Reunión de emergencia en la OTAN por reclamo de Trump sobre gastos militares

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, convocó este jueves una nueva reunión para abordar el gasto militar nacional de los aliados durante la cumbre de la Alianza tras nuevas críticas del presidente estadounidense, Donald Trump.

Donald Trump. Brendan Smialowski / AFP

Durante una reunión con los mandatarios de Ucrania y Georgia, que no forman parte de la Alianza, "Trump aprovechó su turno de palabra para abordar de nuevo la cuestión del reparto de la carga" y "Stoltenberg decidió convocar entonces una reunión" de los aliados para abordarlo, dijo una fuente diplomática. (Lea: ¿Por qué Trump y Merkel no se llevan bien?)

 

El inquilino de la Casa Blanca empleó "un lenguaje duro, con menciones repetidas a Alemania"

El líder de la primera potencia militar mundial señaló "a varios países, sobre todo a Alemania" por, a su juicio, no dedicar el 2% de su PIB al gasto en defensa. Los aliados se comprometieron en Gales hace cuatro años a aproximarse hacia este objetivo para 2024. (Lea: El sacudón que pretende generar Trump en la cumbre de la OTAN)

El inquilino de la Casa Blanca empleó "un lenguaje duro, con menciones repetidas a Alemania" y se dirigió incluso a la canciller alemana, Angela Merkel, por su nombre de pila, precisó esta fuente que no pudo confirmar los rumores sobre si Trump amenazó con abandonar la OTAN.

Una segunda fuente diplomática confirmó la celebración de "una sesión extraordinaria sobre el reparto de la carga" en este segundo día de cumbre. La Casa Blanca, por su parte, rechazó realizar cualquier comentario "en este momento". 

La víspera, el presidente de Estados Unidos, cuyo presupuesto militar alcanza el 3,5% del PIB,  ya aumentó la presión sobre sus aliados a reclamarles no sólo cumplir con el objetivo del 2%, sino de llegar incluso al 4%.

Además de Estados Unidos, sólo cuatro países europeos -Grecia, Estonia, Reino Unido y Letonia- cumplen con el objetivo de Gales. Polonia, Lituania y Rumanía también podrían hacerlo en 2018, según cifras de la OTAN.

Sin embargo, sus críticas se centraron sobre todo en Alemania, la primera economía de la zona euro, a la que acusó de no cumplir con el 2% y "pagar miles de millones de dólares a Rusia" por su gas.