Presidente de Guatemala dice que gastos en licor y masajes no deben salir de su salario

Los masajes relajantes, los licores, la ropa deportiva y las gafas de casi 3.000 dólares son para Jimmy Morales gastos que no tiene "que pagar" de su salario.

El presidente de Guatemala, Jimmy Morales.EFE

Cuestionado hoy por la prensa acerca de los 307.000 quetzales (41.814 dólares) gastados en "lujos y regalos" que Morales le ha endosado al erario desde su llegada al poder, el mandatario pidió que cualquier información al respecto sea dirigida a la Secretaría de Asuntos Administrativos y de Seguridad de la Presidencia (SAAS).

La investigación, revelada por el periódico local Nuestro Diario, muestra que el mandatario guatemalteco, el mejor pagado de toda Latinoamérica con un salario mensual de 146.000 quetzales (casi 20.000 dólares), cobró al Estado una botella de whisky de 3.033 quetzales (413 dólares), ropa deportiva, vitaminas, champú, pastillas de menta o un servicio de lavandería de 28.940 quetzales (unos 4.000 dólares).

"¿Usted no se pregunta por qué le entregan ese par de gafas?", le preguntó un periodista al presidente al concluir una actividad pública, a lo que contestó: "A mí me entregan ese par de lentes, ¿Usted cree que yo ando buscando ese tipo de preguntas?".

Previo a que confrontara a los periodistas que buscaban respuestas por esos gastos, Morales agradeció irónicamente a los medios "por mostrar todas las carencias que se tienen (en Guatemala)" y añadió que por esa noticia "no se paga".

"Gracias por ser los voceros de la realidad nacional y de lo que necesita Guatemala", insistió el presidente, quien además pidió "que la prensa ayude al Gobierno "con donaciones y a poder involucrar a toda la población".

Morales dijo que su Administración "tolera" la crítica, pues de lo contrario "ya no estaría acá (en el poder)", además de que "nunca he tratado de tapar el sol con un dedo" y manifestó estar consciente de que los problemas de país no se pueden solucionar en 4 años.

Según el vocero presidencial, Heinz Hiemann, el presidente "no le solicitó nada de esto a la SAAS", por lo que dicha entidad deberá responder ante la Contraloría General de Cuentas (CGC).

Uno de estos gastos, confirmó Hiemann, por 14.819 quetzales (2.018 dólares) en ropa deportiva fue para "atender una invitación del embajador de los Estados Unidos, Luis Arreaga, para jugar tenis".

El Gobierno justificó estos gastos, considerados como "imprevistos", asegurando que "son legales", amparados por las facturas correspondientes, y argumentó que responde a la necesidad de cuidar la imagen del presidente.

"Los anteojos -que costaron casi 3.000 dólares- se compraron porque estamos hablando de quien representa al país", por lo que "tenemos que tener la imagen presidencial a un nivel alto", dijo el titular de la SAAS, Orlando Ramírez, sobre estas compras para Morales.