¿Por qué suspendieron al vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas?

La decisión del presidente Lenín Moreno hace creer su distancia frente a su antecesor, Rafael Correa. Glas respondió a las medidas anunciando que no planea renunciar a su cargo.

EFE

El presidente Lenín Moreno firmó hoy un decreto con el que retiró las funciones al vicepresidente, su copartidario Jorge Glas. El detonante de la decisión fue una carta en la que Glas criticaba la gestión del presidente en una carta que se hizo pública.

Con la salida de Glas, que también había sido vicepresidente de Correa, crece la división entre el nuevo presidente y su antecesor, que no tardó en referirse a los hechos a través de Twitter: "Ups! ¡El 'diálogo solo ha sido para los que odian la Revolución! Adelante, JORGE. Tómalo como una condecoración", trinó Correa que, además, le sugirió al vicepresidente tomarse la supresión de sus funciones como una “condecoración”.

Jorge Glas, que ha sido el blanco de las críticas de la oposición por sus presuntos nexos con la trama de corrupción de Odebrech, aseguró no buscaba generar inestabilidad con la larga lista de reproches que le lanzó en contra del mandatario Lenín Moreno.

"Yo tengo claro mi rol, él es el presidente de la República” dijo Glas para un medio local, “, hay algunas interpretaciones de que tengo aspiraciones oscuras en torno a este caso. Jamás yo desearé un cargo sin legitimidad popular", añadió.

Entre las críticas de Glas a Moreno está el tono conciliador con el que se ha acercado a Abadalá Bucaram, que gobernó Ecuador desde agosto de 1996 hasta  febrero de 1997, cuando el Congreso lo destituyó argumentando “incapacidad mental para gobernar”.  

También lo acusó a Moreno de manipular "de manera perversa las cifras económicas" y criticó su posición ante los medios de comunicación del estado que, para Glas estarían cayendo en manos de "representantes de los medios privados".

Desde el comienzo de su mandato, Lenín Moreno ha tratado de desmarcarse de la herencia política de Rafael Correa, una tarea complicada si consideramos que el exmandatario hizo todo para seguir teniendo influencia en el gobierno. Durante el empalme entre las dos administraciones, por ejemplo, Correo formó un comité para que establecía 56 “acciones inmediatas” para los primeros 100 días del Gobierno de Lenín Moreno.

Ante los medios, Glas rechazó las medidas que el presidente tomó en su contra y dijo que no renunciaría al cargo.

Al tratarse de un cargo de elección popular, Glas tendría que pasar por un juicio político para ser destituido.

Desde la vicepresidencia,  Glas estaba a cargo de la reconstrucción tras terremoto que destruyó varias poblaciones costeras en 2016.

 

últimas noticias

La Venezuela del carné de la patria

El nacimiento de las armas fantasmas

La Venezuela del carnet de la patria