¿Que los chinos se tomaron América Latina?

El Salvador acaba de romper relaciones con Taiwán en favor de China. Estados Unidos amenazó con revaluar su relación con el país centroamericano por su decisión. Al gobierno estadounidense no le gusta la creciente presencia china en la región.

El Canciller de El Salvador Carlos Castañeda (i) y su homólogo chino Wang Yi (d) intercambian documentos durante una ceremonia para establecer relaciones diplomáticas.EFE

Durante los últimos años China ha aumentado sus inversiones en América Latina, ha promovido la concesión de créditos a varios países, así como la cooperación militar, a través de la venta de armas y la instalación de bases como la que tiene en la Patagonia argentina, desde donde aspira a llegar “al lado más lejano de la luna”.

Esa creciente influencia, que le hace tener un peso diplomático importante en la región, no es vista con buenos ojos por Estados Unidos, que decidió declarar 2018 como “el año de las Américas”, a pesar de la desconexión de Donald Trump con los países latinoamericanos. Pero para confirmar su compromiso, Washington decidió enviar al secretario de Defensa de Estados Unidos, Jim Mattis, quien visitó Brasil, Argentina, Chile y Colombia, la semana pasada.

En entrevista con el diario brasileño O’Globo, Mattis dijo que la creciente influencia de China y Rusia en Suramérica puede suponer una amenaza para la soberanía de los países de la región, pero rechazó que la relación de otros Estados con Pekín y Moscú suponga un ataque a Washington. El responsable de la cartera estadounidense de Defensa dijo que la influencia en la región de estos dos países, a los que la Administración del presidente Donald Trump considera adversarios, solo resultara preocupante si los Gobiernos locales comienzan a perder "cierto grado de soberanía".

"Existe más de una manera de perder soberanía en este mundo... puede deberse a países que llegan con regalos o préstamos", dijo Mattis en clara referencia al gigante asiático, que en los últimos años ha multiplicado su inversión en Latinoamérica.  “Desde 2005, China ha otorgado aproximadamente 86 mil millones de dólares en compromisos de préstamos con América Latina.  El monto de los préstamos es mayor que los otorgados por el Banco Mundial (BM), el Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco de Exportación e Importación de los Estados Unidos en el mismo periodo”, según Kevin Gallagher de Boston University. “China se ha convertido en una fuente adicional de financiación para la región, especialmente para países que tienen problemas para acceder a los mercados mundiales de capital”, agrega el experto.

El funcionario estadounidense sostuvo que, basándose en conversaciones que ha mantenido con sus homólogos en la región, por el momento la influencia china "ha tenido un impacto cero" a nivel estratégico. Y recalcó que el principal objetivo de este viaje es fortalecer las relaciones de su país con sus socios en el hemisferio occidental lo que, según explicó, "en el terreno militar significa: alianzas". La principal con Brasil, Mattis insistió al gobierno brasileño firmar un acuerdo para permitirle el uso de la base de lanzamientos Alcántara, en Maranhão. Los chinos usan la de Patagonia argentina.

Sin embargo, una semana después Estados Unidos recibió una noticia que no le gustó para nada. El Salvador rompió lazos con Taiwán (considerada por China una provincia rebelde) para establecerlos con Pekín.    Un enviado diplomático de Estados Unidos en Taiwán dijo este jueves que Washington examinará sus relaciones con el país centroamericano.

Estados Unidos está "profundamente decepcionado" con la ruptura de relaciones entre Taiwán y El Salvador, dijo Brent Christensen, el nuevo director del Instituto Estadounidense en Taiwán, en una reunión con la presidente taiwanesa Tsai Ing-wen.

Ver más: La base que tienen los chinos en la Patagonia argentina

Taiwán y China se han implicado durante años en una competencia diplomática en países en desarrollo. El apoyo económico y otras ayudas se han utilizado en varias oportunidades como moneda de cambio para el reconocimiento diplomático. "La receptividad de El Salvador a la aparente injerencia de China en la política interna de los países del hemisferio occidental es de gran preocupación para Estados Unidos", dijo Christensen en la reunión en Taipéi.

Solo nueve países de América, entre ellos Paraguay, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Haití, mantienen lazos diplomáticos con Taipéi. Pero aunque la mayoría de los países han establecido relaciones formales con Pekín, Taiwán todavía mantiene relaciones con países poderosos. Su aliado no oficial más importante es Estados Unidos, que sigue siendo el principal proveedor de armas de Taiwán, a pesar de haber cambiado el reconocimiento diplomático de Pekín en 1979.

Algunos analistas vieron en la ruptura que hizo El Salvador con Taiwán como una bofetada indirecta a la administración Trump y una advertencia contra nuevas aperturas amistosas.

¡Llegaron los chinos!… hace rato

“Nos preocupa cada una de las presencias de China en diferentes lugares del mundo, también en esta región. Sabemos que ellos no invierten sin esperar algo a cambio, entonces esperamos que la región este consiente de eso, que no dan nada gratis y que habrá tendrán presiones por parte de ellos.  Cuando vemos a nuestros países amigos involucrados con ellos nos preocupamos, pero al mismo tiempo estaremos ahí para apoyarlos  en lo que necesiten y creemos que tomarán las decisiones que más les favorezca. Esto ya lo hemos visto en África, ayudan en temas de infraestructura, pero es importante saber que esa infraestructura viene con un costo. Primero les ayudan y luego los presionan para que voten a favor de sus intereses en Naciones Unidas”, dijo Nikky Haley durante su visita a Colombia para asistirá a la posesión de Iván Duque.

Sin embargo, "sin duda es el objetivo de Pekín aumentar su influencia a expensas de Washington. Algunos han señalado que la inversión china masiva y la penetración económica de América Latina han contribuido significativamente al crecimiento durante la última década en las economías latinoamericanas, y que este crecimiento también ha beneficiado a los Estados Unidos”, aseguraba Paul Coyer en Forbes.

Daniel Agramnt y Gustavo Bonifaz, de London School of Economics, explican que “los préstamos interestatales de China son el gran fenómeno de la expansión exterior de ese país. Estos préstamos, comenzando en África y continuando con América Latina, han generado mucha controversia”.

Ver más: Estados Unidos quiere una base espacial en Brasil

Diana Gómez, profesora de la Universidad Nacional experta en China dice que no es que los chinos acaben de llegar a la región, están en América Latina hace rato por cuenta de coyunturas especiales que dieron pie a que países de la región se abrieran a buscar nuevas relaciones. “La migración más importante de chinos a América Latina fue hace años, después de la construcción de los ferrocarriles en Estados Unidos. Esos overos cuando terminaron su trabajo se fueron a Panamá (entonces era parte de Colombia), Perú y Brasil”, agrega.

Y señala tres fechas importantes para su reciente reingreso a la región. “A raíz de los atentados del 9 de septiembre, Estados Unidos se olvidó de América Latina y entonces China vio una oportunidad. En 2008, con la crisis financiera, China se convirtió en el colchón que amortigua el golpe en América Latina, ellos necesitaban materia prima en grandes cantidades y la región las tenía. Luego, en 2013 el gobierno estadounidense declaró la finalización de la doctrina Monroe y dejó abierta una puerta para un mayor campo de acción de América Latina frente a otras zonas del mundo”, dice Gómez.

Ahora con Trump y “Estados Unidos primero”, la situación se complica. Aunque hay países que tienen mayor presencia de China,

Colombia está lejos de este contexto. “A pesar de la llegada de nuevas empresas, a Colombia sólo han llegado alrededor de 60”, dice la experta de la Universidad Nacional.

 

“El país tienen unas políticas migratorias muy cerradas que han contribuído a que pocos migrantes lleguen. Nuestra situación de violencia que nos hace mirar mucho más allá de nuestra realidad hacia el exterior ha hecho que todavía Colombia sea un país más cerrado. Fue el número 14 de la región en establecer relaciones con los chinos en el año 1980, cuando Chile, Cuba, México, Perú y Venezuela ya llevaban años de intercambios”.

807866

2018-08-23T19:56:47-05:00

article

2018-08-23T20:29:24-05:00

alagos_86

none

- Redacción Internacional

El Mundo

¿Que los chinos se tomaron América Latina?

44

8881

8925