¿Qué está pasando en Raqa?

Según la ONU, alrededor de 1000.000 civiles estarían atrapados en esta ciudad que, durante tres años, fue el tesoro del Estado Islámico (EI) en Siria.

Podrían ser muchos más. El informe presentado por el Alto Comisionado de la Onu para los Derechos Humanos (ACNUDH), Zeid Raad Al Hussein, advierte que 100 mil es una cifra prudente. Además, al menos 173 civiles han muerto a causa de los combates que empezaron el 1 de junio entre las fuerzas de EI y las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), apoyadas por la coalición liderada por Estados Unidos.

A diferencia de su predecesor, Donald Trump, presidente de ese país, decidió intervenir directamente en la guerra siria a mediados de este año. Desde ese momento, la guerra alcanzó nuevas dimensiones que lapidaron a los civiles.

En un artículo escrito por Gabriel Gatehouse para BBC Mundo, el escritor narrar que la descomposición de la ciudad es apabullante: edificios destruidos producto de los bombardeos de la coalición internacional que decidió ir al rescate, y tiendas con fachadas llenas de agujeros. Hacia el centro de la ciudad, cuenta Gatehouse, empiezan a encontrarse vehículos con banderas blancas, que transportan familias que buscan huir del terror.

Las denuncias de violaciones a los derechos humanos vienen de lado y lado. Durante los tres años que el EI ha sostenido su control sobre Raqa, se han filtrado a través de las redes sociales y los medios de comunicación pruebas de crucifixiones, decapitaciones y violaciones contra las mujeres. En enero del año pasado, un miliciano de Daesh ejecutó a su mamá delante de cientos de personas en una plaza pública en Raqa. Según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, la mujer había intentado convencerlo de abandonar la organización.  

Ahora bien, en su comunicado, la ACNUDH menciona que existen denuncias contra las Fuerzas Democráticas Sirias —apoyadas por EE.UU.— En zonas bajo su control, civiles han denunciado saqueos, secuestros, detenciones arbitrarias y reclutamiento de niños.

"Con la intensificación de los ataques aéreos y la lucha sobre el terreno, el número de víctimas civiles va en aumento y las rutas de escape se cierran una tras otra", aseguró Hussein.