¿Quién es el responsable del “Sofagate”? Acusaciones cruzadas

Noticias destacadas de El Mundo

Turquía consideró el jueves “injustas” las acusaciones en su contra por un fallo en el protocolo durante una visita a Ankara de la presidenta de la Comisión Europea, quien se quedó sin asiento y terminó en un sofá, argumentando que Bruselas sugirió la posición de los sillones.

¿Quién es el responsable de que la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, terminara sentada en un sofá, lejos del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, en Ankara, y del presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, durante una reunión en Ankara?

Todos se culpan y nadie asume la responsabilidad por el desaire a la diplomática europea. En las imágenes de video se puede ver al mandatario turco recibir a Von der Leyen, jefa del ejecutivo de la UE, y a Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, instancia que representa a los gobiernos de los países miembros.

Le puede interesar: “Sofagate”, el polémico desaire que dejó sin asiento a la presidenta de la Comisión Europea en Turquía

Sin embargo, Erdogan y Michel seguidamente ocuparon sus sillones frente a las respectivas banderas, mientras Von der Leyen quedó de pie sin tener un sillón reservado o donde sentarse.

Las imágenes provocaron una inmediata polémica en Bruselas, aunque la Comisión Europea señaló que Von der Leyen prefirió “dar prioridad a la substancia” de la visita por sobre el tropiezo del protocolo.

El vocero de la Comisión, Eric Mamer, dijo este miércoles que Von der Leyen “debió haber sido sentada exactamente en la misma forma que el presidente del Consejo Europeo y el presidente turco”.

El confuso episodio ya pasó a ser llamado “Sofagate” y provocó airadas reacciones en Bruselas, donde fue interpretado como un desaire a una alta funcionaria de la UE y además la única mujer de la reunión.

Pero más allá de la controversia sobre el rango de protocolo de cada uno, el episodio abrió la puerta a cuestionamientos sobre el sexismo en la UE. La eurodiputada holandesa Sophie in’t Veld apuntó sus críticas a Michel y se preguntó por qué el presidente del Consejo Europeo permaneció “en silencio” aún al percibir que su colega se quedó sin asiento.

La versión de Michel

En un mensaje publicado en su cuenta en Facebook, Michel rompió el silencio que ha mantenido desde la controvertida reunión que él y Von der Leyen celebraron el martes con el presidente turco.

Unas imágenes que, reconoció Michel, provocaron “reacciones e interpretaciones a veces duras” con las autoridades turcas, pero también con él mismo por no haberse mostrado reactivo. Un incidente que, según Michel, le “entristece” por dos motivos.

En primer lugar, por haber dado la “impresión de ser indiferente a la torpeza del protocolo” turco hacia Von der Leyen, cuando tiene el “honor” de formar parte de un proyecto europeo en el que actualmente dos de las cuatro instituciones principales, la Comisión y el Banco Central (Christine Lagarde) están dirigidas por mujeres.

Además, dice estar “orgulloso” de que una mujer, Sophie Vilmès, la primera en Bélgica, le sucediera como primera ministra.

Y, en segundo lugar, le entristece que esta situación haya “ensombrecido el importante y beneficioso trabajo geopolítico” que asegura que Von der Leyen y él realizaron juntos en Ankara, y del que espera que Europa obtenga “beneficios”.

Michel subrayó que esa visita marcó “un momento importante en el complejo proceso de mejora de las relaciones de la Unión Europea con Turquía” y era “el resultado de una cuidadosa preparación y de muchos meses de trabajo diplomático” para el país “volviera a adoptar un enfoque más constructivo” con la UE.

“Y a pesar de una clara voluntad de hacer lo correcto, la interpretación estricta de las normas de protocolo por parte de los servicios turcos produjo una situación penosa: el trato diferenciado, incluso disminuido” a Von der Leyen, dijo Michel.

Le puede interesar: La amenaza de Turquía que pone a temblar a Europa

El político belga lamentó que “las pocas imágenes que han circulado han dado la impresión de que habría sido insensible a esta situación. Nada más lejos de la realidad ni de mis sentimientos más profundos y de los principios de respeto que considero esenciales”.

En aquel momento, aseguró Michel, aunque tanto él como Von der Leyen eran “conscientes del carácter lamentable de la situación”, optaron por “no agravarla con un incidente público”, y se centraron en “el fondo de la discusión política” con sus anfitriones.

Lo esencial era, dijo, en particular, la defensa que hicieron ante Erdogan sobre “el Convenio de Estambul, los derechos de las mujeres y los niños y, más ampliamente, la defensa de nuestros valores fundamentales del Estado de Derecho, la libertad de expresión y de prensa”.

La versión de Turquía

Turquía, un país miembro de la OTAN, es un aliado fundamental para la UE, que está dispuesta a iniciar conversaciones de alto nivel y discutir facilidades migratorias, a cambio de que Ankara modere su conducta en el Mediterráneo y cese las “provocaciones”

Turquía se defendió este jueves de las acusaciones en su contra por un fallo en el protocolo durante una visita a Ankara de la presidenta de la Comisión Europea, quien se quedó sin asiento y terminó en un sofá, una imagen que ha provocado una viva polémica.

Le puede interesar: EE. UU. y Turquía, los otros dos países con Estatuto para Migrantes

El gobierno de Turquía responsabilizó a la Unión Europea (UE) del desaire a Ursula von der Leyen, en lo que se ha bautizado como el “sofagate”.

“Las solicitudes de la UE fueron respetadas. Esto quiere decir que la disposición de los asientos se hizo siguiendo sus peticiones”, dijo el ministro turco de Relaciones Exteriores, Mevlut Cavusoglu, en una rueda de prensa.

“Las acusaciones contra Turquía son injustas. Turquía es un Estado muy arraigado y no es la primera vez que recibimos a dignatarios extranjeros”, agregó.

También afirmó que Turquía se sentía obligada a hacer esta aclaración ante las “acusaciones en su contra”.

Reacciones en la Unión Europea

El eurodiputado Manfred Weber, líder del mayoritario bloque conservador en el Parlamento Europeo, pidió este jueves una reunión del legislativo con los dos líderes, por considerar que la visita “se tradujo en un símbolo de desunión”.

Le puede interesar: A Turquía se le acabó la paciencia con Europa

Esa visita “debió ser un mensaje de firmeza y de unión de los europeos con relación Turquía”, comentó Weber, quien añadió que “esperamos más de la política externa europea”.

De igual forma, la eurodiputada española Iratxe García, jefa del bloque parlamentario de los Socialistas y Demócratas, pidió este jueves que se convoque a Michel y Von der Leyen a una sesión del Parlamento para “aclarar lo sucedido y [discutir] cómo respetar las instituciones europeas”.

“Las relaciones entre La UE y Turquía son cruciales. Pero la unidad de la UE y el respeto a los derechos humanos, incluyendo los derechos de las mujeres, también son cruciales”, señaló García.

Para el ministro francés de Asuntos Europeos, Clément Beaune, las imágenes de lo ocurrido en Ankara “duelen”.

}

Comparte en redes: