militar para unificar la península coreana, para China son el resultado de la profunda debilidad que el régimen de Pyongyang atravesó tras la caída de la Unión Soviética.

Según esa última interpretación, pruebas balísticas, como la realizada en la madrugada del miércoles, buscan que EE.UU. acceda a negociar alivios para las sanciones económicas, todo a cambio de administra restricciones para el programa nuclear.

 En ese sentido, la retórica belicista de Donald Trump parece haber complicado todavía más las posibilidades de Kim Jong-Un. En octubre, Trump ya expresó que su secretario de estado, Rex Tillerson, “perdía su tiempo” al tratar de establecer contactos diplomáticos con Corea del Norte por lo que, si Corea está disparando misiles para convencer a Trump de que debe negociar, tal vez nunca hayan estado más lejos de su objetivo.