¿Qué es lo que está pasando con los buques petroleros y el gobierno de Irán?

La confrontación entre Irán y Estados Unidos llegó ahora al Reino Unido, con el que a Teherán ha abierto un nuevo frente de tensión, esta vez por la navegación de petroleros por el Golfo Pérsico.

La fragata británica HMS Montrose tuvo que escoltar a petrolero que habría sido bloqueado por Irán en el estrecho de Ormuz.AFP

La tensión escala peligrosamente en el Estrecho de Ormuz (Irán), un paso obligado para buena parte del petróleo mundial, luego de que el Ministerio de Defensa británico anunciara que embarcaciones iraníes intentaron impedir el paso del buque comercial British Heritage por este lugar.

Según Londres, esto obligó a la fragata británica HMS Montrose a intervenir, pero la Fuerza Naval de los Guardianes de la Revolución negó cualquier "encuentro inesperado" con embarcaciones británicas.

Ver más: ¿Por qué devieron a petrolero iraní en el estrecho de Gibraltar?

Ante la situación Estados Unidos y sus aliados planean una operación para escoltar a los buques comerciales en el Golfo, dijo este jueves un general estadounidense, después de que el Reino Unido denunciara que Irán amenazó a una embarcación.

El general Mark Milley, nominado para el cargo de jefe de Estado Mayor Conjunto del Pentágono, dijo en una audiencia ante el Senado que Estados Unidos tiene "un rol crucial" para reforzar la libertad de navegación en el Golfo.

"Creo que estamos tratando de hacer esto con la coalición para, en conjunto, proveer de una escolta militar y naval para los envíos comerciales", indicó el militar, que dijo que esta operación comenzaría "en las próximas semanas".

Ver más: La táctica de Irán es obligar al mundo a controlar a Trump

El gobierno británico indicó este jueves que buques iraníes intentaron el miércoles por la noche "impedir el paso" a un petrolero británico en el estrecho de Ormuz antes de ser repelidos por la presencia de una fragata de la Royal Navy.

Irán negó inmediatamente cualquier incidente con un navío en las últimas 24 horas.

Otros ataques en el Golfo Pérsico

Cuatro petroleros, dos de ellos saudíes, fueron saboteados en un puerto emiratí el pasado mayo y dos buques cisterna, uno propiedad de un armador noruego y otro japonés, sufrieron impactos y explosiones en junio al salir del estrecho de Ormuz.

Estados Unidos responsabilizó de estos dos ataques a Irán, que rechazó estas acusaciones y aseguró que si quisiera bloquear el estrecho de Ormuz e impedir el tránsito de petróleo lo haría abiertamente.

A los incidentes en el mar se sumó, el 20 de junio, el derribo en el golfo Pérsico por la Fuerza Aeroespacial de los Guardianes de la Revolución de Irán de un dron estadounidense que, según Teherán, violó su espacio aéreo para realizar tareas de espionaje.

Buque iraní detenido en Gribraltar 

La Policía Real de Gibraltar arrestó este jueves al capitán y al primer oficial del superpetrolero iraní "Grace 1", que fue abordado la pasada semana por la Marina británica ante las sospechas de que transportaba crudo a Siria.

Ver más: Irán enriqueció uranio por encima del límite, ¿por qué es tan grave?

Las detenciones se produjeron después del incidente ocurrido hoy en el estrecho de Ormuz, cuando una fragata de la Marina británica impidió que unas embarcaciones iraníes interceptaran a un petrolero británico.

El buque "The British Heritage" salía del golfo Pérsico cuando unas embarcaciones iraníes trataron de impedir que navegase por el estrecho de Ormuz, lo que obligó a la intervención de la fragata "HMS Montrose".

La respuesta de Irán

El Gobierno iraní ha convocado al embajador británico en Teherán para expresar su protesta por una retención que considera "ilegal", mientras que altos cargos militares han lanzado amenazas contra el Reino Unido.

El jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas iraníes, Mohamad Baqerí, aseguró este martes que la incautación del Grace 1 tendrá "una respuesta" de Irán "en el momento y lugar adecuados" y señaló que el motivo de este movimiento es el citado derribo del dron estadounidense.

Por su parte, el presidente iraní, Hasan Rohaní, denunció ayer que el Reino Unido ha creado "inseguridad en los mares" con esa acción y advirtió de que tendrá "consecuencias".