“Reuniré a Chávez y Uribe”

Noticias destacadas de El Mundo

El presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva confía en que Colombia y Venezuela solucionen la crisis diplomática el próximo 26 de noviembre en Manaos, Brasil.

Brasil sigue reafirmando su papel de líder regional. El presidente Luiz Inácio Lula da Silva no sólo se convirtió en el principal interlocutor del gobierno estadounidense en América Latina, sino que gracias a la legitimidad que tiene ante los presidentes suramericanos, es la ficha clave en la solución de las frecuentes crisis que se presentan en el vecindario.

Fue Lula quien medió entre el presidente Álvaro Uribe y el resto de la región en uno de los peores conflictos diplomáticos desatados por el bombardeo colombiano a un campamento de las Farc en territorio ecuatoriano, en 2008. También fue el mandatario brasileño quien promovió una reunión extraordinaria de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) para que Colombia explicara el polémico acuerdo sobre el uso de siete bases en el país por parte de Estados Unidos.

Y ahora es él quien ofrece sus buenos oficios para solucionar el creciente conflicto entre Venezuela y Colombia. En un encuentro con los editores del Financial Times, el mandatario anunció que reunirá a sus homólogos Hugo Chávez y Álvaro Uribe para que resuelvan sus diferencias. Según el diario brasileño Valor, que publicó algunas de las declaraciones de Lula da Silva, el líder brasileño aseguró que las supuestas amenazas de Chávez de cerrar la frontera y eliminar el comercio bilateral, son erradas. “No se puede hacer política a partir de titulares de prensa. Entre esas dos economías existe gran complementariedad”, afirmó.

El presidente brasileño explicó que durante la reunión del próximo 26 de noviembre en Manaos, a la que convocó a todos los países amazónicos para definir posiciones conjuntas de cara a la Conferencia del Clima que se celebrará en diciembre en Copenhague, “sentaré juntos a Chávez y Uribe para que resuelvan sus diferencias. Confío en que hablando tranquilamente puedan hacerlo”.

Sin embargo, este sólo fue el anuncio oficial de lo que Lula ya venía haciendo. Marco Aurelio García, el hombre más influyente en su gobierno y uno de los artífices del definitivo despegue brasileño en política exterior, ya estaba trabajando en la solución de la crisis. En reciente entrevista con el diario El País de España, García habló de la apuesta de Brasil a una solución negociada y hasta planteó que los dos países deberían acordar un sistema de vigilancia conjunta en su frontera común. “Yo no excluiría un pacto de no agresión”, afirmó García, quien incluso destacó la posible colaboración de Brasil en la vigilancia de la conflictiva frontera.

Para el analista y diplomático brasileño Milos Alcalay, “el asesor del presidente Lula ya había interpuesto sus buenos oficios y el gobernador del Táchira, César Pérez Vivas, también había pedido que Brasil ayudara en la normalización de las relaciones. La razón no es otra que el respeto que tienen Chávez y Uribe por Lula y la necesidad urgente de encontrar una solución”.

Alcalay explicó que en el pasado se han presentado tensiones tan o más fuertes que las actuales, pero siempre se han encontrado mecanismos de diálogo. “Hoy la diplomacia bolivariana pareciera querer darles problemas a las soluciones. No creo que nadie quiera una confrontación, pero el lenguaje y las amenazas son peligrosas”.

Desde Colombia también se han incrementado los llamados al diálogo. El presidente del Polo Democrático, Jaime Dussán, invitó a los presidentes a buscar de manera inmediata mecanismos de diálogo. “Los señores presidentes Uribe y Chávez deben bajarle el tono a las agresiones y acusaciones mutuas y buscar canales de mediación que logren un encuentro urgente entre los dos países”, aconsejó.

La opción española

El gobierno colombiano, por su parte, le solicitó a España “explorar mecanismos de verificación y monitoreo” de la tensa situación que se registra en la frontera con Venezuela, así como de los casos de colombianos asesinados y detenidos en los últimos días en ese país. En una escueta nota, el Ministerio de Relaciones Exteriores  señaló que el canciller  de Colombia, Jaime Bermúdez, se comunicó ayer en la mañana con su colega español, Miguel Ángel Moratinos, para hablar de esa posibilidad. La Cancillería reiteró que Colombia mantiene su disposición a solucionar, mediante el diálogo, la crisis con Venezuela, al tiempo que reconoció que hay “dificultades y problemas sensibles en la frontera”.

Comparte en redes: