¿Quién es Bill de Blasio, el alcalde triunfador que no le gusta a Trump?

Bill de Blasio fue reelecto anoche como alcalde de Nueva York, en una noche tortuosa para el partido republicano.

Bill de Blasio fue reelecto como alcalde de Nueva York, arrasando a sus competidores con el 64,7% de los votos.AFP

Cuando Bill de Blasio se lanzó como candidato a Defensor del Pueblo en la ciudad de Nueva York, en noviembre de 2008, un editorial del diario The New York Times lo apoyó al definirlo como un hombre que piensa primero en lo público, que apoya menos a los ricos y que se concentra en fortalecer a quienes más lo necesitan. "Él ha demostrado que puede trabajar bien con el alcalde Bloomberg (quien ejercía en ese momento como jefe de gobierno local) cuando tiene sentido hacerlo, y oponerse a él con vehemencia y elocuentemente cuando está justificado”.

(Le puede interesar: Un año después de ser elegido, Trump no logra levantar su popularidad)

Una vez salió elegido en su cargo, Blasio no tardó nada en cuestionar a Bloomberg. En su discurso de inauguración como Defensor del Pueblo, criticó a la alcaldía por la falta de hogares para indigentes y por deficiencias en el sistema educativo.

Así es él. Un democráta que algunos analistas han identificado como sensible con las ideas de izquierda. Y es ese tipo de democráta el que se queda con la primera victoria importante para su partido, al ser reelecto como alcalde de Nueva York, desde que Donlad Trump se llevó la presidencia hace un año contra Hillary Clinton. La AFP catalogó el triunfo de Blasio como "un terrible regalo de aniversario" para el mandatario estadounidense. 

Mide 1,97 m de estatura, oriundo de Brooklyn, barrio asociado con romanticismo artístico de Nueva York. Después de su trabajo como Defensor del Pueblo, se lanzó a su primera elección como alcalde en 2013, convirtiéndose en el  primer demócrata en ganar en Nueva York después de 20 años. Este martes, se transformó en el primer demócrata en ser reelecto desde que lo hizo Ed Koch en los años 1980.

Aunque fue criticado por ser demasiado aburrido o, de hecho, por ser  "muy de izquierda" para dirigir a la que se considera la capital del mundo, con 8,5 millones de habitantes y un presupuesto de 85.000 millones de dólares, la reelección de de Blasio en el bastión demócrata de Nueva York era ampliamente esperada, ante la falta de pesos pesados que le amenazaran.

Y es que el partido democráta no solo se quedó anoche con la alcaldía de Nueva York, la capital financiera del mundo. En Virginia, un Estado disputado pues se considera que ahí se mide el vaivén de la política nacional, ganó la gobernación el candidato democráta Ralph Northam, superando al republicano Ed Gillespie. 

Blasio, quien ya suena en Twitter como residenciable para pelear en tres años contra Trump, pues de hecho, ganó esta campaña oponiéndose al presidente de la república, y siendo claro en dicha oposición, celebró la victoria de su partido: "¡Gritemos victoria para que nos escuchen en Nueva Jersey! ¡Gritemos victoria para que nos escuchen en Virginia".

En un país polarizado, tal parece que un hombre más cercano a Bernie Sanders que a Hillary Clinton, es el llamado a darle la pelea al radicalismo republicano, que hoy ocupa la presidencia.