¿Qué tiene que ver la 'lotería de visados' con el atentado en Nueva York?

El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos confirmó que el sospechoso del atentado de este martes en Nueva York, el uzbeko Sayfullo Saipov, entró al país gracias a la llamada lotería de visados, como habían asegurado varios medios y el presidente estadounidense, Donald Trump.

El autor del atentado que dejó ocho muertos y 12 heridos en Nueva York, un uzbeko de 29 años, planificó su crimen durante semanas y cometió el atentado en nombre del grupo yihadista Estado Islámico (EI), según la policía.AFP

"El Departamento de Seguridad Nacional puede confirmar que el individuo identificado en el ataque terrorista de Nueva York fue admitido en Estados Unidos en 2010 al presentar un pasaporte con un visado válido de inmigrante por diversidad", dijo este miércoles la agencia Efe el portavoz del Departamento de Seguridad Nacional, Tyler Houlton.

De acuerdo con las autoridades, el autor del atentado de Nueva York, que dejó  ocho muertos al embestir a ciclistas y peatones con una camioneta, está vinculado al Estado Islámico y se radicalizó viviendo en Estados Unidos.  Saipov, que llegó a Estados Unidos en 2010 y residía legalmente en Paterson, nunca había sido investigado antes por el FBI -la policía federal- ni por la inteligencia policial de Nueva York, pero al parecer sí se relacionaba con gente investigada por las autoridades. (Le puede interesar: Atacante de Nueva York estaba vinculado al Estado Islámico y se radicalizó en EE.UU.)


En una serie de tuits esta mañana, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se hizo eco de una información de varios medios, entre ellos la cadena televisiva ABC, que aseguraba que Saipov había llegado a Estados Unidos gracias a la llamada "lotería de visados para la diversidad", que beneficia a los ciudadanos de naciones que tienen pocos inmigrantes en este país. (Lea: Trump ordena endurecer vetos a extranjeros tras ataque de Nueva York)

Poco después, Trump anunció que pediría al Congreso "que comience inmediatamente el trabajo" para acabar con ese programa, que él ya había criticado antes del atentado.

"Estoy comenzando el proceso de terminar el 'Programa de la Lotería de Visas de Diversidad'", dijo Trump a periodistas, y agregó que "ciertamente consideraría" enviar a la prisión de Guantánamo, ubicada en la isla de Cuba, al autor del atentado del martes, a quien calificó de "animal".

"Tenemos que hacer lo correcto para proteger a nuestros ciudadanos", enfatizó el mandatario, instando a ser "más duros", "más inteligentes" y "mucho menos políticamente correctos" con relación al tema migratorio.

"Nos desharemos de este programa de lotería lo antes posible", añadió, al comienzo de una reunión de gabinete. 

 

"No queremos loterías, y no queremos migración en cadena", subrayó Trump, que abogó en cambio por basar el sistema migratorio "en el mérito", y aceptar solo "a gente que va a mantener seguro al país".

 


La "lotería de visados para la diversidad" asigna aleatoriamente hasta 50.000 visados al año para los ciudadanos de países que tradicionalmente tienen bajas tasas de inmigración a Estados Unidos.

El programa fue creado por el Congreso estadounidense en 1990 en parte para fomentar la entrada de inmigrantes irlandeses, aunque en los últimos años ha beneficiado sobre todo a ciudadanos de África.

Varios países americanos -en concreto México, Colombia, Perú, Brasil, El Salvador, la República Dominicana, Jamaica, Haití y Canadá- están excluidos de la lotería, porque durante los últimos cinco años más de 50.000 nacionales de esas naciones han emigrado a EEUU, según el Departamento de Estado.

El fin del "Programa de la Lotería de Visas de Diversidad" sería otro golpe para quienes aspiran a inmigrar a Estados Unidos.

Trump ya recortó el flujo anual de refugiados al país en más de 50%, restringió la emisión de visas en todo el mundo e intentó prohibir el ingreso a viajeros de 11 países, la mayoría de ellos con poblaciones de mayoría musulmana. Uzbekistán no está entre los 11. 

El programa migratorio que Trump quiere terminar apunta a diversificar los orígenes de los residentes permanentes en Estados Unidos. En 2015, la lotería de "green cards" recibió más de 14 millones de solicitudes y concedió 49.377 permisos de residencia, entre ellos a 2.524 uzbekos.