¿Por qué mataron a soldados de EE.UU. en Níger?

Las llamadas indolentes del presidente Donald Trump a las viudas de cuatro soldados muertos en una emboscada en este país levantó muchas preguntas sobre la presencia militar estadounidense en África.

El funeral de los cuatro soldados estadounidenses muertos en Níger. AFP

Que Donald Trump carece de empatía es una realidad. Que ofendió a varias de las viudas de los cuatro soldados estadounidenses muertos a comienzos de octubre en una operación en Níger, también. Ellas lo confirmaron, aunque el presidente intentara defenderse vía Twitter.

“Sí, el presidente dijo que él (su esposo) sabía a lo que se exponía, pero de todas formas duele”, contó la viuda del sargento Johnson, embarazada del tercer hijo de la pareja, en un programa de la cadena de televisión ABC.

“Eso me hizo llorar porque estaba muy enojada por el tono de su voz y cómo lo dijo”, explicó.

Trump "no podía recordar el nombre de mi esposo y eso fue lo que más me dolió", aseguró la mujer. "La única forma en que recordó el nombre de mi esposo fue cuando me dijo que tenía el reporte (...) frente a él y ahí fue cuando realmente dijo La David".

(Le puede interesar: las peores frases de Trump a las viudas)

¿Qué hace Estados Unidos en Níger?

Según han explicado medios locales, los soldado estadounidenses asisten a las fuerzas locales en Níger. "Nuestra intención es continuar con las operaciones", declaró a periodistas el general Joseph Dunford, jefe del Estado Mayor Conjunto, al aportar nuevos detalles sobre el ataque del 4 de octubre presuntamente perpetrado por yihadistas del grupo Estado Islámico (EI).

Dunford dijo que Estados Unidos cuenta recientemente con 800 funcionarios militares en Níger, su mayor presencia en África subsahariana, y que se dedica a labores de apoyo y entrenamiento al ejército nigerino en la lucha contra insurgentes.

Los cuatro hombres murieron cuando su patrulla de reconocimiento fue atacada en la frontera con Mali, al norte de Niamey, específicamente en Togo Togo, un bastión del EI, de sólo mil habitantes y ubicado en la ruta de abastecimiento de los grupos terroristas de la zona.

Dunford dijo que igualmente cinco soldados nigerinos murieron y otros dos estadounidenses resultaron heridos en la emboscada.

Los 12 estadounidenses y 30 nigerinos en la misión fueron atacados por unos 50 combatientes que Dunford describió como locales asociados al grupo yihadista Estado Islámico. Una investigación está en curso, señaló.

El general indicó que la misión se planteó asumiendo que un conflicto era "improbable".

(Le puede interesar: Qué le dijo Trump a las viudas de los soldados)

"La mayoría de nuestras operaciones en África están diseñadas para apoyar, entrenar, asesorar y asistir" a las fuerzas locales, dijo Dunford.

"Mitigamos el riesgo para las fuerzas estadounidenses con directrices de solo acompañar a las fuerzas locales cuando las posibilidades de un contacto con el enemigo es poco probable", añadió.

Dunford afirmó que el ataque refleja la globalización de la lucha contra el Estado Islámico a medida que el grupo es expulsado de sus feudos en Irak y Siria.

"Estamos enfrentando un desafío que existe desde África Occidental al Sureste Asiático (...) Estamos enfrentando un desafío global", dijo.

Un nuevo Bengasi

Lo que pasó en Níger es objeto de polémica en EE.UU. No se sabe por qué transcurrieron varias horas desde el ataque hasta que llegó el apoyo para la patrulla y por qué el cuerpo de uno de los muertos estadounienses fue recuperado al día siguiente.

Dunford dijo que, en base a una evaluación de inteligencia, era "improbable" prever un conflicto con las fuerzas locales.

Trump dio el puntapié a la polémica la semana pasada al afirmar falsamente que Barack Obama y otros expresidentes no llamaron a los familiares de soldados caídos durante sus mandatos.  Pero hoy senadores comparan este hecho con lo ocurrido en la embajada en Bengasi (Libia). Primero, se tardó en informar el incidente 12 días, algo inusial en E.UU.

“Los servicios de espionaje ni se enteraron de que a los estadounidenses y sus aliados les esperaban decenas de integristas con una docena de 'technicals' - furgonetas de caja abierta con ametralladoras antiaéreas - y otras tantas motos. Encima, los Boinas Verdes y los soldados de Níger no tenían apoyo aéreo, algo casi irónico, porque EEUU tiene en Níger una base aérea desde la que opera drones (aviones sin piloto) que atacan a grupos integristas en todo el Sahara, y está construyendo otra”, explica el diario El Mundo.

Así que los estadounidenses y nigerinos tuvieron que llamar en su socorro a la Fuerza Aérea francesa, que envió desde la capital de Níger, Niamey, dos cazabombarderos Mirage 2000, que tardaron media hora en llegar. ¿Dónde estaban las tropas estadounidenses? Un misterio que los demócratas quieren desvelar y usar como los republicanos usaron el ataque en Bengasi.