¿Por qué las jornadas cubanas contra la homofobia se enfocarán en los colegios?

El programa se desarrollará hasta el próximo 18 de mayo y contará con exposiciones de fotografía, talleres de sensibilización en la prevención de la violencia homofóbica en las escuelas y la tradicional Gala Cubana contra la Homofobia y la Transfobia.

La directora del Centro Nacional de Educación Sexual, Mariela Castro Espín. EFE

Las 11 Jornadas Cubanas contra la homofobia y la transfobia, junto con el vistoso desfile o "conga" que las acompaña cada año en La Habana, estarán centradas este año en crear tolerancia e inclusión desde el ámbito escolar y en educar para superar los prejuicios.

El programa se desarrollará desde hoy y hasta el próximo 18 de mayo e incluirá, entre otras actividades, exposiciones de fotografía, talleres de sensibilización en la prevención de la violencia homofóbica en las escuelas, proyecciones de cine y la tradicional Gala Cubana contra la Homofobia y la Transfobia.

La principal responsable del Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) y diputada por La Habana, Mariela Castro, recordó en conferencia de prensa que la temática de las jornadas cambia bienalmente para recorrer los principales campos de acción en este ámbito: primero fue la familia, luego el entorno laboral y ahora, el educativo.

(Le puede interesar: “Cuba es más que los hermanos Castro”: Arturo López-Levy, exasesor del gobierno cubano)

Según la hija del expresidente Raúl Castro, tanto el Partido Comunista de Cuba (PCC, único legal) como el Gobierno de la isla apoyan esta labor de educación y normalización, aunque precisó que inicialmente desde esas instancias pidieron al CENESEX "ir despacio, teniendo en cuenta las resistencias".

"Hubo muchas resistencias desde muchos lugares. Nos decían que siguiéramos educando para que cuando llegara el momento de realizar acciones legislativas hubiera un mayor consenso", refirió.

En Cuba, tras el triunfo de la Revolución liderada por Fidel Castro y sobre todo a finales de los años 60, la homosexualidad estuvo perseguida y castigada con la reclusión en campos de trabajo conocidos como Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP), lugares donde también eran enviadas las personas sospechosas de "diversionismo ideológico".

Mariela Castro recordó que desde 1996 funciona en Cuba un Programa Nacional de Educación Sexual en las Escuelas y que el CENESEX celebra este año sus 30 años de creado, habiendo logrado importantes avances en derechos en esas tres décadas.

Ahora, la tarea se centra en las escuelas, "el centro cultural más importante de la comunidad", que debe ser "un lugar de principios éticos, inclusión, amor, respeto de referencias para la vida", sostuvo la diputada, quien también llamó a "involucrar a las familias en el trabajo cotidiano de las escuelas".

Preguntada sobre asuntos pendientes que quedan en la agenda de derechos de la comunidad LGTB en Cuba, como el reconocimiento del matrimonio entre personas del mismo sexo -para lo que sería preciso una reforma constitucional-, la diputada recordó que el nuevo presidente de la isla, Miguel Díaz-Canel, está familiarizado con los problemas de este sector de la población.

"Díaz-Canel es un joven que desde que era funcionario de la UJC (Unión de Juventudes Comunistas) tenía la atención al CENESEX entre sus responsabilidades, así que él recibió formación en el tema. Así, cuando llegó a secretario del partido en Villa Clara, era un secretario formado en el tema", explicó.

(Lea también: Miguel Díaz-Canel es el nuevo presidente de Cuba)

Más allá, reveló que su madre -Vilma Espín, esposa de Raúl Castro, histórica presidenta de la Federación de Mujeres Cubanas y fallecida en 2007- "se preocupaba mucho de formar a esos dirigentes de la UJC en temas de inclusión, en unos funcionó y en otros no, pero en el caso de Díaz-Canel funcionó".

Recordó, no obstante, que la hoja de ruta con la comunidad LGTB no depende tanto del jefe del Ejecutivo como de la "continuidad de las políticas del PCC que se han estado trabajando" con el CENESEX.

"Tenemos la fortuna de tener a uno que ya hemos sensibilizado, pero también mi papá fue sensibilizado y educado por mi mamá. Por eso él lo que hizo fue mover los procesos para lograr consensos y fue una voz protagonista para que en el PCC este tema se comprenda", agregó.