¿Por qué el reglamento de Twitter no aplica para Trump?

A pesar de emitir insultos y amenazas de manera constante, los trinos del presidente estadounidense no han sido suficiente para bloquear su cuenta.

AFP

El pasado 26 de julio, a las 7:55 de la mañana, el presidente Donald Trump dejó en vilo al Departamento de Defensa por exactamente nueve minutos. A través de su cuenta de Twitter el mandatario escribió: “Después de consultar con mis Generales y expertos miliares, por favor sepan que los Estados Unidos no aceptará o permitirá…”.

Los dos trinos que completaban el primer mensaje terminaron de llegar casi diez minutos después y, mientras tanto, según lo reportó Buzzfeed, en Pentágono, el primer mensaje disparó el nerviosismo. Varios oficiales del gobierno estadounidense alcanzaron a pensar que lo que venía después era una declaración de guerra contra el régimen de Corea del Norte, pero no fue así.

(Le puede interesar: Trump: "Yo no estaría aquí si no fuera por Twitter")

El polémico mensaje de ese día no iba dirigido a Kim Jong-Un sino a las personas transexuales en las filas del ejército estadounidense. Cuando sí se refirió a Kim fue en su trino del 23 de septiembre: “Acabo de escuchar al ministro de Exteriores de Corea del Norte hablar en la ONU. Si le hace eco a las ideas del pequeño “hombre cohete”, no van vivirán por mucho tiempo (They won´t be around much longer)”.

Si Trump pone a temblar al Pentágono con sus trinos, no pasa lo mismo con las personas que deciden a qué cuentas se les aplica el reglamento de Twitter. Al menos sobre el papel, no se permite usar trinos para “amenazar con violencia ni incitarla” y, sin embargo, la declaración de Trump contra Corea del Norte pasó el filtro y la cuenta de Trump siguió ahí, como si para ella no valieran las reglas que bloquean el contenido violento. Tampoco pasó mucho cuando, en medio de sus repetidos ataques a la prensa, el presidente trinó esto:

Trump es un experto en salirse por la tangente. Durante la campaña que lo llevó a la presidencia también publicó esto:

La estrella de seis puntas que acompaña la imagen de su contrincante, Hilary Clinton, fue asociada por muchos con la estrella de David, uno de los emblemas más importantes de la comunidad judía. Después de la II Guerra Mundial, el mismo símbolo adquirió una connotación todavía más delicada porque los nazis la utilizaban para marcar a las personas judías que llevaban a los campos de exterminio.

Para Trump, la estrella que acompañaba la pieza publicitaria en la que acusaba a Clinton de ser la candidata más corrupta de la historia, era la misma que aparecía en las insignias de los sheriffs.

(Lea también: En polémica por política nuclear, Trump amenaza a la prensa)

El argumento de Twitter es claro. A pesar de que “no tolera el comportamiento que cruza la línea y se convierte en abuso, incluyendo comportamiento que acosa, intimida o usa el miedo para silenciar a otros”, los trinos Trump no son bloqueados porque entran en otra categoría.

Según Twitter, “sometemos todas las cuentas a las mismas reglas”, sin embargo, “consideramos una serie de factores cuando evaluamos si un trino viola una de esas reglas, entre otras consideraciones, está si un trino es “noticioso” o de interés público”.

Con ese argumento, Trump se ha salido con la suya en episodios como en el que se refirió a la periodista Mika Brzezinski. Después de recibir comentarios desfavorables por parte de la peridoista, el presidente se despachó contra ella en Twitter, donde la llamó una “loca con bajo cociente intelectual” que además “sigue sangrando de por un levantamiento facial”.

Los insultos de Trump contra Brzezinski fueron censurados por personas como el sendor Lindsey Graham, que le escribió: "Señor presidente, su trino es indigno de su cargo y representa lo que está mal en la política de EE.UU., no la grandeza del país”, con todo y esto, al parecer, si están a la altura de Twitter.  

 

últimas noticias