Elecciones 2018: Colombia elige presidente

hace 5 horas

¿Por qué a la oposición no le convenía mantener el apagón contra Trump?

Los congresistas estadounidenses tienen hasta el próximo 8 de febrero para volver a negociar un nuevo presupuesto federal.

AFP

El partido Republicano recibió otro pazo. Tres días tras el comienzo del apagón burocrático al que se llegó por la no aprobación del presupuesto federal en EE.UU., los congresistas estadounidenses llegaron a u acuerdo para desembolsar fondos a las instituciones estatales, al menos hasta el próximo 8 de febrero.

Las negociaciones cerraron con dos acuerdos, por un lado, se garantizó la la financiación del estado por las próximas tres semanas y, por el otro, Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana en el senado, se comprometió a tratar de alcanzar un acuerdo en temas migratorios, particularmente los relacionados con Daca, el programa que le permite trabajar a miles de jóvenes hijos de inmigrantes ilegales: “Trataremos el futuro de los dreamers, la seguridad fronteriza y otros temas relacionados”, explicó McConnel.

(Lea también: Gobierno de EE.UU. cierra por falta de fondos al cumplirse un año de Donald Trump)

Por su parte, el presidente Donald Trump celebró el acuerdo a través de un comunicado en el que se refirió al tema migratorio “Como siempre he dicho, una vez la Administración esté financiada, mi Gobierno trabajará para resolver el problema de la muy injusta inmigración ilegal”, y añadió que se alcanzaría un nuevo acuerdo únicamente si le convenía al país.

Aunque el cierre del Gobierno no afectó al “personal esencial”, es decir, a quienes trabajan como policías, agentes de fronteras, a la seguridad social, los bomberos y a las personas encargadas de la seguridad en las prisiones federales, de volver a repetirse y en el caso de que se dé por un periodo de tiempo más prolongado, la falta de recursos podría empezar a verse en otras ramas del estado.

No sería la primera vez que pase. En 2013, 850.000 empelados federales se quedaron sin sueldo y en sus casas en medio de un apagón burocrático que duro 16 días y costó hasta USD$20.000 millones, según Moody´s Analytics. En esa ocasión, el apagón fue auspiciado por Ted Cruz, quien junto a la bancada ultraconservadora del Tea Party buscaba ponerle freno a la reforma sanitaria impulsada por Barack Obama.

Aunque es un método de presión políticamente riesgoso, se trata de una táctica común en la política estadounidense. Entre 1977 y 1981, cuando gobernaba el Demócrata Jimmy Carter, los desacuerdos sobre el presupuesto provocaron cuatro apagones mientras que en la administración del conservador Ronald Reagan ocurrieron seis, aunque de menor duración que los que de su antecesor inmediato.

(Lea también: Oficina de DD.HH. de la ONU habla de los comentarios "racistas" de Donald Trump)

Lo mismo ocurrió en diciembre de 1995 cuando los republicanos provocaron un apagón que duró 21 días. La idea era forzar a que el gobierno de Bill Clinton redujera el gasto público. Aunque el apagón provoca la activación de un presupuesto de contingencia, y aunque los empleados del estado que dejan de cobrar su salario pueden hacer cobro retroactivo cuando se autoricen un nuevo presupuesto, el apagón de 1995 demuestra lo riesgoso que puede llegar a ser el uso de este método de negociación. Contrario a lo que los republicanos querían lograr hace 23 años, la popularidad de Clinton mejoró y fue reelecto para gobernar hasta el año 2000.

Aunque el compromiso de los republicanos para tratar de llegar a acuerdos sobre migración fue central para ponerle fin al apagón, lo cierto es que mantenerse en su posición habría sido contraproducente para los demócratas, que se preparan para dar la pelea realmente importante: las elecciones legislativas del próximo 6 de noviembre.