Puigdemont pide la suspensión del 155 tras los resultados electorales

El gran derrotado de la jornada fue el presidente Mariano Rajoy.

Carles Puigdemont celebró el triunfo independentista en las urnas. AFP

El expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont pidió hoy tras los resultados electorales la suspensión del artículo 155 de la Constitución, que cesó a la antigua Generalitat para restituir el orden estatutario y constitucional.

"Desde mañana mismo el 155 debe quedar en suspenso, se debe liberar a los presos políticos, nosotros debemos tener condiciones para volver y debe comenzarse a hacer política, señor (presidente del Gobierno, Mariano) Rajoy", señaló en su primera valoración de los resultados desde un centro de convenciones de Bruselas.

El expresidente llamó al "Gobierno y sus aliados" a "tomar nota" y afirmó que "la república catalana ha ganado a la monarquía del 155. El Estado español ha sido derrotado".

Puigdemont, que compareció sobre un fondo en el que se leía "Generalitat de Catalunya. Gobierno legítimo" junto a los exconsejeros que le acompañan en Bélgica, incluidos dos de ERC, insistió en el mensaje de que "la mayoría absoluta independentista es indiscutible".

(Le puede interesar: ¿Quién es Carles Puigdemont?)

Más allá, señaló, de que "hay mayoría en votos y escaños que pide el referéndum" pues "hay 57 diputados en contra de la consulta frente a 78 a favor".

Puigdemont, que quiso agradecer los resultados "en primer lugar, a los que están en prisión", señaló que con los resultados "ha quedado claro que Rajoy debe cambiar de receta" y "pasar a la receta de la política" y exigió al Ejecutivo "una rectificación, reparación y una restitución del Gobierno español".

Carles Puigdemont, que lleva junto a los exconsejeros ocho semanas en Bélgica, se felicitó por haber "mantenido algo que es fundamental, la legitimidad de la institución y la continuidad histórica de una institución que nace en 1359".

(Le puede interesar: ¿Qué está en juego en Cataluña?)

Asimismo, en su primera valoración, tuvo un mensaje para las instituciones europeas, a las que también llamó a tomar nota.

"Los catalanes tenemos que decidir nuestra solución y nuestro futuro. No funcionará ninguna receta que no salga de los catalanes", dijo.

Según Puigdemont, las elecciones "han dado a los catalanes el derecho a ser escuchados" y dijo que su victoria es especialmente relevante por el "clima de violencia y persecución", según él, contra las candidaturas independentistas.

El expresidente compareció junto a Clara Ponsatí y Lluis Puig, también de "JxCat" y "ERC", con los que había seguido el escrutinio, así como con Meritxell Serret y Toni Comín, de ERC, reunidos en el mismo edificio, aunque en una habitación distinta.

(Le puede interesar: Cataluña, en donde todo puede pasar (o no)

Comín, que se dirigió a la prensa y a los simpatizantes antes del expresidente catalán, aseguró que "Rajoy es el mayor perdedor" y reiteró que esta noche la recordarán siempre como la que "los ciudadanos derrotaron al 155 en las urnas" y las fuerzas independentistas "ganaron rotundamente las elecciones".

Toni Comín, que ocupa el puesto número siete en las listas de ERC, también expresó su "enorme satisfacción por la decisión que han expresado los ciudadanos catalanes" y recordó a sus compañeros de partido encarcelados.

El futuro de Puigdemont

Puigdemont no quiso atender preguntas tras su primera comparecencia de valoración, aunque informó de que este viernes sí atenderá a los medios.

El Brussels Conference Square Center, en el que Puigdemont valoró los resultados, se ubica a pocos metros de la emblemática Grand Place y la Estación Central de trenes de la capital belga, así como del museo de Bellas Artes (BOZAR) donde el pasado 7 de noviembre se reunieron 200 alcaldes independentistas en su apoyo y en el de los exconsejeros.

Además de un centenar de profesionales de la información, se congregaron varias decenas de simpatizantes y también miembros del partido independentista flamenco N-VA.

Con el 99,2% de votos escrutados, C's había ganado las elecciones al Parlamento de Cataluña, al cosechar casi 1,1 millones de votos y 37 escaños, tres más que los conseguidos por JxCat, la formación liderada por el expresidente catalán, que se ha hecho con 936.000 votos.

A continuación, ERC se ha situado como tercera fuerza en la Cámara catalana, con 32 diputados y 923.000 votos, seguida del PSC, con 17 representantes y casi 600.000 votos.