¿Por qué los periodistas salen a la calle en medio de los peores huracanes?

La orden de las autoridades fue contundente: nadie debe estar afuera de su casa, mientras el huracán Irma pasa por La Florida. Pero periodistas de Univisión y CNN, entre otras cadenas, salieron a reportear lo que estaba sucediendo, a pesar del riesgo. Algunos usuarios de redes sociales los llamaron héroes, otros, estúpidos.

Javier Olivares, periodista de Univision, cubriendo la tormenta en vivo y en directo/ UnivisionUnivision

La práctica no es reciente. El desarrollo de la televisión hizo posibles las transmisiones en directo, desde el lugar de los hechos. Entonces el periodismo se obsesionó con llegar siempre de primera a los lugares de la noticia, que muchas veces son riesgosos para su propia seguridad y la de su equipo. Así ha pasado con el cubrimiento del paso de Irma por Estados Unidos, pero esta vez las redes sociales se llenaron de críticas.


Univision Noticias on Twitter

Sofan Deb escribió para The New York Times que muchos usuarios se preguntaban si esto no era amarillista, si se vale todo con tal de hacer presencia en un evento nacional de esta envergadura.

Fue el caso de Javier Olivares, reportero de Univisión, quien ni siquiera puede sostenerse en el suelo durante la transmisión. Con la respiración cortada, da cuenta de la gravedad del huracán, mientras sus compañeros en estudio, entre ellos el colombiano Félix de Bedout, lo felicitan por lo que ellos consideran una labor admirable, en el momento más crítico de la tormenta.


CNN on Twitter

Algo parecido transmitió el experimentado periodista de CNN Bill Weir, quien advirtió en su nota que todo estaba muy vulnerable a su alrededor. Tan vulnerable, que incluso lo sacude una ráfaga de viento.

Fidel Cano, director de El Espectador, cree que el periodista debe acercarse todo lo que pueda a la noticia, pero no volverse protagonista. “Me parece un riesgo innecesario”, asegura. Nelson Fredy Padilla, editor de la edición dominical del mismo medio, dice que le pareció más interesante la labor de un periodista que, durante la tormenta, se mantuvo dentro del edificio, tocando puerta a puerta, preguntando si había gente y preguntando cómo se resguardaban de la tormenta. Por su parte, Nelson Sierra, editor de la unidad de fotografía, considera que es interesante la labor, si no hay otra manera de reportar lo que sucede y si se garantiza la seguridad del periodista.

De acuerdo con Deb, la tradición de pararse en medio del apocalipsis para transmitir noticias empezó en Estados Unidos con el reportero Dan Rather, quien fue presentador de la cadena CBS News, en 1961.

Cuando trabajaba para KHOU en Houston, hizo la primera transmisión en vivo en un huracán, en esa oportunidad, del huracán Carla. CBS publicó la transmisión y Rather, literalmente, quedó en el ojo del huracán, dándole a su carrera un nuevo talante.

Hoy, cuando esta práctica se ha convertido en la constante a la que la audiencia está acostumbrada, Mark Strassmann, un corresponsal de CBS News que ha cubierto los huracanes durante 25 años, aseguró: " televisión tiene que ver con dar pruebas visuales". "Quieres persuadir a la gente de que lo que están viendo es real y es importante para ellos. Y si pueden verme de pie ahí, golpeado, eso va a convencerlos de que no deben hacer lo mismo”.