El Espectador le explica

¿Quién es el príncipe saudí señalado de aprobar el asesinato de Jamal Khashoggi?

Noticias destacadas de El Mundo

Medios estadounidenses confirmaron que el gobierno de Joe Biden publicará un informe de inteligencia que señala al heredero saudí Mohammed bin Salman de aprobar, y probablemente de ordenar, el asesinato del periodista Jamal Khashoggi.

El Washington Post informó este jueves que el gobierno de Joe Biden publicará un informe que señala al príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman de aprobar, y probablemente de ordenar, el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, de 59 años. Varios medios estadounidenses indicaron que se espera que el informe sea publicado este jueves, y que se basa en pesquisas de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

Le puede interesar: Arabia Saudita oficializa ingreso de mujeres a sus Fuerzas Armadas

¿Qué pasó con Khashoggi?

El periodista trabajaba en el Washington Post y era un importante crítico del gobierno. La última vez que fue visto con vida fue el 2 de octubre de 2018 cuando entró en el consulado de Arabia Saudita en Estambul. “Su espantoso asesinato y desmembramiento, del cual los funcionarios turcos obtuvieron una grabación de audio, agitaron las relaciones entre Estados Unidos y Arabia Saudita y han estado bajo investigación desde entonces”, se lee en la publicación del diario estadounidense.

Un hombre vestido con la ropa del periodista salió del consulado ese día, y caminó por Estambul, aparentemente para engañar a las autoridades. Sin embargo, su prometida estuvo esperándolo fuera del lugar.

De acuerdo con Efe, según fuentes estadounidenses, Khashoggi fue asesinado por agentes de Arabia Saudí. Su cuerpo fue descuartizado y nunca se han hallado los restos. Dos semanas después de su desaparición, Arabia Saudita dijo que el periodista había sido asesinado por agentes del Reino Unido que buscaban extraditarlo.

Le puede interesar: Bahréin, protestas y mujeres: 10 años de los levantamientos populares

Una de las versiones de Arabia Saudí es que esos agentes, vinculados estrechamente con el príncipe Bin Salman, actuaron por su cuenta y que el gobernante no estuvo involucrado.

¿Y el príncipe bin Salman?

No es la primera vez que lo señalan. De hecho, en 2018 la CIA concluyó que Mohammed bin Salman ordenó el asesinato del periodista. ¿Qué decía el informe? De acuerdo con el Post, la CIA concluyó que un equipo de 15 agentes saudíes voló a Estambul en un avión del gobierno y mató a Khashoggi dentro del consulado. El periodista fue al lugar para recoger los documentos que necesitaba para su matrimonio con una mujer turca. “La posición aceptada es que no hay forma de que esto suceda sin que él esté al tanto o involucrado”, dijo un funcionario estadounidense al mismo diario en 2018.

Le puede interesar: Biden da un importante paso para poner fin a la guerra en Yemen

El príncipe heredero, de 35 años, era poco conocido fuera de Arabia Saudita antes de que su padre se convirtiera en rey en abril de 2015. Su poder aumentó no sólo con su nombramiento como príncipe heredero adjunto, también es segundo viceprimer ministro y presidente del Consejo de Asuntos Económicos y de Desarrollo.

Recientemente fue halagado por algunos líderes de occidente por levantar la prohibición para que las mujeres conduzcan, y por apostarle a un “islam moderado” y modernizar el reino. Pero sus detractores lo critican por emprender una guerra con Yemen, junto con otros estados árabes, que provocó una crisis humanitaria (los enfrentamientos han dejado más de 110.000 muertos de acuerdo con la BBC). Esto sin contar que muchos pidieron su reemplazo después del asesinato de Khashoggi.

Mohammed bin Salman ha negado en varias ocasiones haber ordenado el asesinato del periodista, pero dijo que asumió “toda la responsabilidad ... especialmente porque fue cometido por personas que trabajaban para el gobierno saudí”, según la BBC.

¿Hay culpables?

En Arabia Saudí, ocho individuos fueron condenados por la muerte de Khashoggi y cinco de ellos fueron sentenciados a la pena capital. Más tarde esas sentencias fueron conmutadas por la pena de 20 años de prisión. Sin embargo, Agnès Callamard, una experta en derechos humanos de Naciones Unidas y que investigó los hechos dijo que los veredictos “no tenían ninguna legitimidad legal o moral (...) Llegaron al final de un proceso que no fue ni justo, ni justo ni transparente”. Esto a raíz de que el juicio se cerró al público y nunca se revelaron los nombres de los acusados.

Comparte en redes: