¿Por qué un grupo de WhatsApp tienen en apuros a los políticos británicos?

Los posibles denuncias por acosos sexual tienen a miembros del gobierno y del partido laborista con los pelos de punta.

AFP

“No es seguro ir con él en un taxi” o “no se suban con él en un asesor” son el tipo de mensajes que, según la prensa británica, tienen a varios parlamentarios e incluso a miembros del gabinete de Theresa May a punto de salir por la puerta de atrás de la política británica.

Los comentarios en los que se refieren a sus jefes y colegas masculinos, aparecieron en un grupo de WhatsApp en el que participan mujeres que trabajan como investigadoras, secretarias y ayudantes en el Parlamento y se hicieron públicas a través del diario The Sun, lo que causó una reacción inmediata por parte de los líderes del partido conservador y laborista.

"Cualquier información sobre acosos sexuales es profundamente preocupante", dijo un portavoz oficial de la Primer ministra Theresa May. "Eso es cierto en cualquier ámbito de la vida, incluido en la política. Todas las acusaciones serán tomadas en serio. Las informaciones son preocupantes, pero no podemos adelantarnos a que esas alegaciones salgan a la luz", continua el comunicado.

(Lea también: Harvey Weinstein: la peor película de Hollywood)

Además de mostrar su “profunda preocupación”, la mandataria también insistió en que cualquier persona afectada debería hacer sus denuncias directamente con la policía.

Entre tanto, y desde el otro extremo del espectro político, Jeremy Corbyn, líder de los laboristas, dijo estar de acuerdo con May e hizo un llamado para que todos los funcionarios denuncien si sus jefes aprovechaban “las relaciones desiguales de poder” para abusar de sus subordinados.

“Lo digo para cualquier empleador que me esté escuchando”, dijo Corbyn a través de la radio, “deben estar seguros de que si cualquier miembro de su personal que sienta que está siendo abusado por un colega más poderoso debe existir un proceso para solucionarlo.

(Le puede interesar: El acoso sexual, un plaga mundial)

Según un jefe de personal del Parlamento consultado por Newsweek, los parlamentarios llegan a ocupar sus sillas en Westminster con muy poca experiencia en la gestión de Recursos Humanos y suelen tercerizar la contratación de sus asistentes. Por ese motivo, ese tipo de empleados no está agrupado en organizaciones legalmente constituidas para defender sus intereses.

En 2014, después de una investigación sobre acoso sexual y bullyng realizada por el Channel 4 News,  el Parlamento puso a funcionar una línea telefónica confidencial para que sus funcionarios pudieran denunciar problemas en el ambiente de trabajo en Westmisnter.

 

últimas noticias