La importancia de los archivos para construir la verdad del conflicto armado

hace 30 mins

Presidente Trump, ¡no es la migración!

Como pasa cada vez que hay un atentado, el presidente de Estados Unidos volvió a atacar a los migrantes.

Se reforzó la seguridad en Times Square, tras la explosión del 12 de diciembre.AFP

El presidente Donald Trump dijo que el ataque perpetrado por un hombre oriundo de Bangladés, de 27 años, en el metro de Nueva York pone de manifiesto la "urgente necesidad" de que el Congreso apruebe la reforma migratoria.

"Primero y más importante, como lo he dicho desde que anuncié mi candidatura a la presidencia, Estados Unidos debe reformar su permisivo sistema migratorio, que permite a gente demasiado peligrosa e inadecuada entrar a nuestro país", dijo Trump en una declaración.

Trump agregó que Akayed Ullah había ingresado al país gracias a un permiso de reunificación familiar, un sistema al que el presidente quiere poner fin y que permite a las familias patrocinar a algunos parientes para que puedan ingresar a Estados Unidos.

También se refirió a su controvertida prohibición de que ciudadanos de ocho países -seis de ellos de mayoría musulmana- entren a Estados Unidos como "un paso adelante para dar garantías a nuestro sistema de inmigración".

Además Trump pidió al Congreso "un aumento del número de funcionarios de inmigración y aduanas, para mejorar la capacidad de los funcionarios de inmigración para detener y encarcelar, y poner fin al fraude y al abuso en nuestro sistema migratorio".

El presidente reiteró asimismo su llamado a que los condenados por terrorismo reciban "las penas más fuertes permitidas por la ley, incluida la pena de muerte".

Sin embargo, Trump está equivocado. Las estadísticas demuestran que la mayoría de atentados, cometidos en tierras estadounidenses fueron de autoría de ciudadadanos estadounidenses, no de migrantes. No es el único presidente que suele culpar a los refugiados, desplazados o extranjeros de los males que suceden en su país.

En Europa, cada vez que sucede un hecho trágico, los partidos de extrema derecha alzan el dedo acusador y alimentan la xenofobia. Los migrantes, los grandes afectados.

(Le puede interesar: Los refugiados no son los culpables)

Desde los atentados del 11 de septiembre en Estados Unidos, políticos y ciudadanos comenzaron a mirar al migrante con desconfianza: se convirtió en el enemigo público número uno, pues según explicaban personajes como Trump (porque hubo otros parecidos a él antes), "ellos pretenden imponer su religión, su cultura y sus creencias". 

Un estudio del Instituto Cato de Estados Unidos señala que, la posibilidad de que un refugiado asesine a un estadounidense a través de un ataque terrorista es de una en 3.600 millones. La posibilidad de que un inmigrante ilegal haga lo mismo también es astronómica: una entre 10.000 millones.

El terrorista de Times Suare

El supuesto terrorista que hizo estallar hoy una bomba casera en Nueva York puede tener simpatías con el Estado Islámico (EI), afirmó hoy el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo.

El sujeto, Akayed Ullah, "estaba enojado o irritado con nuestras posturas políticas o simpatizaba con el EI", afirmó el gobernador en declaraciones a la cadena de televisión MSNBC.

(Le puede interesar: El terror es tener que migrar)

Cuomo destacó que se cree que el autor del atentado hizo el artefacto siguiendo instrucciones obtenidas en internet y explicó que solo estalló el detonante químico del explosivo, "pero no la bomba en sí", por lo que no tuvo "el efecto deseado".