¿Quién es la agente rusa que se declaró culpable de espiar en EE. UU.?

María Butina, de 29 años, fue detenida en julio y acusada de actuar como "agente no declarado de un gobierno extranjero" y de "conspirar" para infiltrarse en organizaciones políticas estadounidenses "para promover los intereses de la Federación Rusa". Se declaró culpable.

María Butina, de 29 años, fue detenida la semana pasada en Estados Unidos. AFP

La novela del papel de Rusia en Estados Unidos vivió un nuevo capítulo este jueves. Marías Butina, la ciudadana rusa que construyó una poderosa red de contactos republicanos a través del lobby de las armas en Estados Unidos y que llegó al círculo cercano de Donald Trump, admitió este jueves haber actuado como una agente extranjera de forma ilegal. 

Maria Butina, la primera rusa condenada por los casos derivados de la interferencia de Moscú en las elecciones presidenciales de 2016, enfrenta hasta seis meses de prisión y una probable expulsión.

Los fiscales dijeron que lanzó un plan en marzo de 2015 para desarrollar lazos con el Partido Republicano con el objetivo de influir en la política exterior de Estados Unidos.

Ver más: Guía para entender la trama rusa 

Butina, de 29 años, fue detenida en julio y acusada de actuar como "agente no declarado de un gobierno extranjero" y de "conspirar" para infiltrarse en organizaciones políticas estadounidenses "para promover los intereses de la Federación Rusa", de acuerdo con la denuncia presentada por el Departamento de Justicia.

El anuncio de su arresto e inculpación se conoció justo pocas horas después de la cumbre entre los presidentes Donald Trump y Vladimir Putin, a mediados de 2018.

En la audiencia de este jueves dijeron que Butina trabajó junto a su novio estadounidense, operador republicano y miembro de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), Paul Erickson, para llevar a cabo un complot , guiado y financiado en parte por Alexander Torshin, un aliado del presidente Vladimir Putin y vicegobernador del banco central ruso, cuyo retiro fue informado la semana pasada por los medios estadounidenses.

Ver más: Trump, el traidor traicionero

El abogado de la joven rusa, Robert Driscoll, descartó las alegaciones y afirmó que Butina había "cooperado con diversas entidades gubernamentales desde hace meses", incluyendo una revisión de su domicilio realizada por el FBI en abril.

La joven pelirroja se había tornado conocida en el ámbito ultraconservador estadounidense como la cara visible de una organización no gubernamental en favor de las armas de fuego, "Derecho a las armas".

Originaria de Siberia, Butina publica frecuentemente fotos en las redes sociales en que aparece manipulando armas para denunciar la estricta regulación de acceso a las armas de fuego en su país.

Pero las autoridades estadounidenses se concentraron en los múltiples contactos que mantuvo a partir de 2015 con el poderoso lobby local de armas, la Asociación Nacional del Rifle (NRA), una entidad estrechamente ligada al Partido Republicano.

Ver más: Trump le hace frente a las críticas y acepta la interferencia rusa en las elecciones 2016

En las redes sociales, Butina también publicaba fotos acompañada de importantes dirigentes republicanos, incluyendo al expresidente de la NRA, David Keene, y el excandidato presidencial y gobernador de Wisconsin, Scott Walker.

Profundidad y sofisticación

En esas fotos, Butina también aparece muy seguidamente acompañada por un funcionario ruso que según la prensa estadounidense es Alexandre Torshin.

Se trata de un alto funcionario del Banco Central ruso, objeto de sanciones estadounidenses. De acuerdo con la prensa, es un hombre próximo del presidente Putin, que en Estados Unidos es miembro permanente del NRA.

Ver más: Las cinco frases más llamativas del encuentro Trump-Putin

Los documentos de la denuncia afirman que Butina poseía un pase VIP para eventos del NRA.

Aunque ya actuaba en Estados Unidos desde 2013, Butina ingresó a Estados Unidos en 2016 con una visa de estudiante para seguir un curso en la American University (UA), en Washington, y desde su llegada fue puesta bajo vigilancia por el FBI.

Según la denuncia, Butina y Torshin trataron de desarrollar relaciones con dirigentes políticos estadounidenses para crear "canales oficiales" de comunicación que puedan "ser utilizados por la Federación Rusa para penetrar el aparato nacional de decisiones políticas".

Ver más: Guía para entender la trama rusa en EE. UU. 

Para ello, trataban de participar de conferencia de la NRA para establecer contactos con dirigentes republicanos y organizar cenas de "amistad y diálogo" para impulsar una "diplomacia informal" entre los dos países.

En mayo de 2016, en plena campaña para las elecciones presidenciales de ese año, Torshin se habría encontrado con Donald Trump Jr, hijo del ahora presidente, durante un evento organizado por el NRA.

En testimonios citados por la prensa estadounidense, estas actividades mostrarían la "profundidad y sofisticación" de las operaciones rusas de influencia política en Estados Unidos.

800920

2018-12-13T14:47:10-05:00

article

2018-12-13T14:47:10-05:00

alagos_86

none

-Redacción Internacional con información de AFP

El Mundo

¿Quién es la agente rusa que se declaró culpable de espiar en EE. UU.?

74

5874

5948