¿Qué puede hacer la ONU en Venezuela?

De acuerdo con Estados Unidos,  Venezuela podría seguir el camino de países como Siria si la inestabilidad sigue creciendo y no se respetan los derechos humanos.

Las manifestaciones en Venezuela ya cobran 43 vidas. AFP

La embajadora de Estados Unidos ante Naciones Unidas lo dijo fuerte y claro: "Estamos empezando a ver una grave inestabilidad en Venezuela" y por esa razón le pidió al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas discutir a puerta cerrada la crisis.

Para Venezuela y otros países como Bolivia y Uruguay, la discusión en el Consejo no es necesaria porque aseguran que no hay riesgos para la paz o la seguridad internacional.

Hablar de Venezuela en el Consejo fue un intento de "prevención" porque "ya hemos ido por este camino antes, con Siria, Corea del Norte, Sudán del Sur, con Burundi, con Birmania", dijo a periodistas la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley.

La crisis "no está mejorando, está empeorando y lo que estamos tratando de decir es que la comunidad internacional necesita decir 'respeten los derechos humanos de su pueblo' o esto irá en la dirección a la cual hemos visto a tantos dirigirse", advirtió.

Iniciativa que no le gustó para nada al gobierno de Nicolás Maduro que acusó a Washington de injerencia. 

El embajador venezolano ante la ONU, Rafael Ramírez, denunció tras la reunión del Consejo "la postura injerencista" de Washington que en su opinión "alienta a los grupos más violentos".

"Venezuela resolverá sus problemas internos (...) Lo haremos nosotros mismos", dijo a periodistas, mostrando una serie de fotos de supuestos manifestantes armados y de tanquetas de la Guardia Nacional incendiadas.

Sin embargo, Estados Unidos aclaró de nuevo que su intención al llevar la crisis en Venezuela al Consejo de Seguridad de la ONU era llamar la atención sobre la situación en el país, pero dijo que no busca ninguna acción por parte de Naciones Unidas.

"No estamos buscando una acción del Consejo de Seguridad, lo que buscábamos era que el Consejo de Seguridad viera exactamente cuál es la situación", explicó Haley, al término de una reunión a puerta cerrada sobre Venezuela.

Haley, que solicitó la celebración del encuentro, aseguró que su país no quiere ser "entrometido" ni buscar la "mano dura" con Venezuela, sino prevenir un empeoramiento de la crisis.

"No estamos a favor de la oposición, no estamos a favor del presidente (Nicolás) Maduro. Estamos con el pueblo venezolano", insistió Haley.

A su juicio, los venezolanos necesitan unas "elecciones libres y justas", la liberación "de todos los presos políticos", que se "respete la Constitución y se permita a la Asamblea Nacional continuar" y que se dé respuesta a las necesidades humanitarias.

Washington, aseguró la embajadora, defiende que la respuesta a la crisis se gestione a nivel internacional a través de la Organización de Estados Americanos (OEA), aunque pidió a este organismo que vaya más allá de las palabras y tome acciones para lograr una solución política y para animar a Maduro a "respetar a su propio pueblo".

Por su parte, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, se declaró por primera vez muy preocupado por Venezuela y dijo que está en contacto con varios mediadores para facilitar una salida a la crisis.

"En lugar de esperar a una situación seria (...), ¿por qué no adelantarnos? ¿Por qué no tratar de detener un problema antes de que empiece?", justificó.
Haley aseguró que el envío de más de 2.000 soldados al estado de Táchira anunciado hoy por Caracas muestra que las cosas "no están mejorando, van a peor".

El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, ha denunciado una "verdadera tragedia" en Venezuela. 

El embajador de Uruguay, que en este momento preside el Consejo de Seguridad, explicó que Venezuela no es un tema en la agenda del organismo y dijo que en su opinión "no debe serlo".

"El Consejo no adoptó ninguna decisión" sobre Venezuela, dijo el embajador Elbio Rosselli. El tema no está en la agenda "y a mi juicio no tiene por qué estar. Uruguay prefiere mantener esto (...) en los organismos regionales", sostuvo.

El embajador de Bolivia ante la ONU, Sacha Llorenti, que también integra temporariamente miembro del Consejo, fue más allá. "Esta es una clarísima intención intervencionista" de Estados Unidos, denunció.

"Estados Unidos no es un mediador, ha adoptado una posición y ha apoyado a la oposición. Por eso esta reunión más que ayudar a resolver el problema es un obstáculo", aseveró.

Analistas consideran que es poco o nada lo que la ONU puede hacer en Venezuela. Siria es un ejemplo: una guerra que ya cumple más de seis años y que deja miles de muertos sigue en curso por cuenta de la inacción de los organismos internacionales como a ONU, dicen.