50 años después de la guerra de Biafra, el conflicto sigue vivo

¿Qué es Biafra, quiénes son los IPOB y por qué quieren independizarse de Nigeria?

La falta de autonomía, el conflicto de religiones, las diferencias étnicas y culturales, pero sobre todo, los problemas económicos y las injusticias políticas resucitan en la población nigeriana el espíritu separatista. Cincuenta años después de la guerra civil, el gobierno hace caso omiso a los gritos de independencia para proclamar la República de Biafra.

Bombardeo en el norte de Nigeria, en enero 2017.AFP

Nadie sabe dónde está Nnamdi Kanu. El 17 de octubre de 2017, no compareció ante el tribunal, donde iba a ser juzgado. lo mismo ocurrió el pasado 14 de noviembre. "Incluso el militar dice que lo está buscando. Ni siquiera se sabe si está vivo o muerto. Algunos sospechan que volvió a Inglaterra. Personalmente, creo que está a salvo. Quizás esté elaborando nuevas estrategias”, así relató el periodista Chido Onumah a El Espectador los incertidumbres sobre el destino de Nnamdi Kanu, el exlíder del movimiento independentista de Nigeria, el séptimo país más poblado del mundo.

(¿Qué es Boko Haram, la organización terrorista de Nigeria?) 

“Los soldados invadieron nuestra casa sin rumbo. Se llevaron a tanta gente, incluso a Nnamdi Kanu. Lo mataron o lo están escondiendo en alguna parte”, comentó el pasado 18 de noviembre Prince Emmanuel Kanu al diario dailypost sobre la ausencia de su hermano Nnamdi Kanu.

El pasado 22 de noviembre, se dieron a conocer nuevas indicaciones. Según dailypost nigeria, la nueva cabeza del movimiento independentista, Ezenachukwu Okwudili, reveló que Kanu se fugó a Inglaterra con su pasaporte inglés, sin que nadie le haya visto oficialmente. El activista ya lleva más de dos meses desaparecido. Parece que la tierra lo ha tragado.

En las tierras donde residía el político, en Umuahia, la capital del Estado de Abia situado en el sudeste del país, se produjo un enfrentamiento militar a mitad de septiembre de 2107. Varios integrantes del movimiento independentista fueron tiroteados y hay varios desaparecidos. Nnamdi Kanu es uno de ellos. El ejército negó ese ataque, de acuerdo con Europa Press. Sin embargo, un equipo de la agencia Reuters observó ventanas rotas y balas de fuego que cubrían las paredes de la casa en la que vivía Nnamdi Kanu: la antigua cabeza de la organización separatista IPOB.

Las Personas Indígenas de Biafra (IPOB por sus siglas en inglés) anhelan que algunos estados, ubicados en el sudeste, se independicen de Nigeria y que constituyan un nuevo país con bandera e himno propio: Biafra. Pretenden volver al pasado, al 30 de mayo de 1967 en concreto, cuando el coronel Chukwuemeka Odumegwu Ojukwu proclamó la República de Biafra. 

(Le puede interesar: La tercermundista Nigeria)

Hace cincuenta años, se bajó la bandera de Nigeria que ostenta tres bandas verticales de color verde, blanco, verde. El verde representa la abundancia natural; el blanco la paz. En lugar de ella, se enarboló la de Biafra: una de tres bandas horizontales de carmín, negro y verde, con un sol dorado en el medio. La paz desapareció no sólo de bandera sino también del país.

La secesión de Biafra desembocó en una guerra civil de dos años y medio y causó entre medio millón y 2.5 millones de muertos. En 1970, las fuerzas de Biafra se rindieron y el gobierno proclamó el fin de la guerra con el lema” No hay victoria, no hay vencidos”. Lo que sí que hubo, fueron víctimas. Muchas. La mayoría de ellas no fueron compensadas hasta este año en octubre. Se destinaron unos 150 millones de dólares a los heridos y otros 80 millones a la limpieza de zonas, que todavía están repletas de explosivos y minas, y a la rehabilitación de escuelas e iglesias en el sur y sureste de Nigeria.

En esta región del país se halla también el origen del nombre de ese nuevo Estado: la bahía de Biafra. Después la colonización británica, el 1 de octubre en 1960, Nigeria fue dividida en tres regiones administrativas: la Región del Norte, del Oeste y el Este. En aquel entonces, el 60 o 70 % de habitantes en el sureste pertenecían al grupo étnico de los igbo, que tienen su propia lengua y cultura. La mayoría de los igbo son cristianos, mientras que en la región del norte predominan los musulmanes. Pero la razón de la seperación no fue puramente étnica, sino también económica. 10 años antes de la proclamación se encontró petróleo en el Delta del Níger. Gran parte de las reservas de oro negro se halló en la región que se independizó.  

Le puede interesar: Chinua Achebe: todo el poder negro)

Biafra no fue más que solo el nombre para sustituir a la denominación de la Región del Este. “No había nada que unificara a Biafra. Biafra fue una región que abarcó muchos grupos étnicos. Solo fue un arreglo geo-político”, afirmó el periodista Chido Onumah a El Espectador, y añadió que hoy en día existen desacuerdos sobre qué es Biafra. No hay un estado geográfico único que se llama Biafra, sino que consiste de 5 o 6 estados diferentes. No todos que residen en esa parte están a favor de la secesión.

La mayoría que protestan a favor de la independencia son jóvenes que no sufrieron las consecuencias de la guerra civil. Se basan en la creencia, que separarse de Nigeria es la mejor opción para solucionar los problemas económicos, la corrupción y la falta de autonomía.

La falta de trabajo y el nivel de pobreza son el motor del movimiento independentista. “Es fácil convencerles y decir: No tienes trabajo y una vida digna porque te oprimen. Por eso queremos nuestro propio Estado y nuestra nación”, comentó Onumah y agregó que incluso los grupos terroristas, como Boko Haram, se aprovechan de la miseria y reclutan a jóvenes por el equivalente de un dólar.

Le puede interesar: ¿Qué es Boko Haram, la organización terrorista de Nigeria?

Boko Haram, que se sitúa en el noreste de Nigeria, - y que también tiene presencia en los países vecinos de Chad, Níger y Camerún - no es la única organización terrorista en el país, según el militar nigeriano. El pasado septiembre, el militar clasificó a los partidarios de los IPOB, como terroristas y mandó tropas a la región para cesar la agitación separatista.

Mientras tanto, en Estados Unidos, delante de la asamblea de las Naciones Unida, miles de activistas de IPOB agitaron la bandera de Biafra, cantaron pacíficamente. Se manifestaron contra la matanza, la destrucción de viviendas y la invasión militar en el estado de Abia y se rebelaron contra el presidente nigeriano: Muhammadu Buhari.  

El jefe de estado de Nigeria fue elegido en 2015 con 52% de los votos. El exmilitar luchó contra los independentistas en 1970, y proviene de la región del norte. Muchas veces le criticaron por su tono hostil en cuanto a los habitantes del sureste. En 2015, argumentó que las regiones, donde solo el 5 % de la población votó por él, no pueden esperar que obtengan el mismo tratamiento que las zonas en las que él recibió el 97% de votos, de acuerdo con la revista The Economist.

En octubre de 2017, se filtraron mensajes en los que el presidente hizo hincapié en que el World Bank Group llevarse su foco de inversiones a la región del norte en Nigeria. “Con todas estas declaraciones, el presidente mostró repetitivamente que no es un líder nacional. Los igbos no se sienten representados por él”, opina Onumah. Le consideran un líder del norte. Además, desde la secesión de Biafra en 1966, no hubo ni un presidente que provenía de la zona del sur de Nigeria.

(Le puede interesar: Nigeria: Corá y petróleo)

Hace una semana, Buhari visitó, por primera vez en los dos años desde que asumió la presidencia, al Estado de Ebonyi, situado en el sureste. A la vez, también fue la primera visita oficial de un presidente de Nigeria a este estado en los últimos 17 años. “El Gobierno evita hablar del tema Biafra, pero no se puede hacer caso omiso a un asunto que se presencia en la sociedad”, comentó el periodista Onumah a El Espectador. En 2012, un grupo de 100 hombres y mujeres fueron arrestrados porque transitaron en las calles elevando la bandera de Biafra, según el diario BBC. 

Los incidentes ocurrieron en el mismo año, en que Nnamdi Kanu empezó su activismo político. Desde Inglaterra lanzó Radio Biafra y empezó a emitir llamadas de independencia. Cuando, en octubre 2015, pisó tierras nigerianas por una visita, le arrastraron. Fue encarcelado sin que se haya celebrado un proceso judicial. Una infracción de la ley, que denunciaron muchos grupos de derechos humanos. En mayor de 2017, Kanu fue liberado bajo fianza.

Un mes antes de que le arrastraron, el antiguo líder del movimiento separatista pronunció un discurso en el congreso mundial de los igbo en los Ángeles, EE.UU, y solicitó “Necesitamos armas, necesitamos balas de la gente de Estados Unidos”. Dos años después, la cabeza del grupo sustentó a AFP que “Elegimos el camino de la agitación pacífica, sin violencia, persuasiones, lógica, razones y argumentos.”

Pero muchos nigerianos no entienden esa lógica detrás y argumentan que la comunidad de los ibgo, más que cualquier otra etnia nigeriana, se encuentra por doquier en Nigeria, no sólo en el sureste. Incluso en el norte, donde muchos de ellos se dedican al comercio.

(Le puede interesar: Opinion: A la caza de cristianos)

Especialmente los igbo que residen en esta zona se vieron confrontados el verano de 2017 con una amenaza del Foro Consultivo de la Juventud de Arewa. Esta organización del norte se hartó de escuchar tantos gritos de independencia de Biafra y les dio un ultimátum. Los igbos del norte tenían hasta el 1 de octubre, para dejar sus casa y marcharse de la zona, sino serían “eliminados”. Pero se olvidan que unos necesitan a los otros.

“La solución del conflicto no es crear un nuevo país”, argumentó Chido Onumah en su libro Todos somos Biafra. Para él, Biafra es una metáfora para explicar que no es la única región de Nigeria en busca de un mejor futuro. En total hay más de 300 grupos étnicos en el país y la mayoría de ellos se enfrentan a problemas similares de los que se quejan los IPOB.  

El año pasado, incluso el antiguo vicepresidente Atiku Abubakar exigió reestructurar el país y otorgar más autonomía a las regiones, para que cada una pudiese explotar sus recursos naturales y pagar impuestos al Gobierno federal. Mientras que algunos lo aplaudían, otros temían que las regiones con menos recursos podrían estar en desventaja.

Muchos nigerianos piden también formular una nueva constitución. La actual es el producto de líderes militares, y no representa a la población nigeriana. Reestructuración, nueva constitución o independentismo, “el prerrequisito para mejorar a Nigeria es un buen gobierno y administración”, opinó el periodista nigeriano Opeoluwa Dapo Thomas.