¿Por qué Donald Trump está de pelea con la liga de fútbol americano?

El presidente estadounidense pidió que los jugadores que protestaran contra el racismo fueran despedidos. Una ola de comentarios inundó las redes sociales. Los más conservadores respaldan al presidente, los otros apoyan a los deportistas.

AFP

Colin Kaepernick, el mariscal de campo de los 49’s de San Francisco en la NFL, se quedó sentado durante la presentación del himno de Estados Unidos.  Esa fue su manera de protestar contra el racismo durante un partido de la liga el año pasado.

Varios de sus compañeros decidieron respaldarlo, con el mismo gesto. En lugar de ponerse de pie, apoyan su rodilla contra la grama. Fue así como decenas de jugadores de la liga se arrodillaron durante los partidos del domingo mientras se escuchaba el himno de Estados Unidos en el estadio.

Por eso, en un evento de campaña de un candidato conservador en Alabama, Trump quiso referirse al tema. Cuenta el New York Times que su audiencia era completamente blanca (ese suele ser su público favorito). Allí dijo que los jugadores eran unos hijos de puta, que debían ser despedidos.

La polémica ha exaltado las profundas diferencias que existen sobre el tema de la raza en Estados Unidos, y la distancia de esa sociedad frente a la igualdad y la libertad que profesa. El argumento del presidente y sus seguidores es que los símbolos patrios deben respetarse. No obstante, tal y como se lo han hecho saber a través de memes y comentarios en redes sociales, la bandera norteamericana ha sido múltiples veces usada de maneras que, técnicamente se encuentran prohibidas. La publicidad es un buen ejemplo.


HennyWise on Twitter

No obstante, del otro lado, y con la legitimidad de tener un presidente que los valida, algunos creen que los jugadores, en efecto, merecen salir de sus equipos, por no respetar a la patria. La mayoría de los jugadores que han participado en las protestas son de raza negra.

Otros, en vista de la polémica, y argumentando que el deporte debe mantenerse a un costado cuando de política se trata, decidieron guardarse en el vestuario antes del comienzo del partido. Así lo hicieron los Pittsburgh Steelers en Chicago. Estuvieron adentro, y solo salieron para empezar el juego con Los Osos.

El entrenador de los Steelers, Mike Tomlin, que es negro, dijo que la decisión no tenía la intención de ser irrespetuosa, sino más bien calculada para "alejarnos de la circunstancia".

"Estos son tiempos muy divisorios para nuestro país", dijo Tomlin a la televisión CBS. "Para nosotros como equipo de football se trata de permanecer unidos".