¿Por qué el Congreso de Guatemala no dejó que investiguen al presidente Morales?

AFP

Veintitrés segundos les tomó a los congresistas de Guatemala votar en contra de quitarle la inmunidad jurídica y citar a un antejuicio a Jymmy Morales, quien es acusado de haber financiado ilícitamente la campaña que en 2015 lo puso en la presidencia de su país.

Las denuncias fueron realizadas por la Fiscalía hondureña y la Comisión Internacional contra la impunidad en Guatemala (CICIG), que argumentan que Morales no reportó la entrada ni la proveniencia de al menos USD$919.000 para financiar sus pretensiones electorales.  

La decisión del Congreso, que hasta hace poco apoyaba la mano dura contra la corrupción, se clarifica un poco si se considera que un número indeterminado de sus miembros están siendo investigado por sus vínculos con Odebrecht.

(Lea también: ¿Por qué los poderosos le temen tanto a la CICIG en Guatemala?)

Otro de los argumentos de los legisladores era proteger la “soberanía” del país. Morales no es el primer presidente de Guatemala que termina en la cuerda floja por cuenta de la CICIG. El organismo de la ONU que llegó al país después de la firma de los acuerdos de paz, también estuvo detrás de la destitución del expresidente Otto Pérez, quien paga una pena de prisión por haber participado, desde la presidencia, en una red que se aprovechaba ilegalmente los controles aduaneros del país.

La defensa de la “soberanía” que argumentan los congresistas se explica por el alto nivel de influencia que ha logrado la CICIG, un organismo internacional, en la política de Guatemala, pero a pesar de eso, no logra ocultar la gran credibilidad que ha logrado el organismo ni los graves problemas de corrupción que afronta el país centroamericano.

La indignación que causó la decisión de los legisladores provocó manifestaciones a las afueras del Congreso. En un comunicado, la fundación que lleva el nombre de la premio nobel de paz Rigoberta Manchú rechazaba la actuación de los políticos guatemaltecos y explicaba la gravedad de los hechos: “Detrás de cada partido político han habido financistas que no solo no dan la cara, sino que después cobran a los gobiernos de turno sus favores económicos a un alto costo, que resta al Estado su responsabilidad de garantizar a los habitantes, la vida, la libertad, la justicia, la seguridad, la paz y el desarrollo integral de la persona”.

En la nómina de las Fuerzas Armadas

Hoy también se dio a conocer que desde marzo pasado, el ejército guatemalteco le otorga al presidente Morales un "Bono Extraordinario de Responsabilidad". Durante ocho meses el mandatario ha recibido un pago mensual equivalente a los USD$6.858 por su labor como comandante general de esa institución.

 Así lo confirmó hoy el instituto armado en un comunicado, luego que en las últimas horas se divulgara en redes sociales que el mandatario, además de su sueldo de unos USD$20.576 dólares, recibía el  bono adicional por parte del ejército.

(Lea también: El caso que acorrala a Jimmy Morales, presidente de Guatemala)

"Las asignaciones a sus miembros están basadas en ley y siguen las normas establecidas en las normativas vigentes", explicó el Ejército en un comunicado.

Agregó que el presidente y comandante general del Ejército, por su alta investidura y la "responsabilidad del cargo", se le asigna un "Bono Extraordinario de Responsabilidad", el cual es sujeto a deducciones tributarias.

Esta es la primera vez que se asigna ese pago a un presidente de Guatemala.

En declaraciones a emisoras locales, los últimos tres expresidente Oscar Berger (2004-2008), Álvaro Colom (2008-2012) y Otto Pérez Molina (2012-2015) dijeron que ellos no recibieron ese bono.

Además del mandatario, también el ministro de Defensa, Williams Mansilla, entre otros militares, recibe un bono aunque no se ha divulgado el monto.