¿Por qué Congo tuvo más desplazados que Siria durante 2016?

El año pasado se registraron 922.000 casos de desplazamiento en la República Democrática del Congo, 98.000 más que en Siria. Los conflictos entre grupos étnicos financiados por la explotación ilegal de recursos naturales y otros países africanos.

Archivo

Según el último informe del Centro de Monitoreo de Desplazamiento interno (IDCM) y el Consejo Noruego para Refugiados, en 2016, la república Democrática del Congo fue la nación con más desplazamientos internos a causa de conflictos. Con 922.000 casos registrados, Congo está por encima de casos más reconocidos como el de Siria que, a causa de la guerra tuvo 824,000 desplazados.

Para rastrear los orígenes del conflicto en Congo, hay que regresar hasta la era que el país se llamaba República de Zaire y era dirigida por Joseph-Désiré Mobutu. Desde 1965, cuando le quitó le poder a Patrice Lumumba por la vía militar, hasta 1997, cuando fue derrocado por fuerzas compuestas por soldados de Ruanda y Uganda, Mobutu estuvo a la cabeza de un régimen autoritario que se lo hizo célebre por su extravagancia y contó con el apoyo de EE.UU. que lo consideraba una ficha clave para detener la avanzada del comunismo durante la Guerra Fría.

Las fuerzas extranjeras que sacaron a Mobutu del poder contaron con el apoyo de Laurent-Désiré Kabila que en 1997 se declaró presidente. Kabila tuvo que acudir al apoyo del Ejército de Zimbabue y Namibia para quitarle el poder a Mobutu y hacerle frente a insurgencias auspiciadas por Ruanda y Uganda que, en un principio, crearon la inestabilidad política que le permitió llegar al poder.

En 1999 los países africanos y las fuerzas insurgentes en conflicto firman el primero de múltiples tratados de paz que no impiden el fin definitivo del conflicto al que se terminaron por sumar los cascos azules de la ONU. Ya desde 1998, un panel de Naciones Unidas advertía que las facciones enfrentadas en Congo estaban alargando deliberadamente los enfrentamientos para seguir sacándole provecho al oro, los diamantes, las maderas preciosas y el coltán que abunda en esta región de África.

Aunque en los últimos años varios dirigentes militares y miembros del gobierno congolés han sido juzgados en cortes internacionales por crímenes de guerra, las múltiples causas del conflicto siguen ahí. Las insurgencias financiadas por gobiernos extranjeros, la minería ilegal realizada por esos grupos y las entre grupos étnicos continúan produciendo desplazamientos.

En 2016 los choques entre grupos armados en las provincias de Kivu del norte y del sur, ubicadas al occidente de Congo en la frontera con Uganda, han sido la principal causa del desplazamiento en el país africano.  

El año pasado, según información del Consejo Noruego para Refugiados, el gobierno cerró cinco campos para la atención de personas desplazadas con el argumento de que se estaban convirtiendo albergues para milicias contra el régimen. Así mismo, llaman la atención sobre la disminución en los fondos destinados a atender a la población desplazada.