¿Por qué son importantes las próximas elecciones de República Democrática del Congo?

El país africano se enfrenta a unas difíciles elecciones rodeadas por un ambiente violento, conflictos históricos y desconfianza en el gobierno. Esta sería la primera vez que el país logra una transición pacífica desde su independencia en 1960.

La policía congolesa patrulla las calles frente a las protestas por las próximas elecciones. AFP

Uno de los países más convulsos del mundo afronta una prueba crucial el domingo, día en que la República Democrática del Congo (RDC) celebra unas elecciones, aplazadas en repetidas ocasiones, en las que se temen actos de violencia.

Las elecciones culminan años de turbulencias, lo que agudiza los temores de que el volátil gigante de África Central pueda volver a caer en una espiral de violencia.

Veintiún candidatos compiten por suceder a Joseph Kabila, quien con 47 años ha estado en el poder durante casi 18 años.

Si todo va bien, uno de ellos será investido el 18 de enero, en lo que sería la primera vez en que la RDC logra una transición pacífica desde su independencia en 1960.

(Ver más: ¿Por qué está en crisis la República Democrática del Congo a días de las elecciones?)

Pero las perspectivas de conseguirlo han disminuido, a medida que aumentan las preocupaciones por la credibilidad de la votación.

La cuenta atrás de estos esperados comicios estuvo marcada este viernes por varios incidentes violentos en el este del país.

Al menos un manifestante murió y otros cuatro resultaron heridos de bala en la localidad de Beni, indicó el movimiento ciudadano Lucha por el cambio.

La policía también dispersó a manifestantes en las localidades de Beni, Butembo y Goma, que protestaban contra el aplazamiento de los comicios en las dos primeras ciudades, oficialmente a causa del virus del Ébola y del asesinato de civiles.

El aplazamiento de los comicios en estas zonas excluye a 1,2 millones de electores (de un total de 40 millones), concentrados la mayoría de ellos en zonas contrarias al presidente Kabila, denuncia la oposición.

(Le recomendamos: El Congo: terribles testimonios de la violencia sexual como arma de guerra)

En Kinshasa, representantes de los tres principales candidatos se reunieron de forma inesperada con el presidente de la Comisión electoral, Corneille Nangaa, con la presencia de observadores africanos.

Las autoridades congoleñas pidieron el jueves por la noche la expulsión del representante de la Unión Europea (UE), el belga Bart Ouvry.

"Es una situación muy inquietante", declaró el ministro belga de Asuntos Exteriores, Didier Reynders, a la agencia de prensa belga.

Primeras presidenciales en siete años

Las elecciones del domingo serán las primeras presidenciales en la RDC en siete años.

En un principio, deberían haberse celebrado en 2016, cuando Joseph Kabila, en el poder desde 2001, alcanzó el límite de dos mandatos. Pero permaneció en el puesto, invocando una cláusula provisional de la Constitución. Esto provocó protestas violentamente reprimidas, que causaron numerosos muertos.

(Le puede interesar: El ébola vuelve a azotar a la República Democrática del Congo)

Luego se produjeron tres aplazamientos electorales -seguidos el miércoles de una cuarta prórroga en dos regiones sacudidas por la violencia- y una controversia sobre la introducción de máquinas de voto electrónicas.

Estas turbulencias han resucitado los traumas del pasado sangriento en este país.

El miércoles, los presidentes de Angola, Botswana, Namibia, Zambia y la vecina República del Congo llamaron a unas "pacíficas, libres, democráticas y transparentes" elecciones y expresaron su profunda preocupación por la violencia.

En 1996-1997 y en 1998-2003, RDC fue el escenario de dos terribles guerras. La segunda de ellas fue denominada "la Gran Guerra de África" por los millones de muertos y personas sin hogar que dejó.

Las elecciones presidenciales, celebradas junto a las legislativas y las municipales, cuentan con 21 candidatos, tres de ellos a la cabeza.

Estos son Emmanuel Ramazani Shadary, un exministro de Interior de línea dura; Felix Tshisekedi, líder del veterano partido opositor Unión por la Democracia y el Progreso Social (UDPS); y Martin Fayulu, un legislador poco conocido y exejecutivo petrolero.

Pero los analistas señalan a otro poderoso trío. Aunque ninguno de sus nombres está en las listas, es probable que ejerzan mucho más poder en la sombra independientemente de quién gane.

(Ver más: En fotos: Así es la lucha contra el Ébola en el Congo)

Uno de ellos es el propio Kabila, que seleccionó personalmente al leal Shadary como candidato de su partido, lo que generó rumores sobre un regreso en las elecciones de 2023.

Los otros son un exlíder de milicia, Jean-Pierre Bemba, de 56 años, y Moise Katumbi, de 53, un rico hombre de negocios y exalcalde de la provincia de Katanga. Ambos fueron apartados de la carrera a las elecciones y apoyan entre bastidores a Fayulu.

Dos tercios de los cerca de 80 millones de habitantes de RDC tienen menos de 25 años, lo que significa que una "Generación Kabila" podría tener mucho que decir.

831528

2018-12-28T19:24:18-05:00

article

2018-12-28T19:27:11-05:00

alagos_86

none

- AFP

El Mundo

¿Por qué son importantes las próximas elecciones de República Democrática del Congo?

89

5756

5845