¿Qué reveló el informe que pudo poner contra las cuerdas a Trump por trama rusa?

El secretismo sobre la investigación del informe del fiscal especial Robert Mueller, que duró dos años, terminó este jueves cuando el Departamento de Justicia publicó el documento de 400 páginas en una versión casi íntegra sobre la posible injerencia de Rusia en las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2016.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos, consideró una victoria que el fiscal general de EE.UU. asegurara queno hubo pruebas suficientes de que el mandatario obstruyera la justicia durante la investigación sobre la trama rusa.AFP

La publicación de una versión censurada del informe del fiscal especial Robert Mueller arrojó hoy dudas sobre la posibilidad de que el presidente de EE.UU., Donald Trump, obstruyera la investigación de la trama rusa, pero el Departamento de Justicia cerró el caso sin presentar cargos contra el mandatario.

Tanto Trump como el fiscal general de EE.UU., William Barr, defendieron que no hubo "obstrucción a la justicia" antes de que el Gobierno difundiera la versión censurada de las más de 400 páginas que el equipo de Mueller escribió sobre su pesquisa de casi dos años acerca de la presunta injerencia rusa en las elecciones de 2016.

"Estoy teniendo un buen día", aseguró Trump a los periodistas.

Minutos antes, Barr concluía una rueda de prensa en la que defendió la actuación de Trump y aseguró que, a su juicio, no hay "pruebas suficientes para establecer que el presidente cometió un delito de obstrucción a la justicia".

(Ver más: Fiscal Mueller no encontró pruebas de conspiración entre campaña Trump y Rusia)

Poco después, el Departamento de Justicia publicaba una versión con más de mil fragmentos censurados del informe que Mueller entregó a Barr en marzo, y en el que el fiscal especial tomó la polémica decisión de no pronunciarse sobre si Trump obstruyó a la justicia.

"Las pruebas que obtuvimos sobre las acciones e intención del presidente nos presentan problemas difíciles que nos impiden determinar de forma concluyente que no hubo conducta criminal", indica el informe de Mueller.

El fiscal especial no "exoneró" a Trump en materia de obstrucción a la justicia, pero Barr, nominado por el presidente precisamente por su interpretación de ese delito, decidió en marzo no culpar de ello al mandatario.

El informe sí concluye que Trump "intentó que se despidiera al fiscal especial, y se implicó en esfuerzos para coartar la investigación y evitar la divulgación de pruebas a la misma, incluido mediante contactos públicos y privados con testigos potenciales".

(Le puede interesar: Fiscal general enviará a Congreso en abril versión editada del informe de Mueller)

"Los esfuerzos del presidente para influir en la investigación fueron infructuosos en su mayoría, pero eso se debe sobre todo a que las personas que rodeaban al presidente se negaron a ejecutar órdenes o a acceder a sus peticiones", indica el documento.

El fragmento más comentado en Washington fue el que relata la reacción de Trump en mayo de 2017, cuando el entonces fiscal general Jeff Sessions le informó de que el Departamento de Justicia había nombrado a Mueller para continuar con la investigación sobre Rusia tras el despido del entonces director del FBI, James Comey.

"Oh, Dios mío. Esto es terrible. Este es el fin de mi Presidencia. Estoy jodido", aseguró Trump, según las notas que entonces tomó la jefa de gabinete de Sessions, Jody Hunt.

El mandatario presionó sin éxito a Sessions para que tomara las riendas de la investigación, y en junio de 2017 ordenó despedir a Mueller en una llamada con el abogado de la Casa Blanca, Don McGahn, pero el letrado se negó y amenazó con dimitir.

Trump también intentó por medio de varios intermediarios que Sessions declarara públicamente que la investigación era "injusta" e interfiriera para acabar con ella, pero un funcionario de la Casa Blanca decidió no transmitirle el mensaje.

(Puede leer: Las claves del informe de Mueller que dan victoria parcial a Trump en la trama rusa)

El informe perfila a un Trump que se negaba a aceptar la independencia del Departamento de Justicia, algo que deterioró su relación con Sessions hasta el punto de que el entonces fiscal general llevó por si acaso en el bolsillo una carta de renuncia "cada vez que visitaba la Casa Blanca" en la segunda mitad de 2017.

Mueller explica en su informe que intentó "durante más de un año" interrogar a Trump sobre su investigación, pero finalmente accedió a dejarle responder a más de 60 preguntas por escrito.

Su equipo consideró "inadecuadas" las respuestas que Trump envió el pasado noviembre y evaluó someter al presidente a una "citación judicial" para forzarle a testificar, pero finalmente decidió no hacerlo por el "coste" que provocaría ese "largo litigio".

El informe reproduce las respuestas de Trump, quien "dijo en más de 30 ocasiones que no se 'acordaba'" de la información solicitada por Mueller, incluido el caso de la reunión que su hijo, Donald Trump Jr., mantuvo en junio de 2016 en Nueva York con una abogada rusa supuestamente vinculada al Kremlin.

(Ver más: "No hubo cooperación entre la campaña de Trump y rusos en 2016", Fiscal general de EE.UU.)

Mueller sí determinó en su informe, como ya reveló Barr en marzo, que no había "pruebas suficientes para apoyar cargos criminales" relacionados con los "numerosos contactos entre individuos vinculados al Gobierno ruso" y la campaña de Trump.

Los abogados de Trump y su campaña de reelección alegaron que el informe supone una "victoria total" para Trump, pero la oposición demócrata se negó a dar el capítulo por cerrado y pidió a Mueller que testifique ante el Comité Judicial de la Cámara Baja antes del próximo 23 de mayo.

La publicación del informe, no obstante, seguramente no aclarará todas las dudas, debido a que fragmentos del informe están tachados para proteger fuentes de inteligencia, o aquella relacionada con investigaciones en curso.

Antes de su publicación, la líder de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, criticaron a Barr y lo acusaron de haber actuado de una forma descaradamente partidista.

Por eso, el Congreso exigió a Barr que entregara una versión no editada para asegurarse de que sus enmiendas no tengan como fin proteger a Trump.