¿Quién es Kolinda Grabar, la presidenta de Croacia?

Algunos medios la llamaron "la novia del mundial" por su carisma, otros la elogiaron por su decisión de asistir al Mundial con fondos propios. Pero hay algunos que le recuerdan sus políticas anti inmigratorias y sus nexos con personajes involucrados en casos de corrupción.

Kolinda Grabar fue elegida como presidenta de Croacia, en segunda vuelta, en enero de 2015, representando al partido ultraderechista Unión Democrática Croata.AFP

En medio de la lluvia, con una sonrisa y un abrazo cargado de cariño, la presidenta de Croacia, Kolinda Grabar-Kitarovic animó a cada uno de los 22 jugadores que recibieron su medalla de subcampeones del Mundial de Rusia 2018, tras su derrota ante Francia en el estadio Luzhnikí, en Moscú.

La mujer rubia, alegre y cercana fue una de las grandes protagonistas del mundial por la forma en cómo decidió participar del evento futbolístico más importante.

Le puede interesar: Croacia sigue alterando el fútbol mundial.

Grabar-Kitarovic llegó a Rusia en un avión comercial en clase turista, pagado de su bolsillo. Su estadía durante el mundial y las entradas a los partidos corrieron por su cuenta, además se descontó de su salario los días que no estuvo al mando del país por apoyar a su selección. Siempre se le vio con la camiseta de cuadros rojos y blancos, junto a los jugadores en los camerinos, o sentada disfrutando del juego en las gradas con sus compatriotas. En la final se le vio intercambiando abrazos con el presidente de Francia Emmanuel Macron en el palco de honor tras finalizado el partido con Francia.

Pero aunque fue toda sonrisas y su nombre encabezó titulares que la calficaban como un "ejemplo" de lo que debe ser una mandataria, Kolinda Grabar, la primera presidenta de Croacia, ha estado envuelta de polémicas que se vieron nubladas por su mediática presencia en el Mundial.

En 2015, la mandataria de 50 años, militante del partido Unión Democrática Croata, se posesionó en su cargo e inauguró su política con tendencias anti inmigratorias. Ese mismo año apoyó la idea de construir unas vallas en las fronteras del país para evitar la entrada de los refugiados ilegales de Siria y Libia. "Creo que en el futuro será necesaria alguna valla u obstáculo físico", manifestó ella según lo informó la agencia de noticias EFE.

También le puede interesar: La presidenta de Croacia, una carismática hincha que no se cambia por nadie.

Además, frente a las políticas acordadas por la Unión Europea para ayudar en la crisis de inmigrantes, Grabar se opuso a la decisión del reparto de cuotas entre todas las naciones de los refugiados a sus territorios.

Su posición frente a los inmigrantes fue aún más criticada cuando en 2016 apareció una foto suya con un grupo de hombres junto a la bandera de los ustachas, una organización ultraderechista, cercana al nazismo, que defendió la supremacía étnica croata y fue partícipe de crímenes contra serbios, judíos, gitanos y otras poblaciones.

Sin embargo, excusándose que la bandera se izó en el parlamento de Zagreb durante la lucha de la independencia del país, en 2017 volvió a tomar una decisión contra los refugiados. La Ley de Extranjería prohíbe la atención en vivienda, salud y alimento a las personas que residen ilegalmente en el país. 

ONG croatas, como Are you serious, e internacionales, como Amnistía Internacional, han denunciado las disposiciones de las autoridades croatas al negar asilo a los refugiados. "La Agencia de Seguridad e Inteligencia (SOA) toma decisiones que suponen un obstáculo para la obtención de protección internacional, ciudadanía y la residencia temporal o permanente de refugiados y extranjeros", escribió el medio Liberties.

Por otro lado, en 2010, cuando se desempeñaba como embajadora de Croacia ante Estados Unidos, se conoció que su esposo Jakov Kitarovic usó el vehículo oficial para asuntos privados. El hecho se esclareció y fue la misma Grabar quien pagó por los gastos generados por esta arbitrariedad.

También se le ha cuestionado su relación con Zdravko Mamic, considerado el patrón del fútbol croata, quien fue condenado a seis años de prisión por corrupción y malversación de fondos, pero no está pagando su pena porque se encuentra en su residencia en Bosnia, país del que posee pasaporte.

De acuerdo con la prensa local, Grabar no se ha manifestado sobre la relación con Mamic y se especula que ella recibió dineros por parte de él en su campaña presidencial.

Así pues, mientras unos le destacan su carisma y su decisión de no convertir su estadía en un viaje de Estado, otros aprovechan su fama para cuestionarle su posición ultranacionalista que le ha cerrado las puertas a los refugiados. 

800541

2018-07-16T17:13:20-05:00

article

2018-07-16T17:23:48-05:00

nataliatamayogaviria_1236

none

redacción internacional

El Mundo

¿Quién es Kolinda Grabar, la presidenta de Croacia?

53

4975

5028