¿Por qué Mariano Rajoy es tan intransigente con los catalanes?

El jefe de gobierno español llegó al poder gracias a una coalición con Ciudadanos, un partido catalán que nació para contrarrestar al nacionalismo de esa región.

AFP

El jefe de gobierno español, Mariano Rajoy, anunció que el próximo sábado, un consejo de ministros estudiará la posibilidad de activar el artículo 155 de la Constitución. Eso quiere decir que los funcionarios de Madrid podrán suspender la autonomía catalana para tratar de disolver la crisis desatada en esa región. Del otro lado de la pelea, el líder catalán Carles Puigemont, había dicho que si el gobierno español se seguía resistiendo al diálogo, el parlamento procedería a votar una declaración formal de independencia.

Para entender la intransigencia de las posturas de Rajoy frente al secesionismo catalán hay que regresar a junio de 2016. Ese mes, España tuvo que repetir sus elecciones porque, en las que se realizaron en diciembre de 2015, ningún partido obtuvo las mayorías del parlamento. Cunado eso pasa, lo que suele ocurrir es que dos o más partidos forman una coalición para completar una mayoría y gobernar en conjunto, sin embargo, durante seis meses nadie se puso de acuerdo y se convocaron otras elecciones.

(Lea también: ¿Quién es Carles Puigdemont, el hombre detrás del referéndum catalán?)

Al Partido Popular (PP) de Rajoy fue al que mejor le fue con las segundas elecciones: ganó 14 escaños y quedó con una participación del 33.01% del parlamento y, con todo y eso, no le alcanzó para tener la mayoría absoluta y le tocó aliarse con el partido Ciudadanos.

La unión entre los dos partidos es central para entender la crisis que atraviesa España. Antes, figuras del PP aún más conservadoras que Rajoy, como José María Aznar, no tuvieron empacho para empezar a buscar salidas con ETA, los separatistas vascos que, a diferencia de los catalanes, acudieron al uso de la violencia en su búsqueda de autonomía frente a España.

Hubo una época, por allá en 1999, en la que, cuando le preguntaban a Aznar sobre lograr la paz con los separatistas contestaba: "Yo siempre tendré una actitud de generosidad, de mano tendida y de espíritu abierto para consolidar las posibilidades de paz". A diferencia de Rajoy, José María Aznar ganó dos elecciones consecutivas, en 1996 y 2000, y formó dos gobiernos de mayoría conservadora sin necesidad de hacer coaliciones con ningún otro partido.

A Rajoy, sin embargo, le tocó llegar al poder de la mano de Ciudadanos, un partido que nació en Cataluña con la clara intención de enfrentarse al nacionalismo catalán.

Según encuestas recientes, si en España se realizaran encuestas este mes, el partido que más crecería en el Parlamento sería Ciudadanos que, además, desbancaría al partido de izquierda, como el tercer partido con más representación en el legislativo.

Para las miembros del partido, el crecimiento se debe a sus posturas de mano dura frente a los secesionistas catalanes: “Estamos cuajando un mensaje que no va dirigido solo a los independentistas , sino que cala en toda España”, dijo para El Diario Albert Rivera, líder del movimiento y quien ha solicitado en repetidas ocasiones que Rajoy active el artículo 155 de la Constitución.

Otra de las banderas políticas que recientemente se ha atribuido Ciudadanos ha sido la educación. Desde el partido han llegado a proponer la creación de una agencia para evitar “el adoctrinamiento ideológico” en las escuelas, esto a raíz de las denuncias según las cuales los colegios catalanes se están convirtiendo en vehículos para propagar el independentismo.

(Le puede interesar: Puigdemont: no se votó independencia de Cataluña, pero se hará si no hay diálogo)

“En algunos centros, gracias a determinado profesorado, hay tareas, murales, banderas sectarias y pancartas que perfectamente podrían calificarse de adoctrinamiento escolar y partidista”, dijo en una entrevista para El Mundo Jordi Catallops, inspector de Educación en Barcelona.

Las declaraciones del inspector fueron ampliamente rechazadas por distintas autoridades catalanas, entre ellas el diputado Joan Mena quien dijo que gracias a la educación bilingüe que recibió en Barcelona había tenido mismas oportunidades de las clases adineradas de Cataluña: “Eso es un tesoro social […]. Mire qué mal me han adoctrinado que estudié Hispánicas y soy profesor de lengua y literatura española. Así es el adoctrinamiento en las escuelas catalanas", le dijo en el diputado a Toni Cantó, uno de los políticos de Ciudadanos que intentó ayer intentó impulsar sin éxito medidas más estrictas para regular la educación en Cataluña.

 

últimas noticias