¿Por qué la última prueba armamentística es tan importante para Corea del Norte?

Corea del Norte llevó a cabo otro "test crucial" en su base de lanzamiento de satélites Sohae, anunciaron hoy medios oficiales, en un contexto de bloqueo de las negociaciones entre Pyongyang y Washington.

El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un. AFP

Las pruebas balísticas se han convertido en un ejercicio periódico para Corea del Norte. Sin embargo,  hoy se llevó a cabo uno de los tests armamentísticos más importantes para la cúpula gubernamental, liderada por Kim Jong-un. "Los datos inestimables, la experiencia y las nuevas tecnologías adquiridas durante los últimos tests de investigación científica de defensa serán plenamente utilizados para el desarrollo de otra arma estratégica", dijo este sábado el jefe de Estado Mayor norcoreano Pak Jon Chon en una declaración publicada por KCNA.

Según él, el objetivo es "contener y vencer de manera definitiva y fiable la amenaza nuclear de Estados Unidos", y los recientes ensayos sirven a Corea del Norte para desarrollar nuevas tecnologías y armas estratégicas.

Le puede interesar: Corea del Norte lanza dos nuevos proyectiles y reitera su ansiedad por lograr un acuerdo

"Hemos visto esas informaciones sobre un test, y nos coordinamos estrechamente con nuestros aliados surcoreanos y japoneses", reaccionó el departamento de Estado estadounidense, la víspera de una visita de cinco días a Seúl y a Tokio del enviado estadounidense para Corea del Norte, Stephen Biegun.

El jueves Estados Unidos llevó a cabo una prueba de un misil de medio alcance en el Océano Pacífico. Según un portavoz de la Academia Nacional de Ciencias de Defensa, citado por la agencia oficial de noticias KCNA, "otro test crucial se llevó a cabo con éxito en la base de lanzamiento de satélites de Sohae entre las 22:41 y las 22:48 del 13 de diciembre".

Frente a la falta de avance en las negociaciones con Estados Unidos, a pesar de las cumbres con el presidente Donald Trump, Corea del Norte amenaza con un "regalo de Navidad" si Washington no hace concesiones en sus sanciones al país.

Situada en la costa noroeste de Corea del Norte, la base de Sohae, también conocida con el nombre de Tongchang-ri, ha sido el foco de las negociaciones entre Pyongyang, Seúl y Washington desde hace más de un año.

El dirigente norcoreano, Kim Jong Un, había prometido cerrarla en septiembre de 2018 durante una cumbre con el presidente surcoreano, Moon Jae-in. Pero los norcoreanos lo han utilizado para realizar varios lanzamientos de cohetes, que la comunidad internacional denuncia como entrenamientos de disparos de misiles de largo alcance. Los motores de cohetes son conocidos porque se pueden readaptar a los misiles.

Ultimátum 

 

Pyongyang anunció el domingo pasado que había procedido a una "prueba muy importante", que debía cambiar el "estatus estratégico" del país. Este test, del que no se dio ningún detalle, también se hizo desde la base de Sohae. "Es muy posible que el Norte lance algo el día de Navidad y podría referirse a ello como un sistema de cohete, cuando en realidad sería un misil balístico intercontinental", declaró a la AFP el investigador Ahnn Chan-il, un tránsfuga norcoreano. "Los tests en Sohae podrían entenderse como una forma de preparación".

Le puede interesar: Corea del Norte ejecutó nuevo lanzamiento de misiles, van siete en un mes, ¿por qué?

Las negociaciones entre Washington y Pyongyang están en punto muerto desde el fracaso de la cumbre de Hanói en febrero. Ante la llegada de la fecha límite que fijó para fin de año, Corea del Norte se muestra categórico.

Esta semana calificó de "descabellada" la convocatoria de Washington para estudiar en una reunión del Consejo de Seguridad el riesgo de disparos de misiles de corto y medio alcance norcoreanos en los últimos meses. Esta convocatoria "nos ha ayudado de manera decisiva a concluir una decisión clara sobre la dirección a seguir", según el portavoz del ministerio norcoreano de Relaciones Exteriores.

En los últimos días el poder norcoreano atacó directamente a Trump. Kimg Yong Chol, un alto responsable, al frente de las negociaciones hasta principios de año, se burló el lunes del "farol" de Trump, tratándolo de "anciano impaciente". En 2017, Kim Jong Un había calificado a Trump de "senil".

Tras la reunión del Consejo de Seguridad el miércoles, Estados Unidos advirtió a Pyongyang sobre cualquier prueba nuclear o de misil balístico intercontinental en Año Nuevo. Y al mismo tiempo prometió flexibilidad si se reanudan las negociaciones.

895903

2019-12-14T18:00:02-05:00

article

2019-12-14T18:00:02-05:00

alagos_86

none

- Redacción Internacional con información de AFP

El Mundo

¿Por qué la última prueba armamentística es tan importante para Corea del Norte?

84

4885

4969