Jimmy Morales apoyó a Donald Trump

¿Por qué Guatemala movió su embajada a Jerusalén?

El presidente de Estados Unidos tomó la decisión de reconocer a Jerusalén como capital de Israel, provocando el rechazo de sus aliados más fuertes en la comunidad internacional. Sin embargo, Guatemala lo respaldó.

Jimmy Morales, presidente de Guatemala, y Benjamín Netanyahu, primer ministro israelí, celebran la decisión del primero en la ONU. EFE

“Es una decisión desafortunada que Francia no aprueba”, dijo el presidente Emmanuel Macron cuando Donald Trump hizo oficial el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel y el traslado de su embajada. “La desapruebo porque contraviene el derecho internacional y las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas”, agregó Macron frente al dictamen histórico de su homólogo estadounidense. Otros 128 países, miembros de la ONU, pensaron igual que el francés. Guatemala y Honduras fueron la excepción.

“Vamos a tomar nota”, dijo el gobierno estadounidense antes de las votaciones. Y la amenaza fue particularmente efectiva en América Latina: Argentina, Colombia, El Salvador, Haití, México, Panamá, Paraguay y República Dominicana se abstuvieron de votar. Honduras y Guatemala fueron más allá y votaron y respaldaron a Estados Unidos. La razón que salta a la vista tiene que ver con la dependencia económica. Ambos países reciben mucho dinero del Departamento de Estado. Pero el caso particular de Guatemala va más allá.

(Le puede interesar: ¿Qué se juega Trump con el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel?)

Israel y Guatemala

“Hablamos de las excelentes relaciones que hemos tenido como naciones desde que Guatemala apoyó la creación del Estado de Israel”, dijo Jimmy Morales, presidente guatemalteco, cuando le preguntaron por la conversación telefónica que sostuvo con Benjamín Netanyahu, primer ministro israelí, después de su decisión en la ONU.

En efecto, en 1947, año de la creación del Estado de Israel, Guatemala fue un aliado fiel. Fue uno de los 11 miembros de la Comisión Especial para el Problema de Palestina y uno de los primeros en darle el voto a Israel en las Naciones Unidas cuando se trataba de reconocerlo como Estado, según un informe de BBC.

La ministra de Relaciones Exteriores guatemalteca, Sandra Jovel, confirmó la amistad entre ambas naciones: “Históricamente, Guatemala ha sido parte de la historia de Israel (…). Ha sido un aliado amigo de Israel y siempre se ha caracterizado así”, dijo el 7 de diciembre.

Netanyahu también hizo lo suyo después del voto del gobierno de Morales: “Guatemala es un verdadero amigo”.

Guatemala y Estados Unidos

No sólo son los US$297 millones que le entregó Estados Unidos al país centroamericano en el 2016 para luchar contra el “crimen organizado”, según cifras de USAid, convirtiéndose en el tercero que más ayuda recibe en América Latina. También se trata de la migración.

El último censo realizado en Estados Unidos estimó que alrededor de 1 millón de guatemaltecos viven en su país. El análisis de Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), presentado en el 2016, prendió las alarmas al comprobar que, de las 66 metas de ODM, Guatemala sólo cumplió seis. Cifras oficiales revelan que el 52,8 % de los ciudadanos de ese país viven en la pobreza o la pobreza extrema. Migrar, entonces, parece apenas comprensible.

La frontera entre Guatemala y México es fundamental para el paso de los migrantes y es allí donde Estados Unidos construiría una base militar, con el argumento de contribuir en la lucha contra las drogas, según un informe presentado por la cadena Univisión. Algunos activistas, aseguraba dicho medio, están en desacuerdo con la medida, por considerarla una estrategia para frenar el flujo migratorio.

(Le puede interesar: La amenaza de Nikki Haley a quienes no respalden a Trump en el tema de Jerusalén)

Al detectar que hombres del Comando Sur de Estados Unidos se instalaban en la frontera, organizaciones mexicanas y guatemaltecas se reunieron para protestar en la zona, pues consideran su presencia una amenaza para la garantía de los derechos humanos.

De acuerdo con Univisión, el gobierno guatemalteco recibió al Comando Sur en su territorio a pesar de las críticas del gobierno mexicano. “Vamos a tomar nota”, dijo Donald Trump antes de las votaciones en la ONU. Y logró su cometido.