Presión de Trump a México sobre inmigración ilegal surte efecto

El gobierno de México anunció que el flujo de migrantes en la frontera disminuyó casi un tercio respecto al mes de junio, cuando Estados Unidos amenazó con imponer aranceles a las importaciones mexicanas si no se tomaban medidas para frenar la inmigración ilegal.

Migrantes centroamericanos cruzan el Río Bravo, debajo del puente Internacional en la fronteriza Ciudad Juárez, en el estado de Chihuahua (México). EFE

La presión ejercida por el gobierno de Estados Unidos a México parace haber dado sus frutos. Este lunes, el gobierno de México anunció que el flujo de migrantes en la frontera disminuyó casi un tercio respecto al mes de junio, después de que Washington desistiera de imponer aranceles a las importaciones mexicanas a cambio de que su vecino tomara medidas para frenar la inmigración ilegal. 

Tras reunirse el domingo con su contraparte de Estados Unidos, Mike Pompeo, el canciller mexicano Marcelo Ebrard hizo un balance del encuentro tras el cual el jefe de la diplomacia estadounidense agradeció los "avances" de México en materia migratoria.

"Tenemos una reducción en el flujo migratorio [clandestino hacia Estados Unidos] de alrededor de 36,2%", dijo Ebrard al participar en la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Puede leer: México no detendrá a migrantes que crucen la frontera a Estados Unidos 

El jefe de la diplomacia mexicana anunció que el 5 de septiembre, fecha en que se cumplen los 90 días establecidos en el acuerdo migratorio entre ambos países.

"Acordamos reunirnos en Washington para dentro de 45 días. Vamos a mantener el esfuerzo", añadió.

El Departamento de Estado no confirmó aún una cita para el 5 de septiembre, cuando se cumplen los 90 días , por el cual Estados Unidos

"En la reunión de ayer hicimos ver que las decisiones que México ha tomado han sido eficaces (...). Estados Unidos respeta esas decisiones y los avances que hemos alcanzado", dijo Ebrard.

El 7 de junio, México y Estados Unidos llegaron a un acuerdo para disminuir el flujo de migrantes indocumentados, dejando en suspenso la aplicación de aranceles progresivos de 5% hasta 25% a todos los productos mexicanos, que hubiera entrado en vigencia tres días después en cumplimiento de una amenaza del presidente estadounidense Donald Trump.

Le recomendamos: Un cementerio en el río Bravo

Ambas partes convinieron entonces en que si las medidas no tenían los resultados esperados tomarían medidas adicionales para enfrentar los flujos de migración irregular, dándose un plazo de 90 días.

En el marco de ese compromiso, México desplegó en junio a miles de soldados, convertidos en guardias nacionales, y policías en sus fronteras. Desde entonces se multiplicaron las detenciones y deportaciones de migrantes, principalmente familias centroamericanas.

 

"Mucho por hacer"

Este lunes, en un balance de la gira latinoamericana de Pompeo, el Departamento de Estado dijo que el diálogo con México continúa, destacando que "las detenciones fronterizas en la frontera suroeste de Estados Unidos han bajado más del 30% desde junio".

La cantidad de migrantes detenidos en Estados Unidos tras cruzar desde México pasó de 144.000 en mayo, un pico en 13 años, a 104.000 en junio, según cifras del gobierno de Trump, que aún considera la situación en su frontera sur "una emergencia en toda regla".

"Hay menos detenciones en la frontera sur, pero todavía queda mucho por hacer", declaró Pompeo el domingo.

Le recomendamos: Desaparece otra menor tratando de cruzar la frontera de Estados Unidos 

Luego de la reunión, el Departamento de Estado dijo en una declaración que Pompeo "agradeció" a Ebrard por los esfuerzos de México para cumplir el acuerdo, los cuales, dijo, "según las indicaciones iniciales están conduciendo a una reducción de los flujos de inmigrantes ilegales que llegan a la frontera sur de Estados Unidos".

Expertos advirtieron que el descenso puede ser estacional, dadas las altas temperaturas del verano boreal en la zona. Pero funcionarios estadounidenses han afirmado que las medidas del gobierno mexicano están dando resultado.

Durante la conferencia este lunes, Ebrard reiteró que no se abordó con Pompeo la posibilidad de que México se convierta en un "tercer país seguro", que obligaría a México a tramitar todos los pedidos de asilo de los migrantes que pasan por su territorio en ruta a Estados Unidos, algo que según dijo, el gobierno de López Obrador "no aceptaría".

El presidente López Obrador se mostró optimista en torno al espinoso asunto migratorio, que ha tensado la relación entre ambos países.

Le puede interesar: El negocio que se aprovecha de los migrantes que llegan a EE.UU.

"Vamos bien en este tema. Era un asunto muy complejo, muy difícil porque había la amenaza, no lo olvidemos, de aplicar de manera unilateral aranceles, impuestos, a los productos mexicanos", sostuvo.

Los gravámenes eran potencialmente desastrosos para México, que envía el 80% de sus exportaciones a su vecino del norte.

Ebrard resaltó que México le pidió a Estados Unidos un mayor compromiso en el combate contra el tráfico de armas desde Estados Unidos y dijo que existe el compromiso de realizar operativos en cinco de los más transitados cruces fronterizos.

 

872200

2019-07-22T13:34:09-05:00

article

2019-07-22T13:35:35-05:00

alagos_86

none

Redacción Internacional con información de AFP

El Mundo

Presión de Trump a México sobre inmigración ilegal surte efecto

66

7293

7359