Rusia dice haber matado en dos días a más de 300 yihadistas sirios

Los ataques de los aviones rusos, según el gobierno ruso, alcanzaron también tres centros de mando de los terroristas, cuatro instalaciones de almacenamiento de armas, ocho fortificaciones y varios vehículos blindados.

Archivo EFE

Los ataques de los aviones rusos contra posiciones terroristas en la ribera oriental del Éufrates, en Siria, causaron la muerte a más de 300 yihadistas en los últimos dos días, informó este marte el Ministerio de Defensa de Rusia.

"Durante los últimos dos días, la aviación rusa continuó los ataques contra combatientes del Estado Islámico (EI) en la ribera oriental del Éufrates. Las bajas confirmadas que llevaron los terroristas son de 304 muertos y más de 170 heridos", dijo el portavoz del Ministerio de Defena, Ígor Konashénkov.

Según Konashénkov, entre los terroristas abatidos se encuentran siete mandos del EI, "entre ellos un nacional de Kazajistán que coordinaba las acciones de los grupos de asalto yihadistas en el valle del Éufrates".

Los bombardeos destruyeron además una base de entrenamiento del EI con 40 combatientes llegados del Cáucaso ruso y un grupo de francotiradores.

Los ataques de los aviones rusos, según el portavoz de Defensa, alcanzaron también tres centros de mando de los terroristas, cuatro instalaciones de almacenamiento de armas, ocho fortificaciones y varios vehículos blindados.

"Las acciones eficaces de la aviación rusa ayudan al ejército sirio a expulsar a los terroristas de la ribera del Éufrates", resaltó Konashénkov.

Moscú rechazó con anterioridad las acusaciones sobre la supuesta muerte de más de 150 civiles en la provincia siria de Idleb en los últimos días a causa de sus bombardeos.

Según los militares rusos, sus ataques buscan apoyar las ofensivas de las fuerzas gubernamentales sirias y tienen como blanco objetivos terroristas fuera de zonas residenciales.