¿Qué poder tiene el presidente Trump para ir a la guerra?

Noticias destacadas de El Mundo

El gobierno iraní cumplió con sus palabras y respondió al asesinato del general Qasem Soleimaní. Donald Trump amenazó con que si Irán lo atacaba estaba preparado para responder. ¿Puede con su poder iniciar una guerra?

Cumpliendo con sus palabras, el gobierno iraní atacó a las bases que albergan tropas estadounidenses en Irak como respuesta al asesinato del general Qasem Soleimaní a manos de Estados Unidos. Esta, sin duda, es una acción que los líderes mundiales anticipaban de alguna manera, y también una con la que la mayoría de los gobiernos está en desacuerdo. Con este ataque, Teherán ha agregado más leña al fuego a una minada relación con Washington. Además, el presidente de Irán, Hassan Rouhani, ha dicho que buscará expulsar a todas las fuerzas estadounidenses de la región, por lo que se esperan más acciones de parte del lado iraní. Mientras la tensión sube, y el presidente Donald Trump se prepara para dar un discurso desde la Casa Blanca en respuesta a los eventos de la noche del martes pasado.  Todos se están preguntando cuál será su siguiente paso en esta delicada situación y si tiene los poderes para llevar a su país a una guerra. Vea también: Irán responde y ataca base militar en Irak con tropas estadounidenses

La respuesta, para el alivio de muchos, es que Donald Trump no tiene el poder para declarar una guerra, según la Constitución de Estados Unidos. La ley dice que la autoridad para dirigir las acciones militares del país se divide entre el Congreso y el presidente. El primero es quien tiene el poder de declarar la guerra, mientras que el segundo, como comandante en jefe, tiene el poder para usar el ejército en defensa de su nación. Siendo así, es el Congreso, y no el presidente, quien declara las guerras en el país. Los padres fundadores de la patria consideraron esta división de poderes para evitar que el presidente, en un movimiento unilateral y no considerado, llevara al país a una guerra injustificada. Y aquí cabe aclarar algo muy importante: el Congreso ha dicho que no quiere una guerra con Irán.

 “Ha habido audiencias; ha habido una serie de eventos donde está claro que el Congreso realmente no está a favor de involucrarse en ninguna conflagración significativa. Mientras eso sea cierto, la única forma en que el presidente, ya sea Bush, Obama o Trump, podría tomar medidas es si existiera una amenaza inminente”, dice Oona A. Hathaway, profesora del Departamento de Defensa durante la presidencia de Barack Obama a The New Yorker.

Este tema ha sido motivo de disputa dentro de Estados Unidos, pues a lo largo de los años los mandatarios han entrado en conflicto con el poder legislativo sobre la autoridad para enviar fuerzas al extranjero sin su autorización. La disputa entre el poder ejecutivo y el legislativo se agravó en la década de 1970, durante la administración de Richard Nixon y la Guerra de Vietnam, y condujo a la creación de la Resolución de Poderes de Guerra que busca verificar el poder del presidente para comprometer al país en un conflicto armado. La legislación de 1973 obliga al presidente a informar al Congreso sobre sus operaciones con una anticipación de 48 horas. Y es justo por eso que es un tema de debate hoy, pues el sector demócrata, aunque coincide en que el general Soliemaní era un peligro para Estados Unidos, apunta a que el presidente no informó ni notificó sobre el ataque al Congreso, algo que por ley debía hacer, y tampoco estudió las posibles repercusiones que la operación contraía. Le recomendamos: Los tesoros culturales que perdería la humanidad si Trump ataca a Irán

¿El ataque a Soleimaní fue legal?

Según la ley, solo hay tres circunstancias bajo las cuales el presidente puede ordenar a las fuerzas militares que participen en hostilidades en curso o inminentes. Estas son cuando el Congreso ha declarado la guerra; el Congreso ha proporcionado "autorización legal específica" para hacerlo; y hay una emergencia nacional "creada por un ataque contra los Estados Unidos, sus territorios o posesiones, o sus fuerzas armadas". Le puede interesar: ¿Qué tropas extranjeras se quedan y cuáles se marchan de Irak?

El Departamento de Defensa de Estados Unidos y los funcionarios de la administración Trump han dicho que el ataque contra Soleimaní fue en defensa del país. Según la ley, lo que ahora debe hacer el gobierno es proporcionar la evidencia de que la presencia de Soleimaní era una amenaza inminente para la nación y que no tenía tiempo para informar al Congreso sobre la operación. Esto se realizará en sesiones informativas calificadas y programadas para el martes y miércoles.

Los demócratas, iracundos por la escalada en el conflicto con Irán, buscarán frenar los movimientos militares de Trump. Esta semana la Cámara de Representantes, en poder de los demócratas, votará para limitar la capacidad de Trump de actuar sobre Irán. “Esta acción puso en peligro a nuestros miembros del servicio, diplomáticos y otros al arriesgarse a una grave escalada de tensiones con Irán”, dijo la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi. Con esta acción el Congreso, añadió la líder demócrata, “reafirma las responsabilidades de supervisión establecidas desde hace mucho tiempo por el Congreso al ordenar que, si no se toman más medidas en el cuerpo legislativo, las hostilidades militares de la administración con respecto a Irán cesarán dentro de 30 días”.

Pero los republicanos no han dado muestra de apoyar a los demócratas en su decisión de limitar al presidente. Por ahora, la única guerra que tendrá Estados Unidos es la que demócratas y republicanos entablarán en el Congreso para decidir si permiten que Trump continúe incendiando las relaciones con Irán.

Comparte en redes: