¿Qué promesas ha cumplido Trump en un año de presidencia?

La política internacional es el tema en el que más se ha enfocado en su primer año.

Trump ha cumplido el 15% de sus promesas, en su mayoría relacionadas con políticas internacionales

Aunque el año de mandato ha estado marcado por trinos provocativos y discursos incendiarios, el líder republicano, de hecho, ha llevado al país por donde prometió en campaña que lo haría: impulsar la construcción del muro en la frontera sur, rechazar Obamacare y hacer crecer la economía.

Sin embargo, otras promesas no han sido fáciles de consumar, una de ellas la guerra económica con China. El jefe del gobierno se ha dado cuenta que no tiene la infraestructura para ello y además ha sido mucho más amigable con el gigante asiático de lo que aseguró en campaña.

El portal web Politifact, que recopila las declaraciones de los políticos norteamericanos y corrobora la credibilidad de las mismas, ha rastreado 101 promesa de campaña que han tenido un año realmente movido, 45 de ellas aún en marcha y otras 32 estancadas. (Lea atmbién: Los deseos de Trump para 2018)

De hecho, Trump ha cumplido sus grandes promesas, las que están bajo su control, mientras que las que dependen de la aprobación del Congreso avanzan con lentitud, pese a que la mayoría de los parlamentarios federales son republicanos.

Además se ha visto también enfrentado al escepticismo y oposición de la rama judicial que detuvo, por ejemplo, su decisión sobre el DACA o sobre el ingreso de migrantes de países musulmanes. (Lea también: ​El peligroso poder de Donald Trump)

El portal encontró que Trump logró éxito total o parcial en 9 de sus promesas (15%), entre ellas, reversar la decisión de Obama sobre el control de armas, remplazar al fallecido Antonin Scalia (uno de los magistrados más conservadores del Tribunal Supremo), mantener abierto Guantánamo, cancelar el acuerdo sobre el clima de París, parar el acuerdo Trans Pacífico, crear un impuesto de repatriación del 10% y disminuir las regulaciones federales.

Sus promesas rotas tienen que ver sobre todo con asuntos económicos, estas son algunas: no haber disminuido el número de impuestos, no haber derogado el impuesto mínimo alternativo, perseguir y demandar a los acusados de mala conducta sexual y declarar a China como manipulador de divisas. (Lea también: A partir del caos: Trump transformó la inmigración)

Las promesas que aún están en marcha tienen que ver en su gran mayoría con políticas migratorias: la construcción del muro en la frontera con México pagada por los mexicanos, deportar a los migrantes indocumentados con antecedentes criminales, cancelar los fondos de las ciudades Santuario, suspender la migración de personas de lugares donde hay presencia de grupos terroristas, limitar la migración legal y terminar el derecho de ciudadanía por nacimiento.

Pero también están la independencia energética, la expansión de los sistemas de salud mental, reversar las decisiones de Obama con respecto al gobierno de Cuba, devolver la manufactura a los Estados Unidos, la inversión de 550 mil millones de dólares en infraestructura, reducir el departamento de Educación y salvar la industria del carbón norteamericana.

Y entre sus promesas estancadas, por motivos de choque con otras autoridades o porque no son viables aún, están: el organizar una conferencia internacional para derrotar a Isis, establecer una prohibición para los musulmanes que ingresan a los Estados Unidos, eliminar la deuda federal en 8 años, designar un fiscal especial para investigar a Hillary Clinton, deportar a los refugiados sirios que están ahora en los EE.UU. e imponer la pena de muerte para los asesinos de policías.