¿Qué puede decidir la OEA sobre Venezuela?

Los cancilleres de la Organización de Estados Americanos discutirán este miércoles dos proyectos de declaración sobre la crisis venezolana, que ya cumple dos meses y deja 59 muertos y decenas de heridos.

Las protestas en Venezuela dejan ya 59 muertos. La oposición insiste en continuar la presión en la calle. AFP

Que Venezuela se retiró de la Organización de Estados Americanos (OEA) es verdad. Sin embargo, el proceso de salida de la entidad continental tomará dos años para completarse.

Por eso, hoy la OEA discutirá la crisis venezolana, por petición de Perú Canadá, Estados Unidos, México y Panamá, por un lado y Antigua y Barbuda. del otro. Y aunque los dos proyectos proponen cosas diferentes sí tienen un punto en común: ninguno respalda la iniciativa de Nicolás Maduro de convocar una Asamblea Constituyente que redacte una nueva Carta Magna.

El pasado 1 de mayo, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, convocó a una Constituyente como una salida a las protestas que desde el pasado 1 de abril mantiene la oposición en demanda de elecciones generales.

El 23 de mayo, Maduro firmó el decreto con las "bases" para la convocatoria a la Constituyente y horas después el Consejo Nacional Electoral (CNE) anunció que la propuesta "cumple con las formalidades" y señaló que la consulta será a fines de julio.

También piden la adopción de un calendario electoral, el cese de la violencia y el fin de detenciones arbitrarias, la liberación de las personas detenidas por razones políticas y la aceptación de asistencia humanitaria por parte del gobierno.

La propuesta presentada por Antigua y Barbuda además sugiere el establecimiento de un "Grupo de Contacto" para facilitar y mediar un nuevo proceso de diálogo y negociación entre las partes en Venezuela".

"El Grupo estaría conformado por personas aceptables para el gobierno y la Asamblea Nacional, y provenientes del Hemisferio y de otras regiones", se lee en la propuesta de Declaración.

"Se trata de un encuentro convocado por el Consejo Permanente de la OEA para considerar la 'Situación en la República Bolivariana de Venezuela', donde los cancilleres de la región buscarán aportar para una solución ante la grave crisis humanitaria, social, política y económica que atraviesa el país suramericano", explicó la cancillería panameña.

Tras 60 días de protestas en Venezuela se han registrado 59 muertos y un millar de heridos. Panamá ha fijado anteriormente su posición oficial en la necesidad de lograr un diálogo entre el Gobierno y la oposición, pero con un calendario electoral definido.

Los cancilleres de la Organización de Estados Americanos podrían impulsar el miércoles la creación de un grupo de países para apoyar una nueva tentativa de diálogo político en Venezuela, dijo este martes un alto diplomático estadounidense.

De acuerdo con un funcionario del Departamento de Estado norteamericano, varios países de la OEA han mantenido conversaciones sobre "la posibilidad de crear un grupo especializado, un grupo de contacto, de países seleccionados para acompañar un nuevo proceso de mediación o negociación".

La idea es "buscar una forma de acompañar a la oposición y también al gobierno venezolano para que todos tengan esta oportunidad para trabajar por una solución pacífica para sirva a los intereses de todos", dijo el funcionario.

Una veintena de cancilleres confirmó presencia en la reunión de consultas del miércoles, aunque el diplomático estadounidense descartó que ello torne menos fuerte a la reunión.

"No será la última reunión de esta calidad, dado la crisis y las circunstancias especiales en Venezuela", dijo el funcionario.

Este encuentro de cancilleres representa el punto más alto de los debates sobre la cuestión venezolana dentro de la OEA y también un fortalecimiento de la presión internacional para hallar una salida a la crisis en ese país.

Sin embargo, el tema aún parece lejos de representar un consenso dentro de la OEA, y ello fragiliza la posibilidad de que lox cancilleres adopten decisiones efectivas más allá del ámbito declaratorio.

Las fisuras quedaron en evidencia a principios de abril, cuando el Consejo Permanente de la entidad adoptó una resolución denunciando la "grave" alteración institucional en Venezuela, en una sesión extraordinariamente confusa en que tres países no participaron, incluyendo el propio presidente del Consejo.

El 26 de abril, el mismo Consejo Permanente aprobó la convocatoria de los cancilleres, una decisión que fue adoptada por 19 votos a favor, 10 en contra y cuatro abstenciones, un resultado que dejó a las claras la profunda división en el organismo.

Si, como está previsto, participan 33 naciones, serían necesarios 22 votos para aprobar cualquier texto.