Ramos Allup, ¿le dio el golpe final a la oposición venezolana?

Lo acusan de haber negociado con el régimen de Nicolás Maduro y asestar el golpe final a la Mesa de Unidad Democrática (MUD).

Henry Ramos Allup, uno de los dirigentes opositores hoy en el ojo del huracán. AFP

Quince días antes de las elecciones regionales en Venezuela (15 de octubre), los miembros de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) acordaron en una reunión privada, que no se rendirían ante la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), a la que no reconocen.

Lo hicieron porque Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, advirtió que todos los candiadatos que resultaran elegidos en las urnas en la jornada de votación, deberían someterse a ella. La  ANC siempre estuvo rodeada de ilegalidad: Maduro la convocó ilegalmente (debió hacerlo mediante referendo)( en medio de una grave crisis para ganar tiempo y, además, bloqueó a la oposición para participar.

Es decir, que este órgano está compuesto por más de 500 asambleístas es totalmente oficialista, no hay un solo miembro de un partido de oposición en ella. Fue instalada el 4 de agosto y fue rechazada por la Asamblea Nacional (Parlamento), de mayoría opositora, así como por la MUD. Varios gobiernos de la región, así como la Unión Europea y la Organización de Estados Americanos tampoco la reconocieron.

(Le puede interesar: Las dictaduras no pierden elecciones)

Sin embargo, tras las elecciones de gobiernadores, en las que el chavismo ganó 18 gobernaciones y la oposición 5, revivió el debate. Maduro amenazó a los cinco opositores que ganaron elecciones de quitarles el cargo si no juraban ante la ANC. Y ahí fue Troya. La MUD, dividida desde hace mucho tiempo, entró en crisis. 

Cuatro gobernadores, la mayoría del partido Acción Democrática, aceptaron jurar ante la Constituyente. Antonio Barreto (Anzoátegui), Alfredo Díaz (Nueva Esparta), Laidy Gómez (Táchira) y Ramón Guevara (Mérida) lo hicieron. El único que se negó fue Juan Pablo Guanipa, elegido como gobernador de Zulia, fronterizo con Colombia. 

Henry Ramos Allup, ¿negoció con Maduro?

La opinión pública en Venezuela responsabilizó al secretario general de Acción Democrática (AD), Herny Ramos Allup por lo sucedido, y lo acusa de haber negociado con el régimen de Nicolás Maduro. Esto, luego de que los actuales gobernadores de su partido prometieran en campaña electoral que no se subordinarían ante la Constituyente chavista.

Ramos Allup aseguró en rueda de prensa que consideraba “injusto” que entre los mismos integrantes de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) se estuvieran “disparando”.

En unas declaraciones bastante escuetas, Ramos Allup dijo que la decisión de los gobernadores de AD se dio luego de una consulta en los estados. Afirmó que presuntamente les recomendó no juramentarse ante la ANC, pero que aún así entiende la posición de cada uno de ellos:

Capriles condicionó su permanencia en la MUD  al retiro de Henry Ramos Allup, veterano líder de Acción Democrática (AD), al que pertenecen los cuatro gobernadores. 

"Hablo a título personal, mientras esté en la unidad el señor Ramos Allup yo no voy a seguir en esa mesa, no voy a ser parte ya, llegó la hora", dijo y aclaró que no se trata de la MUD "como concepto" sino de "un sector de la oposición" a los que "les tiran un hueso y lo agarran".

(Le puede interesar: ¿El fin de la oposición en Venezuela?)

"La unidad hay que refundarla, hay que reorganizarla, yo no estoy dispuesto a continuar, porque tengo que hablar a título personal, no comprometo mi partido, le tocará a nuestro partido hacer el debate", dijo al referirse a su partido Primero Justicia (PJ).

Para el dirigente "llegó el momento de sacar el tumor y de construir algo nuevo" pues a su juicio, que se hayan juramentado cuatro de los gobernadores opositores electos ante la ANC es un hecho "inmoral", pues antes de estos comicios, celebrados el día 15 pasado, la MUD prometió que no se rendiría ante este foro.

"Lo de ayer nos separa, sin duda alguna. Hay algo que hay que retirar, si no se retira, algunos nos retiramos", sentenció.

Mientras Capriles hablaba, tres de los cuatro gobernadores electos de la oposición sostuvieron una reunión con el jefe de Estado, Nicolás Maduro, quien aseguró que les tendió la mano y que trabajará a su lado.

¿Quién es Ramos Allup?

Acción Democrática (AD), el partido en el que milita Henry Ramos Allup desde su adolescencia, se alternó el poder en Venezuela con Copei entre 1959 y 1998. Hay historiadores que señalan que ese es un legado de Rómulo Betancourt. 

Un artículo de la página Contrapunto, recuerda algo de su pasado. "Articulistas como Oscar José Rodríguez Pérez —profesor de la Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez— sostienen que Henry Ramos Allup es el tercer heredero de Betancourt (los otros dos Carlos Andrés Pérez y Luis Piñerúa Ordaz): que aprendió todas sus dotes o mañas, incluida esa de de buscar y pescar en los diccionarios y más luego usar con prestancia vocablos como aquellos de “petimetre” o “lechuguino” que alguna vez endilgó Ramos a Julio Borges y Henrique Capriles Radonski".

Allup fue uno de los que promovió el paro de Fedecámaras y la Central de Trabajadores de Venezuela (CTV) en 2002 cuando el golpe contra Hugo Chávez Frías. Pero luego se echó para atrás y cuando Pedro Carmona fue desalojado de su fugaz presidencia, dijo: Identificarnos con el golpismo solo beneficia a Chávez y nos raya a nosotros nacional e internacionalmente, nosotros debemos desmarcarnos absolutamente de eso, porque ni somos golpistas ni compartimos los procederes de los golpistas”.

Luego propuso un paro petrolero que fracasó. Intentó revocar a Chávez y éste le ganó en las urnas con el 59%, anunció pruebas del fraude y nunca lo hizo. En el chavismo AD casi desapareció del mapa. Un cable del embajador de Estados Unidos en Caracas de 2006, William Browfield, revelado por WikiLeaks decía: "Acción Democrática, el partido más grande de la oposición venezolana se dirige  la nada".

Pero Ramos Allup sabe reciclarse. Se convirtió en el más veterano y experimentado de los candidatos de la MUD a la Asamblea de 2015, es el secretario general de Acción Democrática (AD), el partido más poderoso de la historia republicana de Venezuela antes de que el chavismo ascendiera al poder en 1999.

De 72 años, fue parlamentario desde 1992 hasta 2005, y a partir de 2010 hasta la actualidad. En las legislativas de 2005 impulsó el retiro de las candidaturas opositoras y llamó a la abstención, alegando desconfianza en el Consejo Electoral. La oposición no participó de esos comicios y el parlamento quedó entonces bajo control total del chavismo.

Fue presidente de la Asamblea Nacional de mayoría opositora desde donde lanzó acusaciones a diestra y siniestra contra el oficialismo. Hoy lo acusan de nunca haber dejados los vicios de la vieja política: traición.