¿Por qué los venezolanos no salieron a votar?

Fueron las terceras elecciones del año en Venezuela. En medio de una alta abstención, de acuerdo con datos opositores, se escogieron 335 alcaldes. La mayoría chavistas.

Así lució durante casi toda la jornada un centro electoral en San Cristóbal (Táchira) el domingo. AFP

Aunque el chavismo celebre que ganó en las elecciones municipales de este domingo y recuerde que ya había obtenido el triunfo en las pasadas regionales, lo cierto es que hay una realidad que Nicolás Maduro no puede tapar.

En medio de la jornada, y ante la poca afluencia de votantes, el primer vicepresidente del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, dijo que el chavismo hará lo necesario para que las personas salgan a votar "en caso de que haya baja participació"n, pues señaló que están apostando a ganar en los 335 municipios del país.

"Si notamos que en el municipio equis hay baja participación nosotros hacemos lo que tengamos que hacer para mover a nuestra gente" dijo Cabello a periodistas tras sufragar y agregó que el chavismo tiene "una "estructura completa para avanzar y para movilizar a la gente".

El también constituyente y uno de los hombres más fuertes del chavismo ingresó a votar en compañía de su familia pese a que la norma electoral dice que este acto se debe hacer en solitario.

Adelantó, asimismo que hará un recorrido para revisar cómo están los centros de votación en Caracas y que además vigilará cómo va la participación en cada Estado.

(Le puede interesar: La estrategia del chavismo en las elecciones municipales) 

"Por mi situación yo tengo que estar en la sala situacional central de Caracas, donde recogemos la información de todos los estados y vamos monitoreando cada estado, cada municipio, nosotros estamos apostando a los 335 municipios (...) no tenemos ningún temor a la hora de pensar que podemos ganar los 335 municipios", dijo.

Pero al parecer, sí hubo abstención. Aunque el Consejo Nacional Electoral (CNE) no ha dado las cifras concretas, lo cierto es que la afluencia a las urnas no fue masiva. El dirigente político Antonio Ledezma aseguró que la abstención de los ciudadanos en las elecciones municipales de este domingo se debe a que no reconocen ni al gobierno ni a la oposición como una solución a la crisis que atraviesa Venezuela.

El opositor señaló que la poca afluencia de electores evidencia el rechazo a todos los problemas que tiene el país.

“La abstención es el mayor reflejo de rechazo a todos los problemas que sufre Venezuela y que no reconoce como actores válidos para solucionarlos, ni al régimen ni a quienes hoy le hacen el juego a esa dictadura”, dijo mediante su cuenta de Twitter.

Sin embargo, Jorge Rodríguez, ministro de Comunicación y jefe de campaña del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) aseguró que "la participación fue buena".

Cansados de la crisis 

Rostro del desánimo, Víctor Torres, conductor en la ciudad de Maracaibo (noroeste), cree que votando no resuelve su mayor problema: la hiperinflación, con precios escalando 2.000% este año, según analistas.

"El otro día fui a comprar un plátano: en la mañana costaba 1.900 bolívares y en la tarde 3.000. Es imposible vivir así. Estoy decepcionado de los políticos", dijo Torres a la AFP.

Tras un aumento de 30% hace un mes, el ingreso mínimo apenas alcanza para tres kilos de carne, en medio de una aguda escasez de alimentos, medicinas e insumos en el país con las mayores reservas petroleras.

"Tenemos que continuar con la revolución para no perder las ayudas que nos llegan. Por eso voto y apoyo la reelección de Maduro", declaró a la AFP Edie Mesa, de 55 años, líder comunal de la favela de Petare y beneficiario de productos subsidiados que vende el gobierno para paliar el desabastecimiento.

Elecciones amañadas

Venezuela eligió a los alcaldes de los 335 municipios que tiene el país, unos comicios, que se producen en un ambiente de desánimo. 

En estas elecciones además tres de los cuatro partidos más grandes de la oposición no participan por no confiar en el Consejo Nacional Electoral (CNE) al que han tachado de fraudulento y al que no consideran un árbitro independiente, pues cuatro de las cinco autoridades de este órgano son abiertamente afines al Gobierno.

Los partidos Acción Democrática (AD), el más antiguo de Venezuela; Voluntad Popular (VP) del opositor preso Leopoldo López y Primero Justicia (PJ) del presidente del Parlamento, Julio Borges, decidieron no participar luego de que denunciaran que el CNE cometió irregularidades en los comicios de gobernadores del 15 de octubre.

Con todo, el Consejo de Expertos Electorales de América Latina (CEELA), presidido por el ecuatoriano Nicanor Moscoso, ha dicho que el sistema electoral venezolano es "confiable" y "seguro".