¿Por qué peregrinan los musulmanes a La Meca?

Este miércoles comienza el viaje que realizan más de 1,7 millones de musulmanes cada año. Preguntas y respuestas de uno de los eventos religiosos más impresionantes del mundo.

Un fiel musulman reza en la cima del Monte Al-Noor, donde el Profeta Muhammad recibió las primeras palabras del Corán. EFE

¿Qué es la peregrinación a La Meca?

Es la visita obligada que todo musulmán debe cumplir, por lo menos, una vez en su vida si tiene medios para ello. La Meca es una ciudad santa ubicada en el oeste de Arabia Saudita y constituye uno de los cinco pilares del islam. Denominada "hach", esta peregrinación tiene lugar una vez al año en el inicio del mes lunar musulmán de "dhu al hajja". El ritual se limita así en el tiempo, y también en el espacio, que se ciñe a la ciudad de La Meca y sus alrededores, lugares prohibidos para los no musulmanes.

Para el fiel, el "hach" comienza al proclamar su intención de efectuar este rito espiritual.

¿Tiene etapas este peregrinaje?

Sí. Varios, el primero es cuando el fiel llega al perímetro fijado en torno a La Meca. Allí debe purificarse y llevar solamente pedazos de ropa sin coser.

Segunda etapa

Procede después a dar siete vueltas a la Kaaba, una construcción cúbica en torno a la cual se construyó la Gran Mezquita. A cada vuelta, debe besar una piedra negra incrustada en una de las esquinas de la Kaaba. Acá los peregrinos oran cinco veces al día. La dirección de la oración se conoce con el nombre de alquibla, que está representada por uno de los muros de la mezquita.

Tercera etapa

Viene entonces la deambulación entre Safa y Marwa -dos lugares cercanos a la Gran Mezquita- siguiendo los pasos de Hajar, esposa del profeta Abraham, que según la tradición musulmana corrió entre los dos lugares para buscar agua para su hijo, el profeta Ismail, hasta que la fuente de Zamzam surgió a sus pies.

Cuarta etapa

Tras esto, el fiel se desplaza al valle de Mina, donde debe pernoctar, antes del momento culminante de la peregrinación: una jornada de oraciones e invocaciones en el Monte Arafat.

Quinta etapa

Al caer la noche, los peregrinos se dirigen a Muzdalifa para prepararse para el Aid al Adha, la fiesta del sacrificio, que consiste en inmolar un cordero en recuerdo de Abraham, que según la tradición musulmana estuvo a punto de inmolar a su hijo Ismael ante el arcángel Gabriel, quien en el último momento le propuso sacrificar a un animal en su lugar.

Los fieles realizan la lapidación de las tres estelas que representan a Satán en Mina, a 8 km de Muzdalifa. El primer día deben lanzar siete piedras contra la mayor de ellas y durante los dos días siguientes, 21 contra las tres, grande, mediana y pequeña. Estas columnas simbolizan las tentaciones del Diablo.

La peregrinación termina con nuevas circunvalaciones en torno a la Kaaba.

La visita a la ciudad de Medina, donde se encuentra el mausoleo del profeta Mahoma, es facultativa y puede realizarse antes o después del "hach".

Los otros cuatro pilares del islam son la profesión de fe, la oración cinco veces diarias, el ayuno durante el ramadán y la limosna.

¿Quiénes viajan?

Ancianos y jóvenes, hombres y mujeres, procedentes en su mayoría de países islámicos como Indonesia, Egipto, Irán y Pakistán, así como de Estados Unidos, India, Europa o China, acuden a La Meca para realizar un singular recorrido.

¿Cuánta gente va a La Meca?

Un total de 1.723.793 personas llevarán a cabo la peregrinación esta semana, de los cuales 88.374 han viajado a Arabia Saudí por tierra, 14.827 en barco y la gran mayoría, 1.620.592, en avión.  La Agencia Internacional Islámica de Noticias (por sus siglas en inglés, IINA), con sede en la ciudad saudí de Yeda, detalló que 25.500 peregrinos proceden del Reino Unido, 20.500 de Rusia, 17.000 de Estados Unidos y 10.000 de Francia, entre otras muchas nacionalidades.

¿Viajan niños?

Por primera vez, el Ministerio de Educación ha establecido guarderías para que los progenitores puedan dejar a los más pequeños mientras realizan los rituales de la peregrinación, que dura varios días y se desarrolla en lugares diferentes. Hay tres centros para los niños -de entre un mes a diez años- ubicados cerca de los lugares sagrados donde se llevan a cabo los principales rituales. El director de comunicación de Educación, Talal al Radadi, dijo que este proyecto "evita que los niños de los peregrinos estén expuestos a (posibles) enfermedades, a aglomeraciones o a perderse" entre la gente. En las guarderías, existe un "fuerte sistema de seguridad" para garantizar que los niños están en buenas manos y se registra la entrada y salida de los menores con la huella dactilar de sus padres o tutores, y hay cámaras de vigilancia en las entradas y salidas de los centros, detalló Al Radadi.

¿Cómo es la seguridad?

Unos 15.000 agentes garantizarán la seguridad de la peregrinación y dirigirán a la multitud en sus desplazamientos, informó el director de Seguridad del "hach", el general Mohamed al Sharif. Asimismo, se han instalado más de 5.700 cámaras para vigilar los sitios y el movimiento de los peregrinos y observar cuándo se registra una aglomeración o problema en algún punto e intervenir.  Ante posibles emergencias, la Defensa Civil ha desplegado a 17 miembros con más de 3.000 "máquinas y aparatos" -según su director general, Suleiman al Amru- que han realizado simulacros y ejercicios conjuntos con los bomberos y otros cuerpos, para coordinarse ante cualquier incidencia.

¿Qué hacer con las tensiones políticas en Oriente Medio?

A pesar de haber cerrado la frontera con Catar el pasado 5 de junio, Arabia Saudí ha permitido entrar a 1.340 cataríes para realizar la peregrinación, según el Departamento General de Pasaportes saudí, después de que Doha rechazara que Riad fletara vuelos especiales para trasladar a sus ciudadanos. Por su parte, el ministro saudí de Asuntos Islámicos, Saleh al Sheij, aseguró a la agencia oficial de noticias de su país, SPA, que el reino "está sirviendo a todos los peregrinos sin discriminación o exclusión (...) por nacionalidad, tribu o secta".

 

últimas noticias

El mundo en 2018: Lo que dejó el año que pasó

El mundo en 2018: el año de los populistas