¿Qué ha pasado con la agencia Prensa Latina en las últimas seis décadas?

El medio cubano Prensa Latina nació en 1959 en Cuba. Desde entonces, ha tenido importantes colaboradores como Jean Paul Sartre, Simone de Beauvoir, Waldo Frank, C. Wright Mills, Carlos María Gutiérrez, Rodolfo Walsh, Paco Urondo y Juan Carlos Onetti.

Foto de referencia.Pixabay

El día 16 de junio de 1959, nacía en Cuba, la primera voz revolucionaria de América: La Prensa Latina. Eran tiempos difíciles. Por aquellos días los grandes medios de comunicación de Estados Unidos sobre todo sus agencias cablegráficas AP y UPI, revistas como Life, Newsweek, US News and World Report divulgaban que Fidel Castro había convertido a Cuba en un “baño de sangre”.

Tan solo 3 semanas después del triunfo de la revolución cubana Fidel Castro organizó la Operación Verdad con el apoyo de las principales instituciones periodísticas existentes, el Colegio de Periodistas y la Asociación de Reporteros de La Habana.

(Le puede interesar: A 60 años de la Revolución Cubana)

La operación verdad tuvo dos momentos principales: una concentración popular el 21 de enero en la Avenida de las Misiones, frente al antiguo Palacio Presidencial, y al día siguiente un largo encuentro de Fidel Castro con los periodistas extranjeros y cubanos en el salón Copa Room del Habana Riviera. Se realizó una de las ruedas de prensa más grandes  del continente: contó con 400 periodistas provenientes de Estados Unidos, Europa y América Latina.

En aquella ocasión Fidel Castro tuvo la oportunidad de desmentir rumores, de contar su propia versión sobre los días que antecedieron el triunfo de la Revolución Cubana y de defender la veracidad de las noticias

Fidel Castro una vez más se adelantaba en el tiempo y en el espacio. Ante la campaña de desprestigio y persecución mediática en contra de la revolución cubana, Fidel propuso la creación inmediata de una agencia de noticias para América Latina que hiciera un contrapeso a los poderosos monopolios mediáticos y defendiera la veracidad de las noticias para contrarrestar lo que se publicaba diariamente por los medios afiliados a la Sociedad Interamericana de Prensa.

Fidel caracterizó la campaña en contra de Cuba como 'la más infame, más criminal y más injusta que se ha lanzado contra ningún pueblo' y opinó que 'la prensa de América debería estar en posesión de medios que le permitieran conocer la verdad y no ser víctimas de la mentira'.

Según relatos históricos publicados en el Granma: En menos de 48 horas se organizó todo. Las embajadas de Cuba y la línea aérea Cubana de Aviación posibilitaron que 380 periodistas del continente aceptaran viajar a La Habana. La mayoría se hospedó en las 240 habitaciones del hotel Habana Riviera, en Paseo y Malecón. Uno de los periodistas latinoamericanos que estuvo presente fue Gabriel García Márquez, representando una revista de Caracas.  

El 16 de junio de 1959 el Che y el periodista argentino Jorge Ricardo Misseti fundaban Prensa Latina.  Según sus propias palabras con un sello socialista y latinoamericanista.

(Le puede interesar:El Che y la toma de Santa Clara: hablar después de la muerte)

A lo largo de su historia, varios intelectuales  colaboraron con Prensa Latina: Jean Paul Sartre, Simone de Beauvoir, Waldo Frank, C. Wright Mills, Carlos María Gutiérrez, Rodolfo Walsh, Paco Urondo y Juan Carlos Onetti. Prensa latina contó con la genialidad de Gabo, primero desde Bogotá, después desde Nueva York.

Seis décadas después, contra viento y marea Prensa Latina publica cerca de 400 textos diarios en los siguientes idiomas: español. Inglés. Italiano, portugués, ruso y turco. Actualmente cuenta con 400 periodistas alrededor del mundo, pero la sede sigue siendo en La Habana.

En 2019, América Latina y el mundo viven la etapa de la post verdad. Los grandes monopolios de comunicación ponen y quitan presidentes, los que denuncian las verdades incómodas son considerados enemigos del sistema y las fake news están en el orden del día.

Después de tanto tiempo, más prensas latinas hacen falta para neutralizar a las agencias que todos los días desinforman el mundo y consolidar la fuente más significativa de la democracia: la verdad.

*Profesora Universidad Externado de Colombia