Récord de mujeres en Congreso de EE.UU. tras las elecciones

En un año marcado por los escándalos de acoso y abuso sexual en la política estadounidense, las mujeres obtuvieron en total 103 sillas en la Cámara de Representantes. La cifra es histórica.

Simpatizantes de la candidata demócrata a la Cámara por Kansas Sharice Davids celebran su victoria.EFE

Las elecciones de medio mandato en EE.UU. han dejado un nuevo récord de mujeres elegidas para las dos Cámaras del Congreso, con 113 representantes y senadoras, frente a las 107 que hasta ahora ocupaban escaños, según medios locales.

En total, este martes resultaron elegidas 103 mujeres, que se suman a las 10 senadoras que mantienen su escaño al no estar en juego, informa el diario digital Politico.

Las mujeres, muy críticas con el presidente de EEUU, Donald Trump, han impulsado principalmente el avance electoral de los demócratas, que han conseguido recuperar el control de la Cámara de los Representantes. Según datos del Center for American Women and Politics de Rutgers, 428 mujeres optaron al Congreso por el Partido Demócrata, comparado con solo las 162 que lo hicieron por el Partido Republicano. 

Puede leer: Elecciones EE.UU: Demócratas se hacen con la mayoría en la Cámara de Representantes

"Esto no hubiera pasado sin Trump en la presidencia”, escribe David Wasserman en Cook Political Report. El analista destaca los escándalos del juez Brett Kavanaugh y algunos discursos del presidente como "detonantes" de la fuerza que las mujeres adquirieron en esta contienda electoral.

Sin embargo, aunque las mujeres podían perder escaños en el Senado (donde había 17 demócratas y seis republicanas), lograron mantener sus curules. En cuanto a las elecciones de gobernadoras, el número pasó de 6 a 10.

Dentro del grupo de mujeres, hay algunas que hicieron historia:

  • La neoyorquina Alexandria Ocasio-Cortez, demócrata latina y de 29 años, y que se ha convertido en la congresista más joven de la historia de EEUU, es un claro símbolo de ese avance, aunque no ha sido la única mujer e hispana en acceder al Capitolio.
  • Verónica Escobar y Sylvia García comparten el honor de ser las primeras hispanas en representar a Texas en el Congreso, mientras que Debbie Murcasel-Powell, de origen ecuatoriano, dio una de las grandes sorpresas al imponerse a su rival en Florida con más del 50 por ciento de los votos.
  • Otras mujeres destacadas que han llegado por primera vez a la Cámara Baja tienen ascendencia africana, son indígenas o pertenecen a la comunidad LGTB (Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales).
  • Ilhan Omar, nacida en Somalia en 1981, y Rashida Tlaib, hija de inmigrantes palestinos, serán las primeras musulmanas en el Congreso.

Además, en enero dos indígenas se sentarán por primera vez en la Cámara de Representantes: Deb Haaland (Nuevo México) y Sharice Davids, que será además la primera persona abiertamente LGTB de Kansas en el Congreso.

En las primeras elecciones de EE.UU. tras el nacimiento del movimiento #MeToo (Yo También), son varias las mujeres que han roto el techo de cristal y se han alzado por primera vez con cargos electos, como la republicana Marsha Blackburn, primera mujer senadora en la historia de Tennessee.

Le recomendamos: Musulmanas, indígenas y gobernador gay ganan en las elecciones de EE. UU.

En Georgia, Stacey Abrams aspira a convertirse en la primera afroamericana negra gobernadora del país, aunque deberá esperar al recuento que ha solicitado debido a lo estrecho de la diferencia con su rival republicano, Brian Kemp.

Lo cierto es que el 2018 pasará a la historia como el año en el que las mujeres obtuvieron su mayor victoria política en Estados Unidos. Un triunfo que, irónicamente, empezó a gestarse luego de que Hillary Clinton, la primera candidata mujer en la historia de ese país, perdiera contra el republicano Donald Trump. 

Los casi dos años del magnate en la Casa Blanca, en los que han sucedido incontables escándalos de acoso y maltrato contra las mujeres, han abierto aún más la brecha entre el Partido Republicano y la comunidad femenina, hasta convertirla en uno de los factores definitorios de la política estadounidense. Previo a las elecciones, mientras que en los hombres un 50% (frente a un 45%) dijo que votaría republicano, el 63% de las mujeres manifestó que votaría a candidatos demócratas, según un sondeo de CNN.