¿Qué deja de funcionar en EE.UU. con el cierre del gobierno?

Donald Trump sufrió su peor derrota justo el día que cumple un año en el poder: su administración debió cerrar por falta de acuerdo en el Senado para aprobar el presupuesto. Esto es lo que va a pasar en los próximos días.

El presidente de EE.UU., Donald Trump.AFP

El presidente estadounidense Donald Trump sufrió la peor derrota justo cuando cumple un año en la Presidencia. Su Administración debió cerrar porque el Congreso no llegó a un acuerdo para aprobar los fondos federales. La falta de diálogo, su rechazo a la propuesta demócrata que le planteó un acuerdo para legalizar a los "dreamers" (jóvenes ilegales que llegaron a EE.UU. siendo niños) y por su obsesión con el muro. "La ley de presupuesto del gobierno fue aprobada la noche pasada en la Cámara de los representantes. Ahora se necesita a los demócratas para que se apruebe en el Senado, - pero ellos quieren inmigración ilegal y fronteras débiles", tuiteó el presidente la noche anterior.

Los demócratas no dieron su brazo a torcer y no aprobaron el presupuesto. ¿Qué deja de funcionar? Acá le explicamos. 

¿Qué pasa con  el cierre?

Centenas de miles de empleados públicos -desde agentes de parques hasta expertos de agencias reguladoras- podrán quedar por tiempo indeterminado en sus casas si Estados Unidos no aprueba urgentemente un presupuesto.

El Senado estadounidense tiene hasta la medianoche del viernes para alcanzar un acuerdo que impida el "shutdown", el cierre de las agencias federales por no disponer de un presupuesto.

Pero aunque las oficinas públicas deberán permanecer cerradas, servicios vitales seguirán funcionando, como policía, agentes aduaneros, el banco central o las Fuerzas Armadas.

Durante el cierre de octubre de 2013, casi 800.000 empleados públicos fueron orientados a permanecer en casa, y este año la medida podría afectar a unas 850.000 personas.

Defensa, seguridad y fronteras 

El contingente de aproximadamente millón y medio de uniformados deberá permanecer en sus puestos, pero un enorme número de empleados civiles -incluyendo tres cuartas partes de los 740.000 que trabajan para el Pentágono- serán orientados a quedarse en casa.
Esto podrá entorpecer algunas operaciones y podría tener impacto en el sector privado ligado a la defensa, que depende de contratos con el Pentágono.
Funcionarios de la Patrulla Fronteriza, Migración y Aduanas, así como del servicio de Naturalización, permanecerán en sus puestos vigilando el ingreso de personas al país por tierra, mar y aire.

Operaciones esenciales

La Casa Blanca, el Congreso, cortes federales y la oficina de administración de asuntos de los Veteranos de Guerra seguirán operando, y el servicio público de los Correos no será interrumpido.

Washington

Parte crucial del funcionamiento de la capital estadounidense está apoyada en el presupuesto federal, de forma que habrá impacto. Las escuelas y el transporte público funcionarán pero no habrá servicio de colecta de residuos ni limpieza callejera.

Viajes 

La Administración Federal de Aviación, que supervisa el tráfico aéreo, permanecerá funcionando, y los aeropuertos estarán abiertos para operaciones de partida y llegada.

Parque y museos

El plan prevé que parques nacionales y museos permanezcan abiertos pero sin parte importante de su personal. Las empresas privadas prestadores de servicios a la administración pública mantendrán operaciones.

Salud

Habrá disminución en las operaciones de monitoreo y prevención de enfermedades. Se estima que 61% del personal del Centro de Control de Enfermedades será temporalmente suspendido, y las oficinas de investigaciones el Instituto Nacional de Salud estarán cerradas.

Servicios públicos

Oficinas como la Dirección Impositiva, la Administración de Seguridad Social y los Departamento de Vivienda, Educación, Comercio, Trabajo y Protección Ambiental deberán cerrar casi por completo.

Esto significa que trámites a ser realizados ante esas entidades no serán procesados.

últimas noticias