Racismo y sangre de cerdo: la nueva polémica de Trump

La historia rebatida por varios historiadores sobre un general estadounidense en Filipinas vuelve a exponer a críticas por xenofobia al presidente de EE.UU.

AFP

Después de perder a varios de sus asesores por sus polémicas declaraciones raíz de los choques entre miembros de la extrema derecha y grupos que se manifestaban en su contra en Charlottesville, era posible creer que el presidente estadounidense, Donald Trump, usaría con más prudencia su cuenta de Twitter, al menos por esta semana.

La oportunidad de volver a escandalizar al mundo a través de Twitter vino poco después de los ataques terroristas que sufrió Barcelona. Una hora después de trinar un prudente mensaje en el que condenaba los hechos, el presidente Trump escribió: “Estudien lo que le hacía el General  Pershing de los Estados Unidos cuando capturaba terroristas. No hubo más terrorismo radical islámico durante 35 años”.

Entre 1909 y 1913, el General John Jospeh Pershing dirigió a las tropas estadounidenses que le habían arrebatado a los españoles el control de Filipinas. Allí se desempeñó como gobernador de la Provincia Moro, en la que aún hoy predomina la población musulmana.

Según las declaraciones de Trump en un evento de campaña en febrero de 2016, el militar estadounidense capturó 50 “terroristas” a quienes ejecutó con balas untadas de sangre de cerdo y dejando un único sobreviviente para que difundiera la historia de los fusilamientos.

La historia de Trump no solo es problemática porque justifica las ejecuciones masivas sino porque, como muchas de sus afirmaciones a través de internet, no tiene ningún tipo de asidero.

Según lo establece el Corán, los musulmanes tiene prohibido el consumo de carne de cerdo pero no es cierto que morir con balas sucias con la sangre de ese animal represente una ofensa más grande que la que podría experimentar un ateo el miembro de cualquier otra religión si ese fuera su método de ejecución.

Según le portal Politicfact, que se encarga de revisar si las declaraciones de ese tipo de declaraciones son ciertas, ocho académicos refutaron la historia de Trump. Entonces, ¿de dónde sacó el presidente la idea de que las balas con sangre de cerdo como armas contra los musulmanes? La respuesta podría estar en el cine.

En la película The Real Glory, Gary Cooper interpreta a un doctor en Filipinas que cubre a un prisionero con piel de cerdo para “darle una lección a todos los futuros atacantes”.

Incluso si la historia fuera cierta, su uso para ejemplificar lo que se debería hacer para reducir el terrorismo sigue siendo problemático.

A la luz de las críticas que le llovieron por no lograr rechazar los ataques xenófobos que ocurrieron en Charlottesville, tanto por parte de sus opositores como de miembros del partido republicano, el comentario de Trump sobre los supuestos métodos del general Pershing  lo vuelve a poner en el jo del huracán por sus comentarios racistas.

Frente a esto, y en una respuesta velada a al trino de Trump, el presidente francés, Emanuelle Macron, añadió el hastag #Charlottesville al trino en el que “Estamos del lado de quienes pelean contra el racismo y la xenofobia. Es nuestra batalla común en le pasado y el presente”.

Temas relacionados