Reconstrucción de Houston pone a prueba política de inmigración de Trump

La ciudad se enfrenta a uno de los mayores proyectos de reconstrucción de la historia de EE.UU, mientras el gobierno federal detiene a un número creciente de trabajadores inmigrantes que acuden a la rehabilitación de desastres.

Se tienen que reconstruir más de 1.000 casas.Bloomberg.

José Zamudio, que realiza trabajos diarios en un suburbio de Dallas por hasta US$15 la hora, está considerando mudarse para ayudar a Houston en la reconstrucción después del huracán Harvey. Pero hay un problema.

"Si veo que la policía está deteniendo a mucha gente o hay muchas redadas de inmigrantes, me iría a otro estado", dijo Zamudio, de 35 años, inmigrante indocumentado que dejó atrás a su esposa y tres hijos en la ciudad mexicana de Celaya hace aproximadamente 15 meses.

Harvey llegó al estado como huracán de categoría 4 y luego pasó días inundando el sudeste de Texas, la peor lluvia registrada en el territorio continental de Estados Unidos hasta hoy. Ahora, está a punto de poner a prueba los efectos de la retórica y las acciones contra la inmigración del presidente Donald Trump.

Durante meses, el mercado laboral se ha ajustado a medida que la economía se aceleraba y Trump --y sus aliados en Texas-- emprendían una campaña contra los trabajadores indocumentados. Las empresas minoristas, de servicios y especialmente las de la construcción tienen que buscar por todas partes para llenar vacantes. El cataclismo de Houston es la expresión extrema de las tendencias: la ciudad se enfrenta a uno de los mayores proyectos de reconstrucción de la historia de EE.UU, mientras el gobierno federal detiene a un número creciente de trabajadores inmigrantes que acuden a la rehabilitación de desastres. Al mismo tiempo, los tribunales sopesan la nueva ley inmigratoria de Texas, la más estricta del país.

100.000 casas

Reunir una fuerza de trabajo para reparar la ciudad inundada tendrá repercusiones en todo el país, mientras que los albañiles, instaladores de paneles, plomeros y otros trabajadores de la construcción se dirigen al sureste de Texas atraídos por el trabajo que creó el huracán y las inundaciones al dañar 100.000 hogares.

"Es una enorme distracción tener que averiguar cómo lidiar con esto", dijo Ken Simonson, economista jefe del grupo Contratistas Generales Asociados de EE.UU. "Muchos proyectos se retrasarán en otros lugares".

Bill Beardall, director ejecutivo del Centro de Justicia Equitativa en Austin, Texas, que representará a trabajadores pobres e indocumentados en la reconstrucción, dijo que espera un "Oeste salvaje de mercados laborales no regulados".

"Se hará primero el trabajo de limpieza urgente de lugares bastante sucios, desagradables y contaminados, y se pasará gradualmente al esfuerzo de reconstrucción, que también necesitará trabajadores de bajos salarios", dijo Beardall, también profesor de derecho de la Universidad de Texas. Y espera que los trabajadores y contratistas lleguen de fuera del estado, algunos legítimos y otros ilegales, creando un "ambiente de robo de salarios y condiciones de trabajo inseguras".

La competencia feroz por obtener trabajadores se intensificará por la disminución del número de extranjeros que puedan proporcionar mano de obra barata, luego fácilmente descartada.

A nivel nacional, las detenciones de inmigrantes indocumentados aumentaron 40 % en el primer semestre de 2017, en comparación con el mismo período del año pasado, según el Servicio de Inmigración y Aduanas. Las detenciones de personas que no son delincuentes subieron a más del doble. El número de inmigrantes cayó en conjunto: del 1º de febrero hasta finales de julio, los funcionarios aprehendieron un 56 % menos de personas en la frontera mexicana que en el mismo período del año pasado, 122.542 en comparación con 279.058.