¿Por qué no quieren trabajar los policías en Honduras?

Un sector de los uniformados se niega a reprimir las protestas desencadenadas por el supuesto fraude en las elecciones presidenciales.

AFP

Con protestas y cacerolazos, miles de personas desafía el estado de sitio decretado en Honduras. La medida, que suspende el derecho de los hondureños a movilizarse libremente, se instauró tras las protestas y desmanes que ocurren en el país centroamericano desde las elecciones presidenciales, el 26 de noviembre.

Los resultados de los comicios se dieron a conocer nueve días después de las jornadas de votación y dieron como ganador al presidente Juan Orlando Hernández, sin embargo, muchos hondureños se han volcado a las calles ante las sospechas de fraude en episodios que, en ocasiones, han dejado muertos, heridos y establecimientos comerciales saqueados.

A la revuelta popular por el convulsionado proceso electoral se sumaron cientos de policías élite y preventivos que dicen estar cansados de atacar a la población y se negaron a hacer cumplir el toque de queda en la noche del martes.  

(Lea también: Narcotráfico, corridos y una candidatura ilegítima: Honduras elige presidente)

"La verdad es que no queremos seguir peleando con el pueblo", dijo a la AFP un oficial que cubría su rostro con un pasamontañas frente a la sede del grupo especial antimotines "Cobra", en el norte de la capital.

"Lo que exigimos es que haya paz, que se resuelva ya este problema y que no haya más muerte", añadió.

En diferentes partes del país, los policías fueron recibidos la noche del lunes con vítores y aplausos. Y miles de personas protestaron levantando barricadas y golpeando cacerolas.

“No vamos a reprimir a nadie, no vamos a golpear a nadie. Ningún policía está obligado a cumplir órdenes arbitrarias”, le dijo al diario hondureño La Prensa el vocero de los “Cobras”, uno de los cuerpos élite de la Policía que, junto a otros segmentos de la institución, anunció que entraba en paro.

Ante el cese de actividades, la cúpula de la Policía, respaldada por el ministro de Seguridad Julián Pacheco, prometió incrementos salariales, bonos y aguinaldos para que los uniformados retomen sus funciones. La transacción no tuvo éxito y los Policías siguen sin trabajar.  

“Le agradecemos que haya venido a hablar con nosotros, pero no podemos retractarnos”, le contestó el vocero de los “Cobras “al ofrecimiento del emisario de la Policía Nacional . “Cuando se tocan temas salariales se prestan para otras interpretaciones.  

-Incertidumbre electoral-

Tras enumerar una larga lista de deficiencias en el proceso electoral, Jorge Quiroga, expresidente boliviano y jefe del equipo de observadores con el que la Organización de Estados Americanos (OEA) estuvo presente durante el proceso electoral, señaló que "El único camino posible" para superar la crisis es que se atienda el llamado de la oposición a revisar más de 5.000 actas.

También en la misión de observación electoral, la eurodiputada portuguesa Marisa Matias advirtió que el proceso electoral no está terminado y solicitó que no se proclamen vencedores.

Por su parte, el candidato de Alianza Opositora contra la Dictadura, el popular presentador de televisión Salvador Nasralla, destacó que no puede "aceptar nunca" los resultados que divulgó el Tribunal Supremo Electoral (TSE) y pidió volver a escrutar las catas en las que hubo "fraude".

Con 99,98% de las actas escrutadas, Hernández, de 49 años, aparece al frente con el 42,98% de los votos mientras que Nasralla, de 64, obtenía el 41,39%. Sin embargo, la madrugada del lunes después de las elecciones

La proclamación del próximo presidente pueda llevar unos 22 días mientras se resuelven posibles impugnaciones, según afirmó David Matamoros, presidente del TSE.

(Le puede interesar: Honduras: entre la incertidumbre y el caos)

El gobierno decretó el viernes el estado de sitio y un toque de queda nocturno para controlar las protestas que dejaron tres muertos (una joven de 19 años y dos policías) y varios negocios saqueados.

El líder de la alianza opositora, el expresidente Manuel Zelaya, denunció a la AFP que las actas alteradas habrían sido ingresadas al sistema de cómputo después de una serie de interrupciones del sistema el pasado miércoles, una de las cuales se extendió por cinco horas.

El expresidente del TSE, Augusto Aguilar, también afirmó que 5.000 actas entraron en forma "irregular" durante las interrupciones del sistema informático de cómputos y que "por arte de magia" dieron la victoria al presidente.

La Constitución de Honduras prohíbe la reelección presidencial, pero Hernández pudo postularse a un segundo mandato gracias a un polémico fallo de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia que le dio el visto bueno.

Detractores del presidente lo acusan de haber tomado control del máximo tribunal a través del nombramiento de sus aliados para obtener fallos a su favor.