Revive la tensión entre Rusia e Inglaterra por caso de envenenamiento

A medida que avanzan las investigaciones por el nuevo caso de envenenamiento en Londres, aumenta cada vez más la tensión entre el gobierno de Theresa May y Vladimir Putin. Inglaterra vinculó el reciente acontecimiento con el intento de asesinato del exespía ruso Serguéi Skripal. Rusia sigue negando cualquier participación en los hechos.

La policía británica adelanta investigación en la casa donde fue encontrada la pareja envenenada.EFE

Con el avance en las investigaciones del caso de la pareja británica envenenada el pasado 30 de junio en la localidad de Amesbury, a 13 kilómetros de Salisbury, mandatarios británicos encontraron información suficiente para afirmar que los dos incidentes se encuentran relacionados y pidieron a Rusia una explicación sobre los acontecimientos y sobre el agente neurotóxico Novichok. El Kremlin, inmediatamente salió a defenderse de dichas acusaciones y a cuestionar el uso recurrente de la sustancia, de fabricación Rusa, en Gran Bretaña. 

 Las indagaciones revelaron que justo el día antes de ser envenenados con la sustancia neurotóxica la pareja británica estuvo en Salisbury, la misma localidad en la que fueron envenenados el exagente ruso Skripal y su hija el pasado 4 de marzo.  

(Le puede interesar: Lo que se sabe del nuevo envenenamiento en Inglaterra)

Un amigo de la pareja explicó a AFP que habían pasado el día anterior a los hechos en Salisbury: “estuvimos en varias tiendas y en el parque Elizabeth Gardens para tomar un refresco, fue un día agradable de verano", recuerda Sam Hobson. Luego, sus amigos, identificados como Charlie Rowley y Dawn Sturgess, "se fueron para hablar entre ellos".

Una de las hipótesis planteadas por la Unidad Antiterrorista de la Policía británica apuntaba a que la intoxicación de la pareja inglesa podía deberse a labores de limpieza insuficiente en Salisbury. Sin embargo, el ministro del interior británico, Sajid Javid, manifestó que no hay evidencia" de que los dos nuevos intoxicados con el agente nervioso Novichok en la localidad de Amesbury visitaran ninguna de las zonas en las que estuvieron los Skripal en Salisbury”. Lo que sí confirmó fueron las sospechas de que ambos incidentes están relacionados.

"Los ojos del mundo están en Rusia ahora mismo, no solo por el Mundial de fútbol", manifestó el político, al tiempo que acusó a Moscú de intentar "socavar" la seguridad del Reino Unido y la internacional, en general. "Nos enfrentamos a acciones que amenazan nuestra seguridad; es completamente inaceptable que nuestros habitantes sean objetivos, deliberados o accidentales, de envenenamiento", agregó.

(Puede leer: Dos heridos graves en Salisbury por sustancia desconocida después del caso Skripal)

Rusia sigue negando cualquier vinculación con los hechos. La portavoz de la diplomacia Rusa, María Zakharova, declaró en una rueda de prensa “Pedimos a las fuerzas del orden británicas que no cedan a los sucios juegos políticos iniciados por ciertas fuerzas en Londres, y a cooperar con las fuerzas del orden rusas con esta investigación". Asimismo, pidió al gobierno británico disculparse.

 "El gobierno de Theresa May (...) tendrá que disculparse por todo lo que ha hecho, tanto ante Rusia como ante la comunidad internacional".

Por su parte, el secretario de prensa del Kremlin, Dimitry Peskov, acusó a Londres de no haber aceptado jamás una investigación conjunta con Rusia sobre la utilización del agente neurotóxico y declaró estar muy preocupado por "el uso reiterado de tales sustancias en Europa".

Por ahora, la policía británica informa que "ninguna otra persona ha presentado síntomas parecidos a los de la pareja envenenada" y el riesgo para el público es "débil”. Sin embargo, se han tomado medidas de precaución y de higiene con quienes han visitado los lugares en donde estuvieron los intoxicados.

 

últimas noticias

El mundo en 2018: Lo que dejó el año que pasó

El mundo en 2018: el año de los populistas