Recortes este 2018 para el Carnaval de Río de Janeiro

Así lo denuncian los organizadores de una de las fiestas más importantes de Brasil. La reducción del presupuesto la atribuyen al alcalde de la ciudad, Marcelo Crivella, quien es evangélico.

EFE

Ya casi comienza el famoso Carnaval de Río de Janeiro, pero quienes están detrás de su logística han tenido que recurrir a la recursividad para que este se lleve a cabo. ¿Por qué? El alcalde de la ciudad de Río, Marcelo Crivella, redujo a la mitad el aporte a los desfiles que la adminitración le concedía anualmente al evento. 

Los organizadores dicen que ese recorte es debido a que Crivella manifestó alguna vez que no comulga con el ambiente de esta fiesta y por su tendencia religiosa. 

Vea más: El carnaval de Río empezó en medio de una fuerte crisis y sin el alcalde de la ciudad.

"Para la doctrina evangélica, el Carnaval es la fiesta del diablo, una cosa que nada tiene que ver, tal vez les moleste, los evangélicos son libres de pensar en eso, pero no el alcalde de Río de Janeiro. Él no puede no entregar las llaves de la ciudad al Rey Momo (uno de los personajes centrales de varios carnavales en América Latina)", que recibió las llaves por parte de la secretaria de cultura en 2017, dijo Leandro Vieira, vocero de escuela de samba Mangueira, a Caracol Noticias. 

Por otro lado, Fabio Pavão, miembro de la dirección de Portela y quien ganó en 2017 junto a Mocidade el concurso del Carnaval, complementó a Noticias Caracol que "las 'escolas' necesitamos del apoyo del poder público. Y con un alcalde al que le guste el Carnaval, todo es mucho más fácil".

Sin la ayuda del Gobierno, que proporciona por los general US$600.000 a cada academia, las trece escuelas de samba dudaron si debían de continuar con la preparación del evento, pero la tradición y su compromiso con la cultura carioca los impulsó a ser recursivos para llevar a cabo esta fiesta del 9 al 14 de febrero. De este modo, quienes organizan los desfiles por las calles de Río con unos vestuarios coloridos y llamativos abogaron por reutilizar trajes anteriores y readaptarlos para la realidad de este 2018.

A pesar de estas críticas, desde la Oficina de Turismo de la ciudad habló su presidente a Caracol Noticias para explicar que "no podemos ser iresponsables de aportar todos los recursos que no tenemos para un acontecimiento y dejar a los otros con dificultades, estamos buscando caminos. No hay una cuestión política, no hay una cuestión religiosa". 

Por su parte, la administración pública, en cabeza de Crivella, justificó el recorte debido a la situación económica en la que quedó Río luego de ser la sede de los Juegos Olímpicos en 2016.  "Mi responsabilidad como alcalde es enorme, no puedo dejar sin remedios a los hospitales, no puedo dejar a los alumnos sin merienda. Yo les aseguro que me voy a comprometer al máximo para conseguir más fondos para el carnaval", dijo el alcalde a EBC Agencia de Brasil.