Por una cola de dinosaurio, México y Marruecos entrarían en una pugna

El fósil de la discordia se subastó con el fin de recolectar dinero para las víctimas del terremoto que se registró en México en septiembre de 2017. Sin embargo, el país africano salió a decir que ese vestigio, que fue encontrado allí, nunca se le autorizó la salida.

Pixabay

Una polémica, con un objeto de por medio de más de 165 millones de años, tiene a México y Marruecos en un roce. Se trata de una cola de dinosaurio que fue parte de un inventario de piezas subastadas y vendidas por la empresa Morton, en el país latinoamericano, para recoger fondos que van a ser destinados a los damnificados por el terremoto del 19 de septiembre de 2017 en México. (Lea: A más de 79 asciende cifra de muertos por terremoto en México

Según la ficha técnica, el fósil se encontró en las montañas de Atlas, Marruecos, era un saurópodo Atlasaurus, de la familia Brachiosaurus y tiene más de 165 millones de antigüedad.

Pero una vez se vendió la cola de dinosaurio el 16 de enero, en medio de un cóctel que puso en vitrina a objetos de arte mexicano y antigüedades, Marruecos salió a decir que dudaba de la procedencia de dicho fósil. "La Dirección de Geología no dio ningún aviso favorable para la exportación de especímenes considerados de valor patrimonial, especialmente las vértebras fósiles", se lee en el comunicado del Ministerio de Minas y Energía del país africano. 

Lea más: Las garrapatas también chuparon la sangre de los dinosaurios.

Además, señalaron que en las últimas décadas no ha habido ninguna exploración arqueológica que haya excavado una cola de dinosaurio en la región de Atlas y que no tenían registrado que en el país se haya descubierto la pieza trasera de un saurópodo. 

La hipótesis de los marroquíes es que el fósil fue reconstruido a partir de diferentes piezas de vértebras que no eran, necesariamente, de la misma especia. 

La empresa subastadora, por su parte salió a su defensa, asegurando que la ficha técnica y la documentación de importación se las pasó el anterior propietario de la cola de dinosaurio, Pietra Gallery, una galería especializada en minerales y elementos arqueológicos. El expropiertario no se ha manifestado para aclarar la situación. 

Lea más: El dinosaurio con pinta de pato que vivió hace 75 millones de años.

La cola de dinosaurio, de cuatro metros de largo y 180 kilogramos, se vendió por US$96.000, de los cuales US$21.000 serían destinados a la Fundación BBVA Bancomer que tiene un proyecto de reconstruir de las ecuelas afectadas por el terremotor de septiembre de 2017. 

El saurópodo Atlasaurus era un dinosaurio hervíboro y de cuatro patas. Medía entre unos 18 metros de largo, nueve de alto y pesaba más de 22 toneladas. Fue un habitante de los continentes de América, Asia, Europa, África, Oceanía y la Antártida, aproximadamente hace 210 millones de años.